martes, 28 de octubre de 2014

The Dandelion Girl: un breve y delicado relato sobre el tiempo y el amor.


Hoy, después de mucho tiempo, traigo una entrada express y mucho más pequeña de lo habitual, de un libro… o más bien un micro-cuento. Seré breve porque es más una recomendación que una reseña propiamente tal, lo cual se explica, por razones obvias, por la limitada extensión de la obra en cuestión… si me explayara mucho, les estaría contando la mitad de la obra, de verdad XD. Confieso que estoy pasando por una mala racha en términos lectores hace ya bastante tiempo, lo cual me frustra bastante. He comenzado varios libros que sé que son buenos, y que sé me gustarán, pero no logro avanzar casi, y ahí tengo en mi escritorio al menos 4 libros sin acabar, a lo mucho he llegado como a la mitad. Lo que me frustra aún más es que esto me deja sin cumplir otra de mis metas de este año, que era leer al menos 2 libros mensuales L. Supongo que cuando uno ya es adulto las preocupaciones laborales y de la vida en general son mucho más fuertes de lo que uno espera, porque no recuerdo que me costara tanto leer mientras aún me dedicaba sólo a estudiar… incluso recuerdo haber preferido leer en vez de estudiar en plena época de exámenes… qué tiempos aquellos!. Ahora, en cambio, disponiendo de la totalidad de mi tiempo libre para mi (fuera de horarios laborales y actividades anexas), no logro dedicarme lo suficiente a todo lo que querría hacer. En fin, debo aprender a administrar mejor mi tiempo.

En fin, como a nadie le interesa por qué no leo, mejor me voy directo al grano… o a la letra, y es que me fui por las ramas y no dije el microcuento que quiero recomendar: The Dandelion Gir, de Rober F. Young. Les cuento algo genial de este “descubrimiento”: supe de su existencia gracias a Biblia Kashodou, el dorama sobre literatura que reseñé hace poco. En serio, véanlo, es una joyita en hacernos descubrir maravillas o misterios ocultos de la literatura. En mi caso, me llevó a buscar y leer The dandelion girl, y ahora estoy buscando sobre el autos predilecto en el dorama. Edogawa Rampo… aunque la búsqueda está resultando difícil e infructuosa hasta ahora.

Reseña: The Dandelion Girl es un microcuento, (o novela breve, en distintos sitios lo tratan de una u otra forma) escrito por el autor norteamericano de ciencia ficción Robert F. Young, y publicado por primera vez en 1961, y debe su definición como microcuento a la cantidad exacta de palabras que lo conforman: 5.610. Mark Randolph está pasando sus 2 semanas de vacaciones, en su destino habitual familiar en un lago. Su esposa fue inesperadamente llamada a cumplir con las labores de jurado, por lo que él se encuentra solo en el sitio de descanso. Cansado de sus actividades rutinarias (pesca y fumar), un día emprende una caminata hasta alcanzar la cima de una colina. Y allí conoce a Julie Danvers, una joven y misteriosa mujer con un secreto: según ella, viene desde 244 años del futuro!. Aunque Mark realmente no cree esta historia, finge creerle, dado que siente inmediatamente una cercanía y atracción hacia Julie, que le hace desear permanecer a su lado, cada día, mientras ella le cuenta la vida del futuro, así repite la misma rutina día a día… hasta que Mark se da cuenta que se ha enamorado de una mujer a quien dobla en edad, y de quien aún desconoce todo, salvo que según ella viene del futuro. Llega el día, sin embargo, en que ocurre lo que Mark temía, y Julie ya no regresa… qué fue todo eso que él recuerda?, una ilusión, su imaginación?.


Comentario Personal: Cuando se trata de literatura, siempre me encargo de dejar claro que hay 2 géneros de los que huyo como de la peste: la fantasía, y la ciencia ficción. Con The Dandelion Girl, sin embargo, me ocurrió algo especial: tal vez fuera debido a la brevedad de la historia, o a lo sutilmente que está tratado el elemento ficticio del viaje en el tiempo, pero amé la historia. En serio, es mucho más que solo ciencia ficción: creo que es una pequeña alegoría de la soledad, el envejecimiento de los seres humanos y la permanencia del amor. Son sólo 2 personajes, poco más de 5.000 palabras, y no alcanzan a ser 10 páginas, pero esta historia bien podría ser utilizada para explicar las fases del amor, la forma en que éste se conjuga conforme el paso del tiempo se apodera de las vidas de las personas. Un relato bello, delicado, sereno… sólo palabras semejantes se me ocurren para describirlo.

Un maravilloso relato, se lee de una sentada, y cada palabra debe ser disfrutada, así que léa, aprecie y disfrute. Quiero sólo dejar esta frase, la única que se repite en todo el relato: “Antes de ayer vi a un conejo, ayer vi a un ciervo, y hoy te vi a ti”.  Y ojo que el desarrollo de la historia (o la resolución, más bien dicho) es bastante inesperada, así que el factor sorpresa vaya que juega un rol aquí.

Finalmente, les dejo un poema que los más especializados suelen asociar con este relato: Afternoon on a hill, poema de Edna St. Vicent: (Créditos: Poemhunter.com) "Seré el ser más contento bajo el sol! Acariciaré cien flores, y no cortaré una sola. Miraré a los acantilados y a las nubes con ojos tranquilos, veré el viento ceder ante la hierba, y la hierba crecer. Y cuando las luces comiencen a encenderse en el pueblo, notaré cual debe ser la mía, y entonces comenzaré a bajar!”.
Fuentes: bestsciencefictionstories.com/quedelibros.com/poemhunter.com./Google imágenes.

domingo, 26 de octubre de 2014

Surpluss princess: la comedia de una moderna Sirenita perdida entre los humanos



Hoy, para variar un poco de lo que han sido las últimas entradas, traigo, al fin! La reseña de un kdrama. Después de una pequeña temporada en que me dediqué a ver solo algunos doramas japoneses, sin nada koreano a la vista que llamara especialmente mi atención, me decidí a ver Surpluss Princess. Los motivos: quería ver una comedia, algo ligero, divertido, y no muy largo. La verdad mi primera opción era Gokusen, pues hace tiempo tengo ganas de seguir la serie completa, pero no logro encontrarla en buena calidad, asi que prefería no arriesgarme. Surpluss Princess fue la opción porque, habiéndose emitido hace poco, leí muy buenos comentarios de gente que la había visto y disfrutado. Lo único que me inquietaba un poco era el tema del recorte en el número de capítulos que tuvo (de 14 a 10), no sabiendo si ello había afectado la calidad del drama, pero me arriesgué, y valió bastante la pena. Surpluss Princess es una comedia pura, con elementos de romance y fantasía, pero su esencia es el ser comedia, y es bastante efectiva en ese sentido. Hace mucho tiempo que no me reía a carcajadas viendo un kdrama, porque está llena de referencias, parodias, diálogos y situaciones cual de todos más hilarantes. Por eso, la primera advertencia mía es que cuando la vean, sobretodo la primera mitad, traten de no estar comiendo ni en lugares públicos, porque las consecuencias de tanta hilaridad son ataques de risa explosiva y a veces difíciles de controlar XD.

Dicho lo anterior, debo reconocer sí que esta efectividad en su faceta de comedia no se replica de igual forma en su arista romántica, muchos podrán estar en desacuerdo conmigo, pero considero que la premisa argumental básica que se planteó desde un inicio, la búsqueda del amor verdadero, se vio desdibujada y muchas veces superada por otro gran tema que tocó el drama: la búsqueda del primer empleo, y las frustraciones en los jóvenes desempleados. Curiosa mezcla de temas, verdad?. Pero es que Surpluss Princess es definitivamente un formato de drama distinto al común de los dramas coreanos, partiendo con el elemento fantástico de nuestra protagonista (una sirena convertida en humana y arrojada al mundo real), siguiendo con el aspecto visual del drama (uso de gráficos, animaciones, viñetas de cómic), y el progreso argumental de la historia. Personajes principales y secundarios que destacan todos e mayor o menor medida, un ritmo ágil, hacen de este un drama muy fácil y ameno de ver. Bueno, sin extenderme más en la introducción, vamos con la reseña!.

Reseña: Ha Ni (Jo Bo Ah) es una joven y hermosa sirena, la 18° princesa del océano, pero que por razones desconocidas ha hecho del Río Han su destino acuático favorito. Desde allí, ella puede observar al hombre del que se ha enamorado: el humano Si Kyung (Song Jae Rim), un chef apuesto y arrogante que ha cautivado el corazón de la princesa. Un día, Si Kyung cae al río Han desde un yate en el que se encontraba grabando un programa, y Ha Ni, diligentemente lo rescata, quedando en la memoria de Si Kyung sólo como una ilusión. La princesa no logra olvidarse de su enamorado, y en su afán por lograr conquistarlo, busca la forma de convertirse en una humana para lograr su objetivo. Para ello, se dirige a las aguas pantanosas, donde una sirena caída en desgracia (alcohólica) le da las señalas para encontrar al Brujo Ahn (Ahn Kil Kang), quien solía ser un tritón y logró convertirse en humano. Ha Ni lograr encontrarlo y quitarle la pócima necesaria para ello, obteniendo el resultado que buscaba, y convirtiéndose  en humana. Sin embargo, al buscar a su enamorado, se da cuenta que él no la reconoce, sufre el rechazo y por despecho sólo desea volver a ser sirena… sólo entonces el Brujo Ahn logra advertirla que, tomando la pócima, tiene 100 días para encontrar a su verdadero amor, y de esta forma permanecer como humana, o de lo contrario, desaparecerá como espuma del océano.

Con el tiempo en contra, la princesa llega a vivir a una casa de huéspedes, Surpluss House, de un amigo del Brujo Ahn, bajo el nombre de Kim Ha Ni. Allí vive un grupo de jóvenes, algunos estudiantes, otros desempleados, otros con empleos poco convencionales, con quienes Ha Ni debe acostumbrarse a convivir bajo las costumbres humanas, y sin olvidar su misión: lograr que Si Kyung, como su amor verdadero, corresponda también su amor. En la casa vive Hyun Myung (Ohn Joo Wan) un joven dibujante, pero que busca un empleo estable en una compañía para complacer a su novia desde hace 3 años, la ambiciosa Jin Ah (Park Ji Soo), sin ningún éxito hasta el momento. Jin Ah, la susodicha novia, casualmente trabaja en la misma compañía que el chef Si Kyung, por lo que pronto fija su mirada en él y se convierte en rival de Ha Ni. Habitan también la casa Hye Young (Kim Seul Gi), una joven que ha hecho del arte del comer su trabajo… sí, porque tienen un show web en vivo en el que cocina y come (usualmente con atuendos un tanto exóticos) mientras los visitantes del show dan sus comentarios; Do Ji Yong (Kim Min Kyo) un desempleado en su treintena, que estudió Derecho pero jamás logró rendir su exámen de licenciatura, y pasa sus días jugando juegos de video; y Big (Nam Joo Hyuk) un estudiante universitario que busca tener su primer romance. De esta forma, Ha Ni entabla amistad con los huéspedes de la casa, al tiempo que busca su meta de conseguir el amor verdadero y evitar desaparecer como espuma, y vive con sus amigos los sinsabores de la vida adulta.
La casa de huéspedes y sus distintos habitantes

Personajes: Haré una pequeña referencia sólo de los personajes principales.


Kim Ha Ni (Jo Bo Ah): Cuando tenemos una protagonista que es una princesa sirena convertida mágicamente en humana, esperamos la inocencia y bondad típica de las princesas de cuentos de hadas, pero no! Kim Ha Ni será una sirena, y será princesa, pero es todo menos inocente e ingenua: ella es astuta, impulsiva, fantasiosa, traviesa, apasionada… y bien pervertida al principio. Me encantó además que al principio no tuviera filtro y dijera las cosas derechamente a quien lo merecía, especialmente cuando se trataba de la detestable de Jin Ah. Lamentablemente, esa fuerza que tenía al principio  se fue perdiendo de a poco conforme avanzaban los capítulos, siendo al final solo “tierna”, todo lo que quedaba de la Ha Ni del comienzo. Culpen al recorte de capítulos.

A la actriz antes sólo la he visto en Thorn (con mi amado Jang Hyuk) donde era una total psico, así que este papel fue un total giro a la imagen que recuerdo de ella. Creo que es buena actriz, pero lo que pasó con el drama no le permitió demostrar más. Debo decir sí que Kim Seul Gi para mí destacó más (que alguien le de un protagonismo ya!). Tuvo una buena química con sus 2 coprotagonistas masculinos, aunque con ninguno fue impresionante.


Si Kyung (Song Jae Rim): el chef cuyo amor  Ha Ni debe conquistar. Un total vanidoso, arrogante y egocéntrico al principio, nos muestran luego que su personalidad tan especial tiene su razón de ser en una enfermedad que sufre y guarda en silencio de los demás (no podía faltar la enfermedad secreta). Siento que como interés amoroso de Ha Ni, estuvo muy pobremente desarrollado. En cierto punto del comienzo nos tratan de contar más de su historia, pero ahí queda, y en conforme avanza la trama, es como si su personaje estuviera ahí, esperando a Ha Ni y sería. Punto en contra es que tiene más tiempo en pantalla con la zorra de 7 colas, Jin Ah, y constantemente cae en sus mentiras bastante tontamente. Hubiera deseado que tuviera mayor interacción con Ha Ni, para un desarrollo más creíble del tema del amor verdadero, pero no se dio.

Song Jae Rim es nuevo para mí, así que no tengo mucho que decir de él. No es que haya destacado mucho con su interpretación, pero como dije antes, siento que eso fue fallo del guión.



Hyun Myung (Ohn Joo Wan): el compañero de casa de Ha Ni. Al  principio, enamorado a más no poder de Jin Ah, sufriendo con su corazón roto, y más aún con lo que él considera su fracaso laboral en la vida. Es un personaje bastante entrañable, buen amigo y consejero, amable y positivo. Muy bien retratado este personaje, a diferencia de Si Kyung, cuando se vislumbra su posible interés amoroso en Ha Ni, se hace difícil a más no poder decidirse por uno u otro enamorado. Dilemas de dramalandia.
Un actor que me gustó mucho, tuvo escenas de diverso tipo y rindió muy bien en todas ellas. Un punto alto a destacar entre unos protagonistas un tanto deslucidos.  

Comentario Personal: Creo que ya anticipé algo al principio, sobre que hay ciertos aspectos de este drama que fueron más fuertes que otros (como en todo drama, en realidad), así que comenzaré con aquellos aspectos que más destacaron en mi opinión, y que hacen de este un drama que vale la pena ver. Surpluss Princess parte siendo una comedia pura, casi una comedia de situaciones (sitcom), y es tan efectiva en eso que las expectativas se incrementan hasta el cielo cuando uno comienza viéndolo, esperando y anticipando un poco que todo el show siga esa línea de calidad. Creo que en el plano comedia, 2 factores contribuyeron enormemente: un guión original por decir lo menos, en ocasiones casi bizarro, pero que justamente tome al espectador por sorpresa casi con cada situación recreada. Y cuando hablo de situaciones, son muchísimas las situaciones cómicas: hay parodias o referencias a dramas infaltables a estas alturas, como The man from the another star y Let’s eat; a videojuegos como GTA y Titan; e incluso una recreación del mv de G-Dragon Crooked; y un cameo de Crayon Pop. Lo mejor de todo es que estas referencias o parodias calzan tan perfectamente con la historia, que no se ven fuera de lugar o innecesarias como podría pensarse y como de hecho ocurre en otros dramas que no son tan efectivos en este aspecto.

Interesante resulta, por otra parte, que pese a este aspecto de comicidad tan marcado que posee el drama,  logre tratar fácilmente y de manera realista el dilema de la búsqueda del primer empleo y las consecuencias que ello tiene en el respeto de la sociedad hacia los jóvenes, y en la autoestima de ellos mismos. Porque tenemos a estos 3 jóvenes que habitan Surpluss House, quienes han llegado a un punto de sus vidas en el que muchos tienen resuelto su destino, pero ellos siguen a la siga de él, sin éxito. Los sentimientos de fracaso, frustración, vergüenza, pero también las ilusiones y sueños para el futuro son retratados perfectamente tanto en los diálogos entre los personajes, como en el desarrollo argumental del drama hacia la segunda mitad.

Punto aparte merece el trasfondo fantástico de la historia, con el hecho de que nuestra heroína sea una sirena. La verdad que, como es de esperarse considerando la premisa argumental en que se centra el drama, el que Ha Ni sea una sirena pasa un poco a segundo plano, en cuanto a las consideraciones lógicas o racionales que ello puede tener. Sabemos que es una sirena, que se convirtió en humana gracias a una pócima mágica, y que para permanecer como tal debe encontrar a su amor verdadero, o de lo contrario desaparecerá convertida en espuma. Pero, haciendo uso de una muy inteligente decisión de dirección, el drama no nos adentra en el terreno de los cómo ni los por qués, y eso es de agradecer, porque si estamos ante un drama con elementos de fantasía, lo menos que queremos es que ocurra un ataque de realismo y nos destruyan la trama en algún punto, como recuerdo ha pasado en algún drama antes (Rooftop Prince me marcó mal con ese final “realista” después de 19 capítulos de fantasía). En Surpluss Prince nos plantean un mundo en el que es posible coexistan paralelamente el mundo real de los humanos, y el mundo de las sirenas, y ya. De hecho, sorprende mucho que conforme avanza la historia y algunos personajes se enteren de la verdad de Ha Ni, no “reaccionen” como uno pensaría que lo harían ante tamaño descubrimiento. Es decir, tenemos la perfecta mezcla de cuento de fantasía que se cruza en el camino de la realidad. Por otra parte, de los mejores momentos del drama son los que hay entre Ha Ni y el Brujo Ahn, quien la ayuda en su tránsito del mundo de las sirenas al de los humanos, y es que resulta hilarante escucharlos hablar sobre su mundo, y lo que ha ocurrido con las anteriores sirenas que han intentado lo mismo que Ha Ni. Hay ciertas escenas en las que Ha Ni se reúne con  su “Oppa”, un tritón bastante rencoroso, que son de culto, lo mismo que su encuentro con la sirena alcohólica.

Otro aspecto muy positivo fueron los excelentes personajes secundarios que tuvo la historia, cada uno con sus propios dilemas y encantos. Destaca especialmente el papel de Hye Young (Kim Seul Gi), quien se convierte en la aliada de Ha Ni en su misión en el mundo humano, quien por si sola tiene un papel y lo interpreta de una forma que parece que ella fuera la protagonista: simplemente genial. Los demás huéspedes de la casa también son cual de todos más graciosos, ridículos, y amorosos a la vez: Ji Yong que se enamora de Ha Ni y sufre uno de los desengaños amorosos más espectaculares que he visto (con su agonía a lo G Dragon en Crooked); Big, quien parece un niño en cuerpo de hombre, y que lentamente comienza a sentirse atraído hacia su noona Hye Young. Punto destacado, pero en negativo, para la villana de Jin Ah, la zorra de 7 colas como la llama Ha Ni, que es de los personajes más antipáticos, ambiciosos, egoístas y manipuladores que he visto. La vi con cara de asco cada vez que salió en pantalla.

Ahora, lo negativo: siento decirlo, pero el drama falló notablemente en contarnos una historia de búsqueda del amor verdadero, y en la formación del triángulo amoros que se hizo a locas y rápidas. Por supuesto, estoy segura que ello se debió al recorte en el número de capítulos, pues si no me equivoco estaba en el capítulo 7 cuando se hizo el anuncio, y justamente en el capítulo 8 fue cuando noté que la historia caía en picada en este aspecto. Porque comenzamos la historia con Ha Ni enamorada de Si Kyung, y sus intentos por lograr que él se diera cuenta que ella era a su vez su amor, y en esto estuvo los 9 capítulos, para recién en el último capítulo sentir confusión sobre sus sentimientos hacia su compañero de casa, Hyun Myung. Muy mal, porque todo lo que había sido explicado bastante lógica y coherentemente dentro de lo posible, perdió esa lógica y coherencia e incluso los personajes quedaron reducidos a tristes sombras de lo que fueron en un principio. Es bastante curioso, además, que no todos los personajes protagonistas fueron bien desarrollados… aunque Ha Ni era la protagonista absoluta, siempre tuvimos dudas sobre quien era el protagonista masculino, el chef o Hyun Myung, y esta duda se mantienen casi hasta los 3 últimos capítulos. En este sentido, el personaje de Si Kyung daba para mucho más, se insinuaron incluso algunos conflictos al principio, pero ahí quedaron. No pasó lo mismo con Hyun Myung, que estuvo bastante bien en mostrar sus distintas facetas de hombre enamorado, desengañado, soñador, y luchador.

Haré aquí mi crítica: creo que fue una total falta de respeto el recorte que hicieron del drama. Entiendo que en el negocio del entretenimiento (y la tv vaya que lo es) los números son fundamental, pero si un producto no responde como se esperaba, lo mínimo es terminarlo dignamente, sin avergonzar al equipo de trabajo que hay detrás, porque se falta el respeto al equipo de trabajo, y además al público que sí ha seguido el drama. No es como cuando a un drama de 50 capítulos le recortan 5, acá eran solo 14 capítulos, y dejarlo en 10, fue quitarle el 35 por ciento de su historia. Feo, realmente de lo peor qué he visto en kdramalandia, donde el inmortal poema de Quevedo,  “Poderoso caballero es Don Dinero” se hace más patente que en ninguna otra parte.

Bueno, a pesar de los aspectos negativos, creo que lo positivo fue mucho más en este drama. Sólo por lo buena comedia que resulta ser, y el buen reparto de personajes secundarios que tiene, y la forma realista en que trata sus conflictos, yo recomendaría verlo. Es un relajo, una diversión continua, y eso vaya que hace falta de vez en cuando. Sumando y restando, caí bajo el encanto de Surpluss Princess, uno de los kdramas que más he disfrutado este año (quitándole la incredulidad en los episodios finales por los giros incomprensibles de la trama). En suma, recomendable y disfrutable, pese a que fue mucho menos de lo que esperé, considerando el tan buen comienzo que tuvo. Alguien más lo vió?, qué les pareció?. Espero leerlos!.







sábado, 18 de octubre de 2014

Hajimari no Uta: un pequeño dorama sobre los sueños olvidados


Ayer estaba en una de esas tarde-noche que no me animaban a hacer mucho más aparte de vegetar frente al computador, y a falta de dramas en emisión de los miércoles y jueves, busqué algo ligerito y rápido para ver y matar el tiempo. Así encontré "Hajimari No Uta" (en español, Primera Canción), un dorama especial, de escasos 72 minutos, del que debo reconocer no me interesaba nada más que saber que era protagonizado por Matsumoto Jun, uno de mis japoneses preferidos desde que me enamorara como el inolvidable Domyoji Tsukasa de Hana Yori Dango. Bueno, el caso es que considero que Matsujun ha desarrollado una más que respetable carrera como actor (y merece ser reconocido como tal, pese a que deba mayormente su popularidad a ser parte de Arashi), y habiendo demostrado en Smile una actuación digna de todos los elogios que puedan existir, me he propuesto tratar de ver más de sus trabajos.
Wataru (Matsumoto Jun)
"Hajimari No Uta" es un pequeño drama que invita a reflexionar sobre el crecimiento de las personas, el camino emprendido para encontrar su lugar en el mundo, y cómo en el camino muchas veces los sueños son dejados atrás ante las perspectivas de la realidad. Es, además, un drama “sensitivo” por llamarlo de alguna forma… todo un deleite visual y auditivo durante el tiempo que dura, tanto gracias a la bellísima fotografía y secuencias realizadas, como también gracias a la música, que funciona como centro argumental  de dicha historia. Es un drama hecho para relajarse, tranquilo y calmado, casi contemplativo.
El Coro de niños, Wataru y Natsu, su antigua novia.
Sinopsis: Wataru (Matsumoto Jun) es un joven que dejó su pequeño pueblo natal para establecerse en Tokyo, con el sueño de poder conocer más del mundo, pese a que siempre quiso ser profesor de música. Han pasado ya 2 años desde la última vez que visitara su pueblo, y en la actualidad trabaja como fotógrafo freelance para una revista de viaje, un trabajo que le ha hecho olvidar sus antiguos sueños, más por lo rutinario que por las satisfacciones que le entrega. Sin embargo, bajo la promesa de lograr una mejor consideración en su trabajo, y pese a su reticencia inicial, Wataru es envado a su pueblo natal para realizar unas fotografías que ilustren el lugar.  Allí se reencuentra con su familia (padre, hermana y sobrino), con quienes ha perdido la cercanía que debiera ser natural, se reencuentra además con Natsuki (Eikura Nana), su antigua novia y compañera de instituto, con quien rompió para irse a Tokyo. Natsu es ahora profesora de canto en la que fuera escuela de ambos, y dirige un coro de niños, próximo a participar en una competencia regional. Con la llegada de Wataru, l impetuosa Natsu de inmediato le asigna la labor de ser el pianista de este grupo de niños. Así comienzan a reencontrar sus vidas, Wataru reflexiona sobre lo que ha hecho con la suya, y se replantea las decisiones que ha tomado para llegar a ser quien es.

Opinión Personal: Como decía en la introducción, este dorama es de los que yo llamo “contemplativo”, lo que se acentúa y manifiesta aún más siendo un drama de 1 solo capítulo. En Hajimari No Uta la premisa central es sencilla a más no poder, y tal vez muchas veces ya utilizada, pero no por ello deja de ser efectiva. Ese regreso al pueblo natal de Wataru es el típico regreso a las raíces, que funciona como catalizador para el héroe y le permite contrastar lo que es su existencia actual con la forma en que la soñaba. Tenemos a Wataru, quien abandonó todo, antiguos sueños, novia, familia, con el propósito de lograr lo que él esperaba fuera más conveniente para su futuro... pero en el camino perdió algo esencial, como es la noción de sus propios sueños. Y lo peor es que esa pérdida ha sido acompañada de un conformismo enceguecedor, que le ha impedido observarse a si mismo y notar de que forma ha cambiado. No es sino este regreso a su pueblo, y la observación y admiración que despiertan en él esos niños llenos de sueños, alegría y vitalidad, lo que le permite abrir los ojos y darse cuenta que ha abandonado mucho por nada a cambio. Wataru ha perdido la fuerza y sentido de lucha que reinaban sus días de niñez.
Además de este autodescubrimiento, es interesante también la forma en que se presenta la evolución de la relación de Wataru y su familia: cuando él recién llega, es un extraño en su propio hogar, no tiene tema de comunicación con su padre, y se siento reprochado siempre por su hermana. La influencia de su sobrino, y los recuerdos de antiguos sueños lo hacen comenzar a abrirse a su familia, y comprender y valorar por primera vez en mucho tiempo a su padre y su hermana: el trabajo esforzado que cada uno de ellos realiza, él como conductor de una barcaza, ella como pescadera, y el sentido que ambos han sabido darle a su vida, sin necesidad de atravesar por grandes cambios para lograrlo. Este cambio en Wataru es evidente en la forma que concibe su trabajo, y conforme va tomando fotografías: si las primeras eran tomas frías, vacías, sin emoción, las fotografías que toma de los distintos habitantes de su pueblo manifiestan toda la humanidad de cada uno de ellos.
La familia que quedó atrás.
Como ya decía, la música juega un rol central: las interpretaciones del coro de niños, para el que Wataruu toca el piano, son melodiosas y alegres, inspiran vitalidad y fortaleza. (Dato anexo: la canción interpretada por el Coro de Niños, Furusato, es justamente del grupo de Matsumoto Jun, Arashi). Además de las bellas melodías, el dorama nos muestra también bellísimas imágenes, muchas de ellas sileciosas, que permiten disfrutar aún más el aspecto visual tan presente.

La verdad es que en el drama no hay una arista romántica clara, pese a lo cual ambos actores, Matsumoto Jun y Eikura Nana, tienen una química espectacular. El reencuentro de Wataru y Natsu es el de 2 viejos amigos, y le permite a Wataru ser consciente de lo que eran sus antiguos sueños. Se mira y ve reflejado en Natsu como su opuesto, lo que habría sido su vida si no se hubiera marchado.
El guión es bastante sencillo, los diálogos precisos para manifestar lo que se pretende demostrar a través de este viaje de Wataru, son lo necesario para manifestar esa reflexión que él realiza de su vida. Ambas actuaciones están muy bien logradas, pese a que no tienen muchas exigencias dramáticas, se sienten muy naturales y sin esfuerzo, tal y como podría ser la conversación de cualquier persona. En resumen, es un drama muy bien logrado para su escasa extensión, logra transmitir los sentimientos y emociones, y de forma inevitable uno se ve reflejado en Wataru, en sus miedos, sueños olvidados y necesidad de encontrar el camino correcto para su vida. Sé que no es de gusto masivo, pero hay veces en que pequeñas historias vistas en momentos inesperados se dejan disfrutar y dejan una agradable sensación y recuerdo. Lo recomiendo cuando quieran disfrutar algo breve y tranquilamente.
Wataru y Natsu.
Los antiguos amigos de Wataru

Algunos datos finales:

  • Dorama especial de 1 capítulo, 72 minutos de duración. Fue transmitido el año 2013 por NHK, y está basado justamente en la canción Furusato (“Mi ciudad natal”) interpretada por Arashi.
  • Es la segunda vez que Matsumoto Jun y Eikura Nana trabajan juntos: antes habían protagonizado el live action “Boku wa Imouto ni Koi wo Suru”, bastante controversial, por cierto, centrado en 2 hermanos que se enamoran, y bastante olvidable.


Fuentes: Japonismo.com; http://es.drama.wikia.com.