domingo, 31 de agosto de 2014

Decepciones y Fracasos: dramas que jamás terminé ( o que me arrepiento haber visto)

Reportándome nuevamente por aquí! Había estado algo desaparecida, pero ya traigo nueva entrada, aunque no muy amable XD. Como ya  había comentado antes, hace poco dejé botado uno de los dramas que pretendí ver en emisión (Trot Lovers), después de 9 capítulos que sentí como 6 horas de desperdicio absoluto de mi tiempo (los 3 capítulos iniciales iban muy bien encaminados). Esto me hizo pensar y recordar la cantidad de dramas que he comenzado a ver, pero que por uno u otro motivo ha dejado a medio terminar, bajo la excusa de que la terminaré más adelante… lo que por supuesto jamás ha ocurrido, causando en mi persona momentos de profunda reflexión que convergen en una misma conclusión: Maldita la hora en que se me ocurrió ver este drama, ahora quién me devuelve mis horas desperdiciadas??!!. Aquí tengo un buen puñado de especímenes, y han calificado para entrar en este selecto grupo por diversas razones: sea porque el guión o la historia es de regular a malo (y en algunos casos atentados a la lógica insufribles); sea porque sus protagonistas están interpretados por actores más malos que la maldad; por falta de sintonía con la historia o los personajes; y generalmente todas ellas juntas.

Pero llegada a este punto, pensé: esos juicios también pueden aplicarse a dramas que, si bien he logrado ver completos, igualmente sentí que el tiempo que invertí en su visionado fue un desperdicio… en otras palabras, un drama que jamás debió ser visto… en casos extremos, dramas que jamás debieron ser hechos. Los dramas que agrupo en esta categoría, son en su mayoría aquellos que vi casi por obligación cuando comenzaba en este mundillo: aquellos que salían en todas partes como los más populares, los que debían ser vistos por todo el que se iniciara en los kdramas. Eran los tiempos en que no conocía ni seguía a ningún actor o actriz coreanos, no lograba recordar casi ningún nombre de personaje, y me costaba horrores distinguir a los actores (ni Jang Hyuk ni Kim Sun Ah llegaban a mi vida aún XD). Por supuesto que yo los veía sin chistar, y en su momento muchos me parecieron decentes, sólo para tiempo más tarde darme cuenta de las abismales diferencias existentes entre dramas populares y dramas auténticamente de calidad, con el consiguiente arrepentimiento por el malgaste de tiempo.
Y dicho lo anterior, aquí les presento este no muy amable listado, primero de dramas que he dejado a medio acabar, y luego de dramas que he acabado, pero no volvería a ver si pudiera regresar en el tiempo.


1° Delightful Girl Choon Hyang: N° de capítulos que alcancé a ver: 6.

No recuerdo mucho de este drama, probablemente mi memoria selectiva lo envió a algún rincón oscuro de mi mente. Lo cierto es que comencé a verlo por causa de My Girl… venía terminando de ver maravillada este drama, que en su último capítulo tuvo un cameo de los protagonistas de Delightful Girl Choon Hyang, el anterior drama de las guionistas de My Girl. Este drama me había hecho recuperar la fe en los kdramas luego de decepciones de proporciones con los primeros que vi. Supe de las famosas hermanas Hong, guionistas casi sacrosantas para los dramadictos, al parecer tenían un talento descomunal para la comedia, así que me fui a ver su primera obra, esperando encontrar la misma magia de My Girl. Craso error: este drama no es tan terrible, el problema es que sientes desde el capítulo 1, que es una historia que pasará sin pena ni gloria. Argumento repetido: chico-chica estudiantes de instituto que se odian, por X motivos deben casarse, comienza a nacer el amor, aparece tercero en discordia, infortunios a la vista, desencuentros, etc, etc. Los personajes muy promedio: de ninguno recuerdo el nombre, por supuesto, sólo que el protagonista me cayó pésimo, como patada en el estómago. La protagonista, una prota coreana del promedio para abajo, eso obra y gracia de la actriz, que a mi más me parecía modelo, porque de actuación nada. Drama sin ningún encanto especial, ni siquiera el 3° en discordia suponía interés para mí. Lo dejé botado sin siquiera pensar en terminar de verlo alguna vez.

 Lo que más recuerdo de este drama: Nada.  

2° You are beutiful: N° de capítulos que alcancé a ver: 6 (o 7, ni eso recuerdo).


 Lo sé, que es uno de los dramas más populares, y que los chicos son tan guapos, y la actriz adorable, y que tan divertida, y romántica, y que es de las Hong… pero no sentí nada de eso. Recuerdo que mi gran obstáculo para seguir viéndolo fueron las actuaciones: hacia el capítulo 6 ya no aguanté a Park Shin Hye, con su eterna cara de -yo no sé qué ha pasado aquí-, el personaje de Jang Geun Suk me cayó malito desde el inicio, a Yonghwa me daban ganas que le diera la corriente a ver si se le movía algún músculo facial, del otro actor (idol también creo, pero no recuerdo su nombre) no recuerdo nada que valga la pena escribir. En fin, a lo menos me parecía risible que supuestamente nadie se diera cuenta que él en verdad era una ella, porque era tan evidente!. No sentí el romance, y me pareció ridículo que, incluso haciéndose pasar por chico, la protagonista fuera tan débil y sin fuerza.
Quise retomar el drama en algún momento, pero me rendí a los 10 minutos de haber retomado. Descartado para siempre de  mis intentos.
Lo siento, no recuerdo nada de ti.

Lo que más recuerdo de este drama: Creo recordar que me gustaba la canción principal que tocaba la banda, pero no más que eso.


 3° My Princess: Drama totalmente olvidable. Vi 7 capítulos, y jamás quise retomarlo.


No sé por qué comencé a verlo, pero me sirvió para conocer a 2 de los peores actores coreanos que he visto en algún drama: Son Seung Hun y Kim Tae Hee, ambos cero expresividad, lo cual es sorprendente, considerando que son actores ya de trayectoria. Pero bueno, luego comprendí que él exhibe mucho mejor sus abdominales que sus habilidades actorales (al menos en este drama). Ella, por su parte, destaca más por su belleza, que por su expresividad. No sé si es muy duro lo que digo, considerando que ha sido el único drama que medio he visto de ambos, pero me bastó para no querer ver nada más en lo que estuviera alguno involucrado.
En cuanto a la historia en sí, para mí naufragó por varias razones: si bien era una comedia romántica, uno siempre espera un mínimo de cordura o racionalidad en lo que se muestra, y aquí eso falta totalmente: una monarquía que de la noche a la mañana se reinstala en Corea, con el descubrimiento de una última heredera por línea de sangre del putativo último rey, o algo así. Y supuestamente todos muy felices pasando de ser una república a monarquía. Por lo demás, la princesita era una oda a la inutilidad: es que no sólo era la típica protagonista torpe pero adorable y más buena que el pan, es que a ella derechamente la pintaban y trataban como tonta (intelectualmente hablando), y eso me repatea, es superior a mis fuerzas para continuar viendo cualquier drama. La antagonista era detestable, jamás me gustó el prota y el otro tampoco me atraía mucho.
Profunda meditación  y reflexión en la ducha

Lo que más recuerdo de este drama: la escena de “pensamiento en la ducha” del prota: eso es un cuerpo trabajado tan en exceso, que ya no es atractivo XD.

4° I need romance 2: Número de capítulos que alcancé a ver: 6.


Había visto la primera sesión poco antes, y pese a que me gustó el representación de los personajes femeninos como absolutas protagonistas, con carrera y no tan débiles como las protas normales, quedé como muchas enojadísima con el fin que le dieron. Eso me hizo querer darle una oportunidad a la sesión 2, pues también había leído que era mucho mejor que la primera. Sin embargo, me sentí decepcionada desde un inicio, con una protagonista que pese a ser representada como una mujer exitosa e independiente profesionalmente, era absolutamente dependiente emocionalmente hablando del que era su pareja original en el drama, quien por cierto y para no variar, la trataba de una forma que a mi me parecía casi humillante. Suficiente fue cuando en el capítulo 6 la prota seguía rogándole por que regresaran… no quise saber mas. O en verdad sí, porque me spoilée para saber si valía la pena continuar con el drama o no, y pues viendo que las cosas no cambiarían mucho, no quise continuarlo. Ninguna actuación me pareció memorable, y ningún personaje se me hizo especial.
Por lo demás, entiendo que en las series I need romance el eje central es precisamente el romance en la vida de mujeres exitosas en sus treintas, mostrándonos los contrastes entre su independencia en el plano profesional y de relaciones de amistad, como mujeres seguras de si mismas, y por otra parte su necesidad del amor romántico (aunque para mí, idealizado). Sin embargo, en las 2 series que alcancé a ver, sentí que el desequilibrio era muy fuerte, entre la forma de ser de la mujer profesional y amiga, y la forma de ser de la misma mujer como amante o enamorada: la primera era para mí una total novedad, y el ejemplo de como uno espera sea una mujer de nuestra época a esa edad, pero la segunda era una total caricatura, casi como una mujer de treinta y tantos comportándose como quinceañera. Eso para mí le quitó todo el realismo que tenían las series.
Guapísimos!, lo único que me dolió no seguir viendo el drama

Lo que más recuerdo de este drama: Lo guapo que estaba Lee Jin Wook, lo simpático que me cayó el 3° en discordia (Kim Ji Suk), lo dolorosamente delgada que me parecía la protagonista.

5° Coffee Prince: Número de capítulos que alcancé a ver: 3.


La verdad es que este clásico lo empecé recién este año, cuando ya había visto muchos de los kdramas que todos recomiendan como imprescindibles, y cuando ya hace tiempo había comenzado a ver casi en su mayoría dramas en emisión. Creo que eso puede haber contribuido a que tuviera expectativas demasiado altas hacia el drama en sí: todos hablan maravillas de la pareja protagonista, el nivel de comedia y romance que tiene la historia. La verdad es que los 3 capítulos que vi no me desagradaron en lo absoluto, la pareja protagonista también me gustó mucho, sobretodo Yoon Eun Hye… pero por alguna razón no me preocupé de seguir viendo los capítulos siguientes. Sé que no fue problema de interpretación, más bien sentí que el drama tenía ese ritmo lento que caracterizaba a los dramas un poquito más antiguos, esa falta de ritmo impidió que me sintiera ansiosa por saber qué seguía. Por cierto, que la interpretación de Eun Hye como chico sí que convencía, a diferencia de lo que me pasó con la chica-chico de You’re beutiful. No descarto absolutamente este drama de mis futuros visionados, espero en algún momento darme el ánimo de terminarlo.
Una verdadera chica-chico

Lo que más recuerdo de este drama: Lo perfectamente que la chica pasaba por chico XD.


6° Boys over flowers: Este es el primero de los dramas que vi completo y no volvería verlo si pudiera. Fue el primer drama coreano que vi, y pese a ello no lo recuerdo con especial cariño, aunque las razones son bastante claras para mí: había visto la versión japonesa hace poco, por lo que durante cada uno de los capítulos de BOF, no pude dejar de compararlo con Hana Yori Dango, y sé que las comparaciones n son buenas, sobretodo cuando me gustó tanto la primera versión. En resumen, BOF me pareció un drama que era más visualidad, producción, y derroche de dinero por todos sus costados, que emoción, sentimiento y diversión como lo sentí con HYD.

Por otra parte, las interpretaciones no ayudaron en NADA: los gritos insoportables de Jan Di, lo ridículamente inmaduro e infantil de su personaje, impidieron que me llegara a gustar siquiera un poco. Con decir que me gustaba mucho más el personaje de su mejor amiga que ella Lee Min Ho… lo siento, entra en la categoría de chicos flor que a mi jamás me han gustado. Y sé que muchas lo encuentran un excelente actor, a mi me pareció que cumplió muy bien su papel, pero nada más: ni me enamoró físicamente, ni su actuación me pareció memorable. El 3° en discordia, Kim Hyun Joong, es pero con muchas ganas el idol más malo que he visto actuando en este drama, en serio me reía de su actuación. Bueno, por lo demás, jamás logré sintonizar con la forma en que adaptaron la historia: partiendo por el incomprensible personaje de Jan Di… en serio, odiaba al prota, pero se dejaba vestir de pies a cabeza con dinero de él, e iba gustoza a sus viajes?, mala cosa, mala cosa.
Este drama lo vi completo pese a todo, pero siempre supe que no sería un drama que permanecería en mi recuerdo con cariño especial, pues ese se lo di a todo  Hana Yori Dango :D.

En fin, luego supe que la productora que hizo esta versión se caracteriza por destrozar al extremo de lo irreconocible las historias japonesas que adapta, lo que me hizo comprender todo.
Mi pareja favorita del drama

Lo que más recuerdo de este drama: Me gustó mucho como representaron la historia de amor entre el F4 playboy y la amiga de Jan Di (me gustó más que la pareja prota), la OST fue buenísima, magníficos escenarios.


7° Playful Kiss: Otro kdrama más que vi al completo, en su momento no me pareció tan terrible, de hecho disfruté la historia… pero luego descubrí la versión taiwanesa, y las diferencias eran abismantes, por supuesto a favor de la versión taiwanesa. La verdad, no me explico muy bien por qué pude ver esta versión, considerando que debe ser la historia con la protagonista peor tratada de la historia, y más tonta, y con cero amor propio de la historia de los dramas. El protagonista, Kim Hyun Joong, puede haber mejorado algo desde BOF, pero aún así es uno de los peores personajes protagonistas que he visto, por lo pésimamente actuado que fue.
El gran problema de esta versión es que intentaron hacer dramática una historia que no daba más que para ser una comedia: en serio, la historia es tan básica, que no hay forma en que eso de para una versión dramática. Pero bueno, creo que en general, la palabra que caracteriza a este drama es lo “básico”, cada una de las situaciones, y los diálogos, y los giros de la historia no eran ningún derroche de originalidad ni esfuerzo creativo. A ello, súmale que en mi opinión, la pareja protagonista tenía 0 química, lo cual es gravísimo cuando su historia de amor es el eje central del drama.

Como decía antes, después de ver esta versión descubrí la más antigua taiwanesa, y me devoré los 50 capítulos de sus 2 temporadas en una nada, y pese a que la historia es la misma, esta sí que supo retratarla con el tono de comedia que le es propio (excepto cierta parte de la 2° temporada que fue dramón).  
Este es otro caso de kdrama que comencé a ver porque en todas partes lo ponían como imprescindible y que si el protagonista preciosa, y bla bla. Segundo kdrama visto y 2° para la lista de olvidable y decepcionante.
Kim Hyun Joong y su cara de nada

Lo que más recuerdo del drama: la vergüenza ajena que sentía por Oh Ha Ni, la eterna cara de nada de Kim Hyun Joong, salvaba la mamá del protagonista, adorable!.

8° Mary stayed out all night: El tercer kdrama que vi, y casi con seguridad puedo decir que el peor drama que he visto, con creces. En serio, no salva absolutamente nada: ni los personajes, ni la actuación, mucho menos los diálogos, ni los giros de la historia. Lo gracioso de este drama es que veías cada capítulo, y daba la impresión que todo era improvisado, parecía que no hubiera un director que ordenara las cosas!. En verdad cada personaje era una incomprensión absoluta: siempre he leído que Moon Geun Young es muy buena actriz, no la he visto en nada más, por lo que presumo que este debe ser el peor papel de su vida. Jang Geun Suk… pues, actuando ( o no actuando?) como él mismo siempre (luego cuando intenté ver You’re beutiful, encontré que sus 2 personajes eran exactamente los mismos). Kim Jae Wook, me encantó, es decir, su personaje era el más confuso de todos, pero él es bueno en la interpretación. Desde entonces he querido verlo de protagonista.

Lo terrible de todo, era el desarrollo mismo de la historia: una oda al absurdo. En serio, los personajes secundarios eran lo peor de los peor, creo que aquí están reunidos los 3 peores padres de los kdramas, gente despreciable sinceramente. Al parecer, esta pésia impresión que me dejó el drama no es solo mía, entiendo que cuando fue transmitida en Corea tuvo resultados de rating desastrosos, lo que provocaron un cabio de guionista a mitad de drama. Bueno, mientras lo veía estuve a punto de dejarlo tirado en muchas ocasiones, pero por orgullo lo terminé. Jamás debí haberlo comenzado.
El único buen legado que recuerdo de este drama
Lo que más recuerdo del drama: Kim Jae Wook.     

Reflexionando luego sobre las razones por las que boté algunos dramas, y por las que me decepcionaron otros tantos que vi, llegué a la conclusión que, habiendo comenzado a ver dramas ya adulta (a los 23, ahora tengo 25), no logro sintonizar con las historias muy adolescentes, y mucho menos con el humor adolescente, pero que raya en el infantilismo sin razón de ser. También pude concluir que, salvo rarísimas excepciones (Yoochun calificará como uno?, Jung Il Woo, y sería), no me atraen PARA NADA los flower boy. Nop. Lo mío son los señores treintones-cuarentones, pero que sean actores y sepan actuar ( no como algunos…a ti te hablo Son Seung Hun!). Finalmente, soy muy reacia a aceptar la actuación de idols… no por prejuiciosa, es simplemente que viéndolos actuar, se me hacen muy evidentes sus carencias interpretativas. Aps! Me olvidaba: no logro soportar un drama si su protagonista femenina, aparte de ser la típica buena, linda, inocente, débil, le falta carácter, orgullo, una profesión u ocupación, o al menos tenga alguna preocupación aparte de vivir llorando por los rincones por culpa del engreído prota. Necesitamos más protas fuertes (dónde estás, Kim Sun Ah!?), lamentablemente, no parecen ser del total gusto del público de Corea.

Interpretación de un Señor don Actor culpable de que los flower boy sean un chiste para mí. 


En serio, Kim Sun Ah, se te extraña mucho por Dramalandia


Bueno, hasta aquí llego por hoy, tengo muchos más dramas que habría incluído en esta lista, pero estos son los privilegiados. Me encantaría saber si alguien coincide conmigo con algunos de ellos, o si han tenido otras experiencias decepcionantes con dramas que han visto o intentado ver. 

lunes, 11 de agosto de 2014

Un salto fuera de Asia: Lost in Austen.

Necesito un desahogo. Esta semana, en términos de dramas, fue demasiado difícil para mí: los episodios 11 y 12 de Fated to love you me tuvieron sufriendo, sentí la angustia y tristeza de Gun y Mi Young, aún cuando ya sabía lo que vendría por la versión taiwanesa. Lloré cuando pensé que ya no lloraría más con un drama coreano. Al menos sabemos que ya pasó lo peor, y el fin del episodio 12 deja esperanzas que nuevamente tendremos comedia y romance al por mayor de regreso.
Por otra parte, It’s ok, it’s love no hizo mucho para ayudar a mejorar mi ánimo: ahora ya tengo totalmente claro que es un melodrama, y es que lo que padece Jae Yeol debe ser de las enfermedades más tremendas que he visto en algún drama. Por otra parte, Hae Soo me desespera a veces, su irritabilidad, y a veces arrogancia hacen que no logre simpatizar totalmente con ella… entiendo lo de los traumas y eso, pero cuando no me simpatiza un personaje ya por el capítulo 6, como que me preocupo XD.

Estoy siguiendo también Temptation, que ya de por sí es un drama medio depresivo y oscuro, así que pese a que me entretiene y pone ansiosa si habrá algún avance entre los protagonistas, no es lo mejor para mejorar mi ánimo.

Trot lovers pudo haber sido la opción, pero dejé botado el drama por el capítulo 9, y no creo que lo retome: Chun Hee fue perdiendo carácter en cada capítulo que pasaba, haciéndose más débil y volviéndose una más del ejército de protagonistas más buenas que el pan hasta la ridiculez. El protagonista nunca logró caerme bien, cuando se supone que ya había cambiado totalmente siendo mejor persona!! Así que ahora que me entero que tendrá amnesia y volverá a ser un idiota (cuándo dejó de serlo?? Jamás me di cuenta ¬¬), Trot Lovers queda fuera de mi visión. Lamento 9 horas de mi vida desperdiciadas, en serio.


Y así llegué a mi fin de semana sin saber qué ver, solo algo entretenido que me permitiera reír mucho… y sorpresa!! Llegué a Lost in Austen. Les contaré que muuuucho antes de conocer los dramas (allá por el 2012 recién), mi adicción eran los period dramas, o lo que es lo mismo, producciones televisivas británicas basadas en grandes novelas de autores ingleses, sobretodo de los siglos XVIII y XIX. Y cómo llegué allí? Por mi fanatismo hacia Jane Austen, a quien comencé a leer cuando estaba en el colegio y sigue intacto hasta hoy. Amo la figura de Jane Austen, como personaje literario histórico, como escritora, amo los mundos que creo, y cada una de sus novelas y personajes. Me parece que he visto cada película que se ha hecho sobre su vida o basada en ella (la más popular ha sido Becoming Jane; pero para mí la más real, Miss Austen Regrets), así como también las distintas versiones fílmicas y televisivas de sus novelas: Pride and Prejudice, Sense and Sensibility, Mansfield Park, Persuasion, Emma, Northangger Abbey. En otras palabras, soy una austenita de corazón. Estoy segura que no estoy sola en esto, Jane Austen debe ser la mujer escritora clásica más popular de todos los tiempos, y sus novelas siguen hasta hoy en día referentes y autoridad en lo que a literatura romántica se refiere.
Mr. Darcy (Colin Firth) y Elizabeth Bennet (Jennifer Ehle) en "Pride and Prejudice" (BBC, 1995) una de las adaptaciones más famosas de la archipopular novela. 

Me voy a concentrar sí en una historia, la que muchos han calificado como la historia de amor más grande jamás narrada: Orgullo y Prejuicio, Elizabeth Bennett y Mr. Darcy. Éste señor creo que es hasta hoy día mi héroe literario romántico favorito. Quién no se ha enamorado, y ha soñado con Mr. Darcy, ha tenido la fantasía de vivir un amor como el de Lizzy con él?. Como decía, en mi época de escolar mi adicción fueron las novelas de Jane Austen, cuando entré a la universidad, descubrí que podía revivir esas maravillosas historias recreadas en telefilmes y películas, y buscar cada una de las adaptaciones fue mi mayor placer. De Orgullo y Prejuicio en particular, descubrí a a mi perfecto Mr. Darcy interpretado por Colin Firth en el drama de la BBC de 1995, Pride and Prejudice. Vi luego la película de 2005, y sufrí al ver que ya no tenía más adaptaciones. Hasta que llegué a este drama extraño, Lost in Austen, que es nada menos que el sueño de toda fanática de Orgullo y Prejuicio: verse atrapada en el mundo paralelo creado por Jane Austen, intercambiando  de lugar con su protagonista, Elizabeth Bennett, quien por su parte queda atrapada en el Londres moderno.

Lost in Austen es una fantasía-adaptación de Orgullo y Prejuicio, producida por la BBC (maestros en los period dramas) el año 2008: Amanda Price, una joven de 26 años, que vive una vida de normal a aburrida: trabaja en una Banco con clientes que la insultan todo el tiempo, vive en un apartamento que apenas logra pagar, tiene un novio que la ha engañado, y una madre que no se preocupa por ella más que para recordarle que no puede regodearse mucho en lo que a hombres se refiere. El escape a todo esto para Amanda es Orgullo y Prejuicio: es desde los 12 años su libro favorito, lo lee constantemente, casi puede recitar sus diálogos. Su escape de un mundo monótono y frío es a través de su lectura y ensoñación.
El primer encuentro entre Amanda y Elizabeth Bennet... en el baño que conecta ambos mundos. 
Un día que Amanda se dispone a pasar su velada favorita –leyendo Orgullo y Prejuicio, sola y tranquila en su casa- llega su novio, medio borracho, y le pide matrimonio de la forma menos romántica que pueda haber. Amanda no puede sino lamentarse, y se oculta en el baño para evitar a su modelo de novio… sólo para encontrarse allí con la sorpresa de que una mujer vestida a la usanza del siglo XVIII, está de pie en su bañera, intentando averiguar como funciona el mecanismo de la luz. Por supuesto Amanda cree estar alucinando, lo que se agrava aún más cuando la extraña se presenta simpáticamente como Miss Elizabeth Bennett. Por supuesto Amanda le enrostra que ella no es más que un personaje literario, que sólo existe en la mente de millones de lectores… pero Elizabeth la mira sin comprender nada, ni querer creer lo que ella dice: como prueba de su existencia, le pide que atraviese el muro de su ducha, cuya pared conecta directamente a la buhardilla de la casa de la familia Bennett. Amanda le hace caso… y Elizabeth cierra el muro que conecta ambos mundos. Y así Amanda se ve atrapada en el mundo paralelo de las Bennett, y Elizabeth en el Londres moderno. Amanda debe luchar entre convencerse a si misma que no se ha vuelto loca, y explicar al resto de los “personajes” del mundo de Elizabeth, las razones de la repentina desaparición de ésta y su propia presencia. Por supuesto que conocerá a todos nuestros clásicos personajes de la historia: las cargantes hermanas, Kitty, Lydia y Mary, la adorable Jane, la insufrible madre, el indiferente padre, la débil amiga de Elizabeth, Charlotte… y enfrentar los momentos claves de la historia: la llegada del presunto heredero del Sr. Bennett, Mr. Collins; el infame Mr. Wickham; pero por sobre todo, el encuentro primero con Mr, Bingley y luego, por fin! Con Mr. Darcy. Logrará Amanda que se mantenga el curso de los acontecimientos tal cual fueron escritos por Jane Austen? Cómo hará para que Elizabeth regrese a su mundo, y se conozca con Mr, Darcy?... pero lo que es peor, qué ocurrirá cuando sea ella quien tome el lugar de Elizabeth en los acontecimientos?.


Los 3 Mr.: Mr. Wickham, Mr. Darcy y Mr. Bingley
 
Las hermanas Bennet, la señora Bennet y Amanda. 
Qué manera de reírme con esta serie. Jamás hubiera pensado que me reiría tanto viendo una adaptación de Jane Austen, pero ocurrió. Es una serie brevísima (son 4 capítulos, de 45 minutos cada uno), por lo que se ve en un suspiro, lo cual es una gran ventaja cuando lo que buscas es pasar un rato agradable. Pero lo que hace grande a esta serie es que nos vemos tan reflejadas en el personaje de Amanda: todo lo que siempre nos preguntamos o cuestionarnos sobre la historia, el comportamiento de los personajes, sus actitudes y diálogos, ella se encarga de expresarlo. Resultan divertidísimas las escenas en que ella les enrostra que nunca entendió tal o cual personaje, o cuando Mr. Darcy se dispone a recitar una de sus líneas célebres, y Amanda se le adelanta diciéndolas ella XD. Otros momentos memorables son aquellos producto de los giros que da la historia… porque sí, gracias a la intervención de Amanda, muchas cosas cambian a como estaban escritas en el libro, y en sus intentos por enmendar el rumbo no hace más que dejar desastre tras otro. Para qué hablar de la visita de Mr. Darcy al mundo moderno, en los intentos de Amanda para que se conozca con Elizabeth… hilarante toda esa parte.
Sí, esos son Elizabeth y Mr. Darcy. 

Punto aparte merece la historia que se genera entre Mr. Darcy y Amanda… el sueño de toda fanática! Jajaja, porque no habiendo Elizabeth Bennett que lo intente ridiculizar, buena resulta la extraña  Amanda en desconcertarlo con su vocabulario, actitud y artilugios del mundo moderno. Nacerá el amor? A verlo se ha dicho!. Amanda sumergida en los bailes de salón, el cortejo, la majestuosidad, inocencia y cinismo de ese mundo, todo eso podemos vivirlo a través de sus ojos.
¿Quién no quiere un Mr. Darcy en su vida?


En resumen, es una historia muy ligera, entretenida de ver, ágil, y con giros interesantes en la clásica historia y su guión. Por supuesto no es una de las grandes adaptaciones de Orgullo y Prejuicio (para eso ver el telefilme de la BBC de 1995), pero creo que es un gran regalo para las fanáticas de la clásica historia, porque si algo la caracteriza, es está hecha desde los ojos de una fanática. Y así logré terminar mi fin de semana de visionado de dramas, con una alegría entre tanta sufridera doramera XD. Dejo el trailer de la serie por aquí, por si alguna vez quieren ver algo diferente :)


 
Imagen random de fanservice sin niguna razón de ser... ah sí! Amanda le pide a Mr. Darcy que recree la mítica escena protagonizada por Colin Firth en la adaptación de 1995. (Lo de mítica es en serio, leí hace poco que construyeron un monumento recreando esta escena en el lago que se filmó).  




martes, 5 de agosto de 2014

Mis OST favoritas

Hoy tengo ganas de hablar en general de música, y en particular de ost de dramas. Porque, estoy segura que si hay algo que a todas nos ha conquistado de las producciones asiáticas, sea japonesas o coreanas, o taiwanesas, es la importancia que se le da a la música para la construcción  de las historias. Porque, como muchas veces he escuchado, la música finalmente es casi un personajes más de los dramas o películas. Lamentablemente, hay veces que excelentes bandas sonoras acompañan pésimos dramas, pero también hay oportunidades en que la música hace a un drama más grande y memorable de lo que es por sí solo.


Ahora bien, hablando estrictamente de música de dramas, hay algunas (muchas) ost que permanecen grabadas en nuestra memoria, bien sea porque nos vincula a los instantes en que disfrutamos (o sufrimos, puede ser todo) alguna historia, o porque se convirtió en tendencia o "moda" en un momento determinado, porque es de nuestro estilo, o porque la interpreta algún cantante-grupo-idol que nos encanta especialmente. O más comúnmente son todas las anteriores. Cualquiera sea la razón, son las ost de nuestra memoria, que podemos disfrutar una y otra vez. Lo que me fascina de las OST, es que son universales: podemos escuchar canciones en los idiomas de cada país del que es originario el drama, o de cantantes extranjeros poco conocidos, o de grandes leyendas de la música, baladas, música clásica, rap, rock… qué mejor que eso!. Estoy segura que todos tenemos muchas OST favoritas, yo sagradamente escucho de vez en cuando estas canciones, y fue finalmente lo que me motivó a esta entrada.  Mis favoritas, las siguientes:

 10° I’m sorry I love you “Snow Flower”, por Park Hyo Shin: debo decir que me emociona más la canción, o mejor dicho, me emociona por separado todo lo que no logró emocionarme el drama. Es una de esas baladas que tanto gustan en Corea, calmada, pero con aumentos en la intensidad de la voz hacia niveles sufrientes para los escuchas. En este caso, es la gran y distintiva voz de Park Hyo Shin la que se lleva todo el peso de la canción, la música y melodía son bastante normalitas, pero esa voz a medio camino entre la tristeza y el desgarro son francamente hipnóticas. El directo, impecable. De los grandes legados que dejó este drama.  



9° It started with a Kiss “Say that you love me” Jayson y Lara: única OST de drama taiwanés que me ha conquistado. Disfruté tanto este drama, que en cuanto comenzaba a sonar esta canción, que era su opening, mis niveles de alegría se disparaban a niveles estratosféricos. La verdad es una canción extraña: combina voces masculinas y femeninas de estilo muy distinto. Mientras la voz de Lara es frágil, suave y delicada, el rap de Jason es más duro, con variaciones de tonos e intensidad de la voz que parece fueran 2 personjas cantando ese rap. La música, mezcla armónica entre sonidos sinfónicos, ritmo  y algunos sonidos cercanos al reggae, cantada en chino con coro en inglés, lo mejor de todo es que esta mezcla en apariencia discordante funciona muy bien!. Una lástima que no logré encontrar la traducción de la letra, pero síolo por el título me basta para saber que es la frase comodín de XIang Qin a Zhi Shu. Ojo que Jason también actuó en el drama, como el superior en tenis de Zhi Shu. Un placer recordar lo bien que lo pasé con esta historia. 





8° Master’s sun Mystery Jung Dong Ha: Esta fue mi banda sonora favorita del 2013, la sigo escuchando hasta hoy. Por supuesto que también amo Touch love, que interpretó Yoon Mirae, pero fue Mystery la que quedó grabada a fuego en mi recuerdo: una canción más rockera, con muy distintivos sonidos de cuerdas y batería, poco frecuentes en las predominantes baladas de ost. La voz de Jung Dong Ha también me pareció diferente, y mucho a todo lo que había escuchado en ost. Luego de muuucho tiempo, se me ocurrió investigar un poco sobre él, y resulta que efectivamente su carrera la desarrolló principalmente en el rock, siendo vocalista de la legendaria banda de rock (y en sus inicios metal-rock) Boowhal. Y la letra de la canción, qué decir, la historia de la adorable Tae Yang y Joo Goon:
“Un amor congelado, esas palabras se fundieron en mi corazón
Entre más mi cruel corazón te aparta, mas caigo en tu misterio
Al acercarme a ti, incluso mis dudas se han ido
Has abierto mi corazón una vez encerrado como magia”




7° Soulmate "Don’t turn away", por Pekin Laudry: Ya dije lo maravilloso que es Soulmate? Creo que sí. Una bellísima canción para un maravilloso drama. Es una canción delicada, sensible, esperanzadora… todo eso siento al escucharla. Del intérprete, sólo se que es una banda sueca llamada Peking Laundry, y que esta canción es del año 2004, no logré encontrar mucha más información, pero debo decir que la interpretación es conmovedora, así como también la fantástica composición musical producen esa sensación de ensueño que pocas canciones logran provocarme. La letra, bellísima, habla de esa distancia hacia la persona amada, la dificultad para encontrarla, tal y como fue el camino que debieron recorrer los protagonistas de Soulmate para encontrarse. 




6° My name is Kim Sam Soon: "Be my love", por Clazziquai. No sé si es por causa de mi adoración por Kim Sam Soon, pero amé esta canción, incluso más que la archipopular Be my love, interpretada por los mismos Clazziquai. Ese ritmo rápido, la conjugación de las voces de Alex y Horan, son una bomba de energía para mí. La letra de la canción, no muy profunda como en general pasa con gran parte de las OST, es el retrato perfecto de lo que era Sam Soon para el odioso de Sam Shik:
“Y me siento tan bien
porque me haces sonreir tanto
no quisieras ser mi amor?”
La canción me transmite fuerza, energía, y actitud, todo lo que hizo grande a Kim Sam Soon.  El relincho de caballo: simplemente épico. Y bueno, gracias a esta OST conocí y admiré hasta hoy a esa grandiosa banda que es Clazziquiai. 



5° Nodame Cantabile “Rhapsody in Blue” Gershwin: Mi pieza musical favorita de entre todas las que incluyeron en Nodame Cantabile, y que además sirvió de ending para cada capítulo, la había escuchado antes, pero nunca la había disfrutado como cuando fue interpretada por la “Special Orchestra”, en su primera presentación pública. Es música clásica, por lo que para cualquiera que no tenga conocimientos de teoría musical es difícil describirla. En mi saber desde la pura ignorancia y el disfrute personal, es una pieza entretenida de escuchar, alegre, con variaciones tan intensas que sorprenden a cada instante. No hay duda que, al ser Nodame un drama basado en la música clásica, su OST es enteramente clásica, pero las piezas están tan bien elegidas, que es difícil elegir solo una: la Sinfonía N° 7 de Beethoven, Sonata para 2 pianos de Mozart,  Concierto para piano N°2 de Rachmaninoff, son solo algunas de las numerosas incluidas. Y lo mejor es que siempre se hacía alguna referencia o explicación de las piezas interpretadas. Pero la primera de todas ellas, fue la interpretada por la Special Orchestra: tal vez porque fue el primer éxito de este grupo de fracasados, la recuerdo con tanto cariño, y es una de mis escenas favoritas de toda la serie. Música y alegría en estado puro. 





4° My Girl "Sang-eo-reul Sa-rang-han In-eo", por Jo Kwan Woo: Hay dos versiones de esta canción; una interpretada por Jo Kwan Woo, y una versión femenina. La que a mí me dejó casi sin respito cuando la escuché fue laprimera… qué vozarrón, por Dios!.  Creo la OST de este drama debe ser una de mis favoritas de los kdramas, simplemente perfecta. Hay tantas canciones que se adecúan perfectamente a como recuerdo la historia, y lo que la disfruté en su momento, que me es difícil elegir una sola canción, pero creo que esta es la que más escucho hasta hoy, por eso la elijo. Traducida al español como “La sirena que amaba al tiburón”, lo que me encanta de esta canción es la perfecta combinación entre la música instrumental y la potente pero a la vez suave voz del cantante (que yo por mucho tiempo pensé equivocadamente que era “ella”). Y sí, es una balada totalmente ajena a la comedia casi constante que fue ese drama, pero aún así me recuerda los momentos de separación que tuvieron los protagonistas, y es un bello recuerdo por el sentimiento de añoranza que a travpes de la voz de Jo Kwan Woo se produce. Recomendación: busquen cualquier directo del cantante, y quedarán hipnotizados con su voz. 





3° 1 Rittoru no namida “Konayuki” por Remioronem: No podía dejar fuera el tema central de mi drama japonés favorito. Escucho esta canción y es nuevamente revivir las emociones que tan vívidamente sentí al ver este drama. Konayuki (“Copo de nieve” en español) fue el tema central interpretado por la banda de rock Remioronem, y que los lanzó a la fama el año 2006. A esa fecha ya eran una banda de cierta trayectoria (están juntos desde 2000), pero fue Konayuki la canción que los hizo arrasar en todos los charts de Japón de ese año, ganando diversos premios a mejor canción del año. Porque para emocionarse con una canción no es necesario que ésta sea una balada, Konayuki es el ejemplo más claro de ello: interpretada en las claves típicas del rock más melódico, con gran presencia de elementos orquestales aportados por el teclado, más una percusión fuerte, y la potente voz del vocalista que varía en intensidad, hacen de la canción una belleza. La letra de la canción, también logra adecuarse muy bien a las historia de Aya Ikeuchi. Una canción simplemente perfecta, y ojo también con la banda, para mi una de las mejores de rock de Japón.



2° Pride “I was born to love you” por Queen: Pride produjo un milagro en mi vida musical… y es que, pueden creer que hasta que la vi, jamás había escuchado un disco completo de Queen?. Increíble pero cierto, por motivos X, para mi Queen era leyenda y ahí quedaba, conocía los más populares  (I want to be free, We will rock you, We are the champions, Under Pressure), pero no fue sino hasta que vi Pride, y su OST al completo de Queen que me di cuenta de todo lo que me había perdido!. De ahí a conseguir y escuchar y reescuchar la discografía completa fue un solo paso. Pero de todas las canciones utilizadas a lo largo del drama, fue el tema central “I was born to love you” el que se volvió mi favorito: es escucharla y volver a revivir ese momento mágico en que empezaba cada capítulo, las imágenes de Halu y su equipo desplazándose por el hielo, su mirada con Aki. La canción lo tiene todo, tanto que ni siquiera me atrevo a describirla y es que, bueno, es Queen!. Sólo diré que la letra es la declaración de amor más bella que canción alguna ha hecho, sólo basta quedarse con el coro:
“Nací Para Amarte
Nací para amarte (amarte...)
Con cada latido de mi corazón
Si, nací para cuidarte
Todos los días (días...)
Todo esta bien... Hey, hey
Nací para amarte con cada latido de mi corazón
Si, nací para cuidarte todos los días de mi vida”. 




1° Chuno “Change” por Gloomy 30’: Tal vez la OST más épica para el drama más épico que he visto en mi vida doramaniaca. Y sí, reconozco que comencé a ver Chuno, mi primer sageuk, nada más por el efecto Jang Hyuk que estaba comenzando a hacer estragos en mí en ese momento (sabía que estaba a torso desnudo casi la mitad del drama, asi que me dije: de allá soy!), pero acabé enamorada de una producción que estaba a un nivel totalmente superior a lo que había visto hasta entonces, e incluso hasta hoy. Chuno es arte puro: partiendo desde las interpretaciones magistrales de los actores, hasta la fotografía, dirección en movimiento, escenarios, y qué decir de la OST: tan gloriosa como el mismo drama. Elegí esta canción, de entre todas las que destacan en el drama, porque siento que es la que mejor refleja el espíruto de Chuno: esa lucha constante, la fuerza casi animal de los personajes, la persecución de sus objetivos, la victoria o la derrota. Creo que en cuanto la escuché, supe que era la canción que siempre había querido escuchar: la conjugación de elementos sinfónicos, que siempre adoro! En el estilo musical que sea: con las voces casi gregorianas del inicio, el golpe sinfónico que lo sigue y se mezcla con los sonidos más pesados y rockeros, la voz rasgada del vocalista que no cambia de variación, los riffs potentes de fondo, el cambio de tono hacia una voz casi en forma de protesta, la predominancia de las percusiones, la voz de protesta… y nuevamente esas voces casi celestiales, con el solo de guitarra de fondo. Simplemente perfecto. A disfrutar simplemente el opening de Chuno, que en belleza visual y acústica para mí es hasta hoy insuperable.  




Qué les han parecido? Tienen alguna OST favorita, o que recuerden muy especialmente por algún motivo?. Recomendaciones bienvenidas J

domingo, 3 de agosto de 2014

Recomendando libros: Un grito de amor desde el centro del mundo.

Nueva reseña de libro!. Tenía ganas de reseñar algún drama, pero no quiero dejar en el tintero este libro, porque lo terminé de leer hace poco, y porque ya luego no logro recordar bien cómo me sentí leyéndolo. Bueno, algo les había comentado sobre “Un grito de amor desde el centro del mundo” en la entrada sobre “El año de Saeko”, ambos libros del mismo autor, del que ya soy una fanática, Kayochi Katayama. Sólo para ilustrar lo legendario de este libro, les daré algunos datos: publicado por primera vez en 2001 en Japón, es hasta la fecha el libro más vendido en dicho país con más de 3 millones y medio de copias vendidas, tal éxito motivó que el año 2004 se produjera un dorama basado en el libro, el 2005 una película coreana basado en el mismo, bajo el nombre de “My girl and I” (protagonizada por Song Hye Kyo y Cha Tae Hyun), y fue también ilustrado como manga, bajo el nombre “Sócrates in Love” por el mangaka Kazumi Kazui. Por supuesto, ello sumado a su traducción a más de veinte idiomas. Una cosa poca, no?.


SOBRE EL AUTOR: No me voy a extender mucho sobre el mismo: Kyochi Katayama, nacido en 1959 en la Prefectura de Ehime, inició su carrera literaria en 1986 con el libro “Kehai”, al que siguieron diversas novelas y cuentos, pero su obra consagradora llegó en 2001 con la publicación de “Un grito de amor desde el centro del mundo”. A éste le han seguido “El año de Saeko” el año 2011, segunda novela publicada en español, y de un estilo totalmente distinto al que encontraremos en el libro a reseñar hoy. Sin ser una experta en literatura y menos en la japonesa, me atrevo a decir que Kyoichi Katayama es aún bastante poco conocido por este lado del mundo. Lamentablemente, sólo las 2 novelas que he reseñado en el blog son las obras suyas publicadas al español. Una pena, porque ambas son magníficas, y desearía poder leer sus obras más tempranas.

SOBRE LA OBRA: “Un grito de amor desde el centro del mundo” es una historia sobre el amor, sobre la vida y la muerte.  Cuenta la historia de Sakutarô Matsumoto y Aki Hirose, compañeros de instituto que se conocen en la escuela de una ciudad provincial de Japón. Él es un adolescente ingenioso y algo sarcástico. Ella es inteligente, hermosa y popular. Pronto se convierten en amigos inseparables, hasta que un día, la amistad cómplice se transforma ineludiblemente en el primer amor de ambos. Viven y disfrutan el amor de la forma más propia a su juventud, pero pronto un duro golpe cae sobre ellos, al ser diagnosticada Aki con una grave enfermedad. Ambos siguen viviendo su historia capaz de trastocar los sentidos y borrar las fronteras entre la vida y la muerte.

Narrado en primera persona por Sakutaro, se inicia con él adulto, recordando los sucesos de 17 años atrás, cuando se desarrolla la historia entre él y Aki. “Un grito…” es un libro escrito en forma sencilla, casi íntima me atrevo a decir, al menos esa sensación me ha producido: una historia que me estaba siendo contada por un conocido o amigo. Contribuye a ello el hecho que sean pocos personajes: los principales por supuesto, son absolutamente Aki y Sakutaro. Luego tenemos, como secundarios al abuelo de Sakutaro, y a su mejor amigo. Los demás compañeros de instituto, así como los padres de ambos, son casi personajes incidentales. Considerando esto, es lógico que la novela constituya, más que el desarrollo argumental con variedad de sucesos, el desarrollo de los sentimientos y pensamientos de nuestros protagonistas, a través de extensos y profundos diálogos. Es por ello que me atrevo a clasificarlo como uno de esos libros reflexivos que tanto me gustan.   

OPINIÓN PERSONAL: Un libro perfectamente bien escrito. Si lo comparo con el anteriormente reseñado “La perla de China”, siento que más que emotivo, este libro es reflexivo, me hizo parar de leer en diversos diálogos entre los personajes, sólo para plantearme y definir bien mis puntos de vista sobre lo que ellos estaban  discutiendo… como si yo fuera un tercer participante de la conversa. Siento que eso es impagable, que la forma en que un libro está escrito te haga sentir parte del mismo, es algo que no muy frecuentemente me ha ocurrido, y éste lo logró. Primer gran punto a favor.

Ahora, sobre la trama propiamente tal, sé que muchos huyen despavoridos de todo lo que pueda parecer lo suficientemente melodramático como para agregar sufrimiento a la propia vida, pero créanme: este libro no es un melodrama. Sí, es cierto que Aki padece una enfermedad incurable, sabemos desde la página 1 que ella morirá y que Sakutaro la seguirá recordando y añorando aún 17 años después, pero el sufrimiento causado por ello no es lo esencial del libro. Lo esencial lo constituye la forma en que Aki y Sakutaro, primero a través de su amistad, luego a través de su amor, logran ver la vida de diversas formas, logran definirse a si mismos como personas, como adultos, con sus propios valores y convicciones. Porque ambos se conocen y aman y viven en la crucial etapa de transición que constituye la adolescencia, que los hace cuestionarlo todo y replantearse todo. Es así como discuten sobre el significado del amor, la vida y la muerte, sin florituras ni adornos innecesarios, sino en forma honesta, en la forma que cualquiera de nosotros puedo haber hablado de estos temas a esa edad.

Como decía antes, es un libro reflexivo, íntimo, sencillo y honesto, porque así como me ocurrió a mí, no dudo que al leerlo sentirán la necesidad de redefinir sus pensamientos y sentimientos sobre materias que damos siempre por sentadas y asumidas, por ejemplo, el valor de la vida. Recomiendo fervorosamente leer este libro, tiene una trama que suena muy lacrimógena, pero siento que no lo fue en absoluto, por supuesto que hay momentos desgarradores, pero es inevitable por las circunstancias mismas que relata, no porque haya un afán del autor por producir la lágrima fácil en los lectores. La pérdida del ser amado, puede que sea el tópico más importante del libro, y sobre el que más reflexionan los protagonistas, haciéndonos sí partícipes de su sentir cuando corresponde. La lectura se hace muy rápida además, pues sólo son cerca de 200 páginas… claro que si son más de lectura digital (que yo no logro soportar), pueden fácilmente encontrarlo en la web.      

Bueno, haciendo la reseña me puse a investigar un poco más sobre las adaptaciones que ha tenido este libro, y me encontré con el dorama “Sekai no Chuushin de, Ai wo Sakebu”… primer capítulo visto y ya estoy enganchada!. Y me llevé una sorpresa, porque la protagonista no es otras que Ayase Haruka, la protagonista de Hotaru no Hikari. Saben que tengo una debilidad por los dramas japoneses, hace tiempo estaba en búsqueda de alguno, y como estoy terminando de ver “Hotel King”, continuaré con éste. Les dejo un video del drama (SPOILERS) y algunas imágenes (bellísimas, por cierto) para que si se animan con algo japonés le dan una oportunidad… por supuesto después de leer el libro!.








Segunda sorpresa armando esta reseña: veo que el libro también se adaptó al cine, nada menos que con la película coreana de 2005 “My girl and I”, protagonizada por la debutante en el cine en ese entonces Song Hye Kyo, y por Cha Tae Hyun, el recordado protagonista de My Sassy Girl. Les dejo algunas fotos que encontré por ahí, junto con el trailer. Tal vez si luego de ver el dorama sigo con ganas de revivir la historia, le de una oportunidad.




Y ya por último, para las fanáticas del manga, si no se animan con el libro, ni con el drama, ni con la película, tal vez puedan darle una mirada al manga “Sócrates in Love”, nombre bajo el que fue adaptado e ilustrado por Kazumi Kazui. Fotito abajo, por si alguna vez se encuentran con él.
Bueno, así termina esta reseña, si alguna vez se topan con esta bella historia en alguno de los formatos que les comenté, no duden en tomarla, no dudo que la disfrutarán.