miércoles, 28 de enero de 2015

Shine or Go Crazy: Primeras Impresiones.


Bueno, bueno bueno… como bien dice el dicho, no hay plazo que no se cumpla ni deuda que no se pague, así que por aquí me tienen nuevamente, para dejarles las primeras impresiones de Shine or Go Crazy, el sageuk de regreso de Jang Hyuk. La verdad es que he visto sólo los 2 primeros episodios del drama, aún no veo los de esta semana, que los tengo reservados para el fin de semana, así que no sé si será demasiado temprano o no para recomendarle a alguien su visionado o no. Prefiero que tomen mis palabras simplemente como una forma de compartir las impresiones que me han dejado, y ya luego decidan si quieren seguirlo o no.

Reconozco que pertenezco a ese grupo grande de seguidores de dramas que no son muy asiduos a los sageuks, en general siento muy difícil sentirme conectada de alguna forma con la historia, ya sea por el uso del lenguaje, por los formalismos, o por las mismas referencias históricas que a veces me abruman. Es por eso que sólo he visto dos dramas a la fecha: Chuno que lo comencé a ver sólo por curiosidad, cuando apenas conocía a Mr. Jang, y me impactó como no pensé lo lograría, y Sungkyunkwan Scandal, que lo comencé por Yoochun, pero que me dio la impresión de ser un drama juvenil moderno sólo que en trajes antiguos. Shine or Go Crazy está siendo mi tercero del género, con motivación central nuevamente en Jang Hyuk, a quien se le atribuye una cierta expertise en los sageuks: creo ya haber comentado antes que todos sus dramas de este género han sido un éxito, y acompañados de actuaciones memorables. Fue justamente su papel como Dae Gil en Chuno, por ejemplo, el que le dio un Daesang en los KBS Drama Awards 2010, además de una nominación a mejor actor internacional en los Emmy de ese mismo año si no me equivoco. En Tree with Deep roots, el sageuk del año 2011 centrado en una serie de eventos ocurridos con ocasión de la creación del alfabeto hangul por el rey Sejong el Grande, nuevamente vió el éxito. Sin embargo, Shine or go crazy es el primer desafío en este terreno un poco menos serio que los anteriores, dado que el drama está descrito como un comedia romántica que mezcla sageuk y fantasía. Una mezcla interesante, dado el habitual carácter solemne y hasta grave de este tipo de dramas.

El drama parte con el nacimiento de Wang So (Jang Hyuk), el cuarto hijo varón del Rey de Goryeo, para quien los adivinos del Rey (¿) predicen una maldición conforme a la cual él traerá un baño de sangre al reino. Siendo un niño, la profecía parece caer definitivamente ante él, cuando debido a un accidente, es acusado como culpable de la muerte de su hermano, el príncipe heredero. Su padre, con sólo en mente la seguridad del reino, lo destierra del palacio siendo un niño de 8  años, y lo condena a vivir pobremente en una montaña alejado del reino. Siendo un adulto, es convocado de regreso al palacio, donde pese al rencor que guarda contra su padre por haberlo alejado, el sentido del deber y el honor lo llevan a tomar la persecución de quienes han intentado asesinar al rey. Esto lo lleva a viajar a Gaebong, en China, donde el destino hace que su camino se cruce con el de Shin Yool (Oh Yeon Seo), una joven inteligente e independiente, que se dedica al comercio, y que con el fin de lograr liberarse de una boda forzada con un general chino, finge una boda con  Wang Soo, boda que por supuesto dura sólo una noche, al término de la cual cada uno decide continuar su camino. Wang Soo regresa a Goryeo, para encontrarse con que su matrimonio real ha sido concertado con Bo Yeo Won (Lee Honey), princesa de Goryeo, y con la inevitable muerte del rey. 5 años transcurren, pero habrán olvidado tan fácilmente quienes se encontraron en Gaebong hace 5 años al otro?, lograran cruzarse nuevamente sus vidas y destinos, el de Wang So traer la sangre a su reino, y Shin Yul destinada a ser la luz de otra nación?.
Bueno, en términos generales esto han sido los dos primeros episodios. Como pueden ver, el acento está puesto definitivamente en la arista romántica, pese a que tenemos como trasfondo también las inevitables luchas, conspiraciones, traiciones e intrigas de palacio, a los que les da vida un estupendo reparto de actores secundarios. Vistos estos 2 primeros episodios, quedé muy satisfecha: eel drama no se hace monótono, pesado ni lento como podría creerse: los acontecimientos se suceden de forma rápida, y los mismos personajes nos fueron presentados rápidamente. Jang Hyuk nuevamente demostrando su oficio: Wang So no es un héroe ni una víctima atormentada, es simplemente un hombre que ha enfrentado las dificultades de la vida, que ha crecido desamparado del afecto de su familia, y con una carga en su corazón que le impide atreverse a estar cerca de quienes ama, por temor a dañarlos. No sé si es la fuerza de la costumbre, pero su actuación me dio la impresión de estar ante una mezcla con lo mejor de Lee Gun de Fated to love yoou, y Dae Gil de Chuno, lo que sólo puede resultar en algo bueno. Mezcla a la perfección las emociones que Wang So experimenta: el dolor, resentimiento, pero también la indiferencia hacia la vida, y sentido del honor y la lealtad. La escenas cómicas tampoco faltan, y Jang Hyuk demuestra buen oficio en ello. Oh Yeon Seo, por su parte, me ha sorprendido gratamente con su papel: Shin Yool es una mujer valiente, inteligente e independiente. Es cierto que su vida ha estado condicionada por la pérdida de sus padres, lo que la ha llevado a tomar las riendas de su vida, velar por ella y su hermano como mejor sabe hacer: usando su inteligencia. No duda en moverse en el comercio, un mundo dominado por los hombres, y no duda tampoco en reconocerse conquistada por el hombre que fue su esposo ficticio por sólo unan noche. La verdad es que u personaje femenino inteligente en un drama sageuk es un alivio: cuando vi Sungkyunkwan scandal, amé a la protagonista, por lo seca, derechamente!. Muy distinto fue la frustración que sentí al ver Chuno y el personaje de Un Nyun, interpretado por Lee Da Hae: la mujer era una inutilidad total, su existencia era casi injustificada, sólo servía para que los protagonistas Jang Hyuk y Oh Ji Oh se pelearan por ella, y causar la muerte de otras personas. Shin Yul, por suerte, escapa de este peligro, y se muestra como un personaje brillante, valiente y fuerte.
En el apartado técnico, el drama es una preciosidad! Me ha sorprendido el bueno uso que han hecho de los movimientos de cámaras, tomas aéreas y secuencias en movimiento, el vestuario y ambientación preciosos como suele ser habitual en los sageuks. En general, el drama me ha gustado mucho, aún no al nivel de causar adicción, pero sí a pasar un rato más que agradable viéndolo. Como ya dije, los capítulos se me pasaron muy rápido, se presentó bien la historia y los personajes fueron bien presentados también. Quedo si con la interrogante de hacia dónde va dirigido el drama en la arista de la intriga política, que se ve interesante en todo caso con la presencia de la esposa de Wang So como una mujer ambiciosa y en busca de poder, pero también muy inteligente, y sobretodo espero ver pronto más de Im Joo Hwan, quien al parecer será rival en el poder y en el amor de Jang Hyuk. Y ojo que hay villanos de peso aquí, interpretados por grandes actores veteranos reunidos.

Bueno, eso es lo que saco en limpio de estos primeros episodios. Han sido lo suficientemente interesantes y entretenidos para capturar mi atención, así que pretendo seguir con su visionado. Alguien más que lo esté siguiendo, o quiera hacerlo? Comenten cuanto quieran!. 

martes, 27 de enero de 2015

Primeras Impresiones: Ghost Writer, mi primer descubrimiento del año japonés.

Qué tal gente? Casi mitad de la última semana de enero, y por aquí en Santiago de Chile con un calor de los mil demonios… quién dijo que pasar el verano en la capital es malo? Já!. Bueno, como ya les había comentado hace poco, ha sido un mes bastante ajetreado para mi, así que me ha sido muy difícil mantener mi perfecta programación doramaniaca  que tenía agendada para este mes. Pese a ello, he tenido avances!: Kill me Heal Me: check, los 6 episodios vistos y esperando como alma en pena ls de esta semana. Shine or go crazy: Check. Vistos los 2 primeros episodios (espero dejarles un comentario sobre ellos estos días), y me han dejado la mejor de las impresiones. Hyde, Jekyill aand I: Eeemm, lo siento Hyun Bin, aún no me he dado tiempo para ti, ya lo remediaré ;). Itazura Na Kiss Love in Tokyo: Ups, al debe con el episodio de la semana pasada y el de esta (bueno, no es grave, se estrenan los lunes). Ouroboros: Aquí llega mi dilema, he buscado como condenada algún sitio que los tenga en español, y nada… qué pasa gente aamiga de las traducciones? Que los protagonistas son el trío dorado de Japón, habemos muchos desfalleciendo por verlos en acción. No quiero atrasarme en ver este dorama, así que lo veré en inglés y ya, al menos así lo podré ver en emisión y no quedará en esa eterna lista de pendientes. 

Pero, como bien dice el dicho no hay mal que por bien no venga, fue justamente en mi infructuosa búsqueda de subtítulos de Ouroboros que di con otro dorama japonés actualmente en emisión, y que me enganchó inmediatamente, se trata de Ghost Writer y es justamente el dorama que vengo a recomendarles hoy. Bueno, creo que ya es común cuando llevamos cierto tiempo en esto de seguir dramas (del país que sea, aunque en su mayoría coreanos) el reclamo que muchos hacemos de la falta de originalidad en las historias. Y es que, en Corea sobretodo, cuando les da con una tendencia, les pega fuerte, y no hay quien los saque de ella durante un tiempo. Así, hace un par de años fuimos testigos de la moda de los viajes en el tiempo: en un mismo año, tuvimos Rooftop Prince, Queen In Hyun’s Man, Time Slip Dr. Jin, Faith con la misma premisa básica de viaje en el tempo, del presente al pasado o viceversa. El año pasado, el tema de moda fue el adulterio y/o infidelidad: Secret Love Affair, Temptation, Kind words, loss más reconocibles. Y este año, cómo no, estamos con la temática de las personalidades múltiples o trastornos psiquiátricos: la moda la impuso It’s ok that’s love, y actualmente tenemos en emisión Kill Me Heal Me, Hyde Jekyll and I, Heart to Heart, y por estrenarse en los próximos meses Blood. Por lo que vistos estos escasos ejemplos, el panorama de la innovación y creatividad en la producción de dramas se queda bastante escasa. Es en oportunidades como esta que siempre algo me dice que debo buscar por Japón, creo que aunque tienen menores costos e inversión en sus producciones, son justamente los doramas japoneses los que lideran en innovación en sus temáticas (pese  a que, obviamente siempre tienen temas que se repiten hasta el fin de los tiempos: las series detectivescas jamás pasan de moda en Japon, por ejemplo).

Fue este pensamiento el que me hizo detenerme cuando encontré en una página una pequeña referencia a Ghost Writer, dorama estrenado hace escasas 3 semanas en Japón, pero que vistos sus dos primeros episodios, me atrevo a decir que me enfrento a algo nuevo. La premisa: Tounen Risa, una escritora superventas en Japón, vendedora de millones de ejemplares de sus obras, ganadora de múltiples premios, y considerada una de las escritoras más influyentes de los últimos años en Japón, enfrenta por primera vez en su carrera un bloqueo creativo, que le impide continuar con los múltiples requerimientos de sus obras que enfrenta por parte del gran público lector, y también de parte de sus editores. Dejando de lado su orgullo, y al darse cuenta del talento que tiene en la escritura su joven asistente, Yuki, lentamemte comienza a utilizar las creaciones de ésta como base para su trabajo, para finalmente terminar convirtiéndola en su escritora fantasma, todo en orden a mantener su estatus de genio creativo y literario. Yuki, cuyo sueño una vez fue convertirse en novelista, se ve como consecuencia de su falta de confianza y amor propio envuelta en este fraude, pero pronto logra advertir que su talento le permite construir su propio camino, fuera de las sombras en que Risa la ha relegado. Tranquilos, no he spoileado nada, esta es la premisa general y argumental.
Fue leer esta descripción y querer ver de inmediato el dorama, y aunque pueda parecer demasiado temprano para decirlo, siento que fue una buena decisión. Los 2 primeros episodios de Ghost Writer son una experiencia distinta a la que normalmente tenemos viendo dramas, éste tiene una profundidad, suspenso y juego entre luces y sombras digno de cualquier película de calidad. La historia es este juego entre admiración-envidia-egolatría-orgullo y ambición entre estas dos mujeres: la estrella, escritora superventas y maestra de la joven en búsqueda de su sueño, sumisa, falta de confianza y fe en su talento. Y la actuación de ambas actrices es magnífica hasta ahora, así como el guión es brillante, y la dirección delicada y magnética al mismo tiempo. Queda alguna duda que estoy maravillada con este dorama? Apenas pasa de la medianoche del miércoles en Chile, en Japón la noche del martes ya se debe haber emitido el capítulo 3, y lo estoy esperando como agua en el desierto!. Como ya sabrán, amo la literatura, y este dorama nos lleva tras bastidores como podría decirse, al mundo más oscuro de  la literatura, ese desprovisto  de la magia y el encanto con que los libros llegan a nuestras manos: el mundo editorial y de la creación literaria, con su ferocidad y a veces bajeza que no la diferencian en nada de los negocios comerciales comunes. Al fin y al cabo, pese a sus aires de superioridad, incluso la literatura ha quedado subyugada a la dictadura del mercado.
Bueno, sólo como anécdota, para escribir este drama hubo un caso en particular que sirvió de inspiración: el gran escándalo que tuvo lugar en Japón en febrero de 2014, cuando Samuragochi Mamoru, un compositor de música clásica que había quedado sordo, de quien se decía era el Beethoven japonés, compositor de numerosas sinfonías, y célebre además por la banda sonora de los juegos Resident Evil, reconoció haber tenido un “escritor fantasma” por los pasados 18 años a quien le pagaba, es decir, durante el período de tiempo que su fama y talento fueron consolidados. Los trabajos en cuestión fueron compuestos por el músico contemporáneo suyo y también profesor Niigaki Takashi, pero revelados bajo el nombre de Samuragochi. Cuando la realidad supera la ficción, nada más y nada menos. La producción del drama reconoció que usaron este escándalo como referencia, pero enfatizando que el tema de la gente pretendiendo ser alguien que no son en realidad y el dolor de pasar a través de ello era en lo que todos podían identificarse.
Samuragochi Momoru, autor del fraude de la década en Japón. 
Los parecidos no se detienen allí: como preparación para su rol, Nakatani Miki, la actriz que da vida a la escritora Tounen Risa, se basó en la conferencia de prensa que dió Samurakochi Mamoru y en la que se disculpó por su engaño. Llegó a la conclusion que aunque él parecía intentar justificar sus euivocadas acciones, probablemnte habiaa un lado de él que realmente amaba la música. Del mismo modo, Nakatni quería poyectar el lado de su personaje que ama la literatura a pesar de contratar a  alguien para escribir bajo su nombre.  
Mizukawa Azami (Yuki) y Nakatani Miki (Risa), la fantasma y la escritora.  
Bien, hasta aquí dejo esta entrada. De verdad, recomiendo mucho a quien quiera ver algo distinto que le de una oportunidad a este dorama, está de fácil acceso además, porque lo tiene Viki: el episodio 1 completamente con subs en español (y buenos), el 2 aún sólo en inglés, y alerta a estos días para el tercer episodio. Recuerden que este drama comenzó a transmitirse recién en Japón, tendrá una duración de 11 capítulos, y se emite los martes a las 9 PM por Fuji Tv. Espero no haber dado la lata en exceso, pero cuando hay algo bueno a la vista, es bueno compartirlo!.

jueves, 22 de enero de 2015

Akai Ito: o las tragedias de la adolescencia.

Después de algún tiempo, nuevamente me hago presente por estos lares!. La verdad, como ya les había comentado antes, tenía la firme intención de aprovechar este enero para escribir varias entradas interesantes que tenía en mente, puesto que enero, mes en teoría más relajado considerando que comienzan para muchos las tan ansiadas vacaciones de verano, el sol brilla (y quema) y la gente deja de lado esa amargura y odiosidad que los corroe durante el resto del año… pero, oh! Cruel realidad!! Enero ha sido un mes endemoniado! He tenido más trabajo que ninguna otra época del año, considerando que la mitad de mis compañeros de trabajo están de vacaciones y debo suplirlos en sus múltiples funciones además de las mías propias, y considerando que no tendré vacaciones, lo único que ansío es que llegue pronto marzo y todo siga su curso normal y cotidiano. Así que podrán imaginarse que mi tan planificada agenda doramera se ha ido al tacho de la basura: quiero ver Shine or go crazy, Hyde, Jekyll and I, pero no he podido comenzarlos, con Kill me heal me no ha podido ver más que los 2 primeros capítulos (y me encantaron!), y por más que quiero maratonearme Healer, no he podido ver más allá del 5. Sólo Itazura na kiss está mas o menos al día (sólo me falta ver el capítulo 8 de esta semana). En fin, pese a todo, logré en el curso de varias semanas ver un dorama japonés que tenía en la mira hace mucho tiempo, y de ello vengo a hablarles ahora.


Akai Ito es uno de esos doramas que, para todos los que navegamos en busca de las historias japonesas, aparecen como indispensables en toda lista que se precie de tal. La verdad a mi me llamó la atención por su argumento central: una historia entrelazada por el famoso hilo rojo del destino, esa leyenda china que ha arraigado tan profundamente en Japón que son incontables los dramas en que se hace referencia al mismo o toma de punto de partida para el encuentro inevitable de almas destinadas a estar juntas: pienso por ejemplo en Smile o Last Friends, incluso en Corea, con Soulmate o la misma Gentleman’s dignity (con una referencia muy gráfica, por cierto, si recuerdan cierta escena XD). Solo en términos generales y para ponerlos en contexto, esta leyenda cuenta que cuando nacemos estamos predestinados a conocernos y enamorarnos de otra persona, con la que estamos atadas mediante un hilo rojo entre nuestros dedos meñiques. Este hilo invisible conecta a quienes están destinados a amarse sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero jamás romper. Algo interesante es que esta creencia supone que este lazo invisible puede atar a dos personas en cualquier tipo de relación humana, no sólo amorosa, también puede ser de amistad e incluso filial entre padres e hijos.

Bien, como pueden apreciar, la leyenda es preciosa, así que yo me dispuse feliz a ver este dorama pensando que vería una oda a la misma… pero la realidad fue muy distinta. Por qué se preguntarán ustedes?, porque a la gente que hizo este drama (guionistas sobretodo) al parecer se les olvidó casi en el tercer capítulo que el nombre del dorama era “Akai Ito”, literalmente ”El hilo rojo del destino”, y comenzaron a desarrollar esa manía tan endémicamente japonesa de arrojar tragedia tras tragedia sobre la historia central. Quién dijo tragedia griega, aquí lo que hay es tragedia japonesa pura y dura!. Siento desviarme nuevamente del dorama, pero esta obsesión por la tragedia me lleva a recordar que hubo una época en particular que las producciones de doramas y live actions japoneses se obsesionaron con la tragedia: creo que en el período entre 2006 y 2010 fue cuando más se produjeron historias de este tipo, tragedias para todos los gustos, que causaron llantos histéricos colectivos en Japón, es decir, fueron la sensación… pero no sigo porque me extendería demasiado. Prometo dejarlo para otra entrada, sólo como adelanto les puedo decir que de esta época son tragedias tan sonadas como Koizora (la madre de todas las tragedias japonesas, sí señor); Boku wa Imouto ni Koi wo Suru (literalmente “Estoy enamorado de mi hermana”… tal cual!); Sekai no chuushin de, ai wo sakebu (“Un grito de amor desde el centro del mundo”, basado en el libro del mismo nombre); Innocent Love; I give my first love to you, y un largo etcétera. 

Akai Ito, no fue la excepción a esta tendencia por la tragedia, con una trama que engañosamente nos hace creer que seguiremos los sinsabores por unir a esas dos almas atadas, pero que en el fondo es un collage de conflictos de la adolescencia japonesa actual: drogadicción, tendencias suicidas, abandono familiar, embarazo adolescente, son sólo algunas de los temas que trata (de buena o mala forma, esa es otra cosa. Los invito a leer por qué.

RESEÑA: Mei Takemiya (Nao Minamizawa) y Atsushi Nishino (Junpei Mizzobata) se conocen casualmente, por un pequeño accidente, cuando ambos son niños de unos 8 años. Sólo este primer encuentro les permite descubrir que comparten algo en común: ambos celebran sus cumpleaños sólo una vez cada cuatro años, pues nacieron un 29 de febrero, año bisiesto. Años más tarde, siendo ambos adolescentes, nuevamente se reencuentran, esta vez en su nueva escuela. Sin embargo, el tiempo ha hecho su trabajo, y ninguno de ellos recuerda al otro, pese a lo cual nuevamente comienzan a conocerse y a desarrollar sentimientos el uno por el otro, y a ser conscientes en algún momento que ambos son almas gemelas. Sin embargo, un pasado familiar común sale a la luz, e impide que continúen su amor. La separación inevitable se produce motivada por esta y otras circunstancias, y lo que viene a continuación es un viaje de cada una de estas almas en busca de su propio camino, separada de su otra mitad, y enfrentando los dilemas frente a los que la vida los va encarando. Una vida que parece estar plagada sólo de grises.

OPINIÓN PERSONAL: Bien, habrán notado que la reseña del drama fue bastante genérica, y es que diseccionar un poco más en detalle el mismo equivaldría a spoilearles la mitad de la historia, y por supuesto no es la idea. A ver, comencé a ver este drama esperando encontrarme con algo emotivo o emocional, sensible… del tipo que se les dan tan bien en Japón, algo así como Rittoru n namida, o Boku ni ita jikaan, o Smile, pero a cambio me encontré con un drama-tragedia, que pasados los primeros 3 capítulos hablándonos del hilo rojo del destinok se olvida de todo y pasa a tratar lo que podría llamarse Manual de sobrevivencia entre adolescentes conflictivos. Porque, en serio, los 8 capítulos restantes, es poco decir que en cada uno de ellos ocurre alguno de los siguientes eventos: intento de suicidio, violencia en la pareja, embarazo adolescente, drogadicción, accidente vehicular, muerte, pérdida de memoria, secreto de nacimiento… y no sigo porque no me acuerdo qué más, y porque a Dios gracias el dorama no tuvo más capítulos para ensañarse con más gente.

A ver, encuentro muy loable que un dorama trate de mostrar un poco cierta realidad de la juventud en sus años más complejos y desprotegidos, pero siento que fue demasiado mezclar todos esos temas e irlos arrojando durante el transcurso de la historia. Se llega a situaciones que son derechamente absurdas, o cuando menos ilógicas, y en el peor de los casos irracionales, por esa manía de mostrar tal o cual conflicto, pero sólo exponiéndolo, sin ofrecer ninguna mirada en profundidad del mismo a través de sus personajes. Ejemplo: pareja de novios (ambos estudiantes adolescentes), chico se vuelve celoso en extremo, comienza a golpear a su novia, en cierta conversa con una amiga, ésta justifica la actitud del novio en una supuesta inseguridad de la que él no es responsable. Ocurre evento imprevisto, y nos olvidamos de la violencia, y ensalzamos las múltiples virtudes del novio en cuestión. Ok, tal vez estoy siendo muy rigurosa, pero siento que si se atrevieron a tocar tantos temas controversiales, lo mínimo era desarrollarlos bien. Y recuerden que en medio de toda esta ensalada de desgracias, tenemos una pareja conectada por el hilo rojo del destino que está separada, y nos pasamos todo el dorama ansiando alguna línea que haga referencia a esa relación, sin mucho resultado la verdad. 
En cuanto a los personajes, no me extenderé demasiado: todos quedan al debe, empezando y sobretodo por el protagonista, con cara de circunstancia tooodo el drama(peor que Yamapi en sus primeros años, y es mucho decir), la protagonista mucho más decente, al menos demuestra expresión facial y cambio en la tonalidad de voz. Pero bueno, como no todo puede ser negativo en los dramas que vemos, éste también tiene algunas cosas positivas: como siempre, la fotografía y cinematografía son impecables, nos regalan tomas bellísimas en distintos capítulos, la música no destaca mucho pero es llevadera.

El grupo de secundarios que conforman el grupo de amigos se hace bastante natural y espontaneo, y es también muy esperanzadora la arista del secreto familiar que a la protagonista le revelan en algún punto. Pero lamentablemente, llega el final y uno dice… cuál fue el sentido de todo lo que vi?.
Atsushi
Mei
Taka-chan, el tercero en discrodia
Bueno, si me preguntan si recomiendo este dorama, con el dolor de mi alma porque las producciones japonesas suelen dejarme conforme a lo menos, diría que no. No lo vea, porque será una seguidilla de tragedias sin mayor sentido ni conexión con la historia que en teoría debía ser la principal, pero que fue olvidada en el camino. Pese a ello, algo más que rescato es que al inicio y fin de cada capítulo se lee un mensaje o pensamiento bastante sensible, de muestra el siguiente: "Dios nos ató a ti y a mi juntos por nuestros dedos meñiques con un largo hilo rojo. Este lazo del destino no puede ser visto y no hay mapa para él. Así que me enamoraré de ti cuando te conozca".

DATOS FINALES:
  • Este dorama fue emitido entre diciembre de 2008 y febrero de 2009 por Fuji Tv, con un total de 11 capítulos, de un promedio de 35 minutos de duración cada uno.
  • Está basado en una novela de distribución por móvil “Akai Ito”, escrito por Mei.
  • En forma paralela a la emisión del drama en Japón, se lanzó en los cines “Threads of destiny”, película que se desarrolla en una arista paralela de la historia del dorama, con el mismo elenco y staff del mismo.  

viernes, 9 de enero de 2015

Mr. Baek, una historia de segundas oportunidades en la vida


Hola, qué tal ha comenzado esta semana? Espero que muy bien para todos, para ayudarlos en el siempre difícil lunes, les traigo la reseña del último drama que vi en emisión del 2014: Mr. Back. Sé que no mucha gente se animó a seguir este drama, bien fuera porque la historia no les atrajo mucho, o bien por la falta de un rostro principal más joven o de moda, pero como a mi me gusta ser porfiada, y ver aquello que se le augura incierto destino, me animé con este drama aunque sin grandes expectativas, y el resultado fue inesperadamente grato. Entiendo que la premisa argumental puede asustar al espectador: un anciano de 74 años que de un momento a otro regresa a su cuerpo de 34, y en el camino se enamora de una mujer joven, la que a su vez resulta ser pretendida por su propio hijo. Suena muy retorcido, no? Pero el resultado es todo lo opuesto. Debo decir que una cosa que me llamó poderosamente la atención en la espera que comenzara el drama, fueron los comentarios negativos hacia el mismo dada la premisa argumental que mencioné: muchos repitieron que resultaría demasiado repulsivo que hubiera una línea amorosa entre el anciano de 74 años – aunque fuera en cuerpo joven- y la mujer de la que se enamora. Eso me hizo pensar que los seguidores de dramas tenemos un doble estándar gigantesco: somos capaces de amar y alentar líneas románticas de dramas en los que el interés amoroso sea un marciano (Yo who came from the stars), criaturas mitológicas (Mi novia es un gumiho, Gu Family Book, Surpluss Prince), y más común aún, viajeros del tiempo (Queen In Hyun’s man, Rooftop Prince), pero no somos capaces de tolerar una línea amorosa entre 2 seres humanos… por una diferencia de edad muy grande. Gente, aceptémoslo: la mayor parte de los dramas que vemos son fantasía pura, con esa vara debemos medirlos a todos por igual, y no esperar que en ellos se repliquen conductas que en la vida real serían las razonables o socialmente aceptadas. Vemos dramas porque nos gusta imaginar un mundo de fantasía mejor que en el que vivimos, al menos así lo veo yo.


Bien, hecho mi descargo, volvamos a lo nuestro: Mr. Back fue un drama interesante, cautivante y distinto, de principio a fin. Si me preguntan a mi, cuando ví el primer capítulo, y esto se confirmó a lo largo del drama, tuve la impresión de estar viendo una adaptación de algún cuento de Charles Dickens. Ya finalizado el drama, puedo decirlo con certeza: aquí hubo una fuente de inspiración directa de Cuento de Navidad, la famosa obra de Dickens en la que el señor Ebenizer Scroodge es visitado la noche de navidad por los fantasmas de las navidades pasadas, presentes y futuras, y que le hacen darse cuenta la forma en que ha malvivido su vida, y que le han llevado a la soledad en que se encuentra. En Mr. Back no tenemos fantasmas de navidades, pero sí un temor supremo a la muerte de un hombre que se ve constantemente acosado por los que parecen ser los mensajeros de la muerte, que ha dedicado su vida a hacer dinero, y que en el ocaso de su vida se encuentra ante una segunda oportunidad para vivir de mejor forma esa vida, dándose cuenta en el camino de todo lo que ha perdido por su ambición y frialdad, en especial la forma en que ha alejado a su único hijo de su lado, y cómo quienes lo rodean, su propia familia, permanecen a su lado sólo por ambición.
Si hay una cosa en particular que debo destacar para que la gente se anime a ver este drama, es la hermosa forma en que se retrata la relación padre e hijo, en sus distintos niveles y con todas las dificultades que le son propias, para mi gusto esta línea argumental fue mucho más emotiva y poderosa que la línea amorosa principal, incluso. Y bueno, razón obligada adicional: Shin Ha Kyun. Este drama me permitió descubri a este actor maravillo… ay, mejor no me extiendo aquí sobre él, o no acabo nunca, así que sin más preámbulos, vamos por la reseña!.  


Reseña:  Choi Go Bong (Shin Ha Kyun) es un anciano de 74 años, dueño de una gran cadena hotelera, quien ha vivido su vida en función de la ambición, buscando hacer tanto dinero como fuera posible, aún a costa de sus relaciones familiares. Ha llegado a su vejez teniendo una relación quebrada con su único hijo, Choi Dae Han (Lee Joon) a quien culpa de ser un fracaso, y de constantemente importunarlo con los desastres causados por su inmadurez. Tiene además 2 hermanos, quienes no ocultan su ansiedad ante cualquier signo de debilidad de Choi Go Bong que podría significar su muerte y, consecuentemente, el poder para ellos sobre la cadena hotelera. El presidente Choi vive una vida amarga: contrariado constantemente por su hijo, decepcionado por sus hermanos, sólo confía en Jung Yi Gun (Jung Suk Won) su mano derecha y también directivo en la empresa, pero quien sin embargo esconde propósitos muy diversos a los que cree el Presidente Choi. Hong Ji Yoon (Park Ye Jin) es también asistente, y en ella el anciano señor Choi confía también ciegamente. Constantemente acechado por pesadillas en que la muerte toca su puerta, en medio del temor que esta proximidad le causa, conoce en un hogar de ancianos a Eun Ha Soo (Jang Nara) una joven que asiste como voluntaria allí a los ancianos, tomándolo a él por uno de los ancianos desamparados. Las muestras de bondad y preocupación que esta joven demuestra hacia él, conmueven profundamente a Choi Go Bong. Ambos no se vuelven a encontrar hasta poco después,  y en malos términos, en el mismo hotel del anciano. Sin embargo, una noche en que tiene lugar una lluvia de meteoritos, un accidente vehicular causado por este fenómeno hace que Choi Go Bonh y Eun Ha Soo vuelvan a cruzar sus caminos, esta vez con consecuencias muy distintas para ambos: el Presidente Choi se encuentra a sí mismo en su cuerpo de joven, cuando tenía 34 años. Sin encontrar explicación racional alguna para lo que acaba de ocurrir, y temiendo la reacción de su familia, no le queda más remedio que fingir su propia muerte, y regresar fingiendo ser un presunto hijo ilegítimo del Presidente Choi bajo el nombre de Choi Shin Hyun. Bajo esta nueva identidad, se dará cuenta que todo lo que creía seguro en su vida no era tal, que ha malgastado su vida en las cosas banales de la vida, perdiéndose momentos verdaderamente valiosos de la misma, aprenderá sobretodo a conocer mejor a su hijo, y más aún, conocerá por primera vez el amor verdadero, todo al tiempo de intentar desentrañar el misterio tras este accidente que ha cambiado su vida.

Personajes:

Shin Ha Kyun (Choi Go Bong/Choi Shin Hyun): Uno de los grandes personajes que nos dejó el 2014 dramalandia: Choi Go Bong, el anciano duro, amargo, temeroso de la vida y aún más de la muerte, de la noche a la mañana se encuentra con una nueva oportunidad en la vida, oportunidad que  utilizará para recuperar loque ha perdido, para desenmascarar a quienes lo han engañado, en que conocerá el amor hacia una mujer por primera vez en su vida, pero aún más, será esta oportunidad aquella que le permitirá descubrir realmente quién es su hijo, de qué forma ha estado alejado de él, e intentará enmendar sus errores. La verdad, el anciano Choi Go Bong como anciano tiene poca duración en el drama, una vez que se encuentra en su cuerpo joven toma la identidad de Choi Shin Hyun, y así es como lo vemos durante todo el drama prácticamente… pero el hecho que tenga un cuerpo de joven treintañero no implica que haya perdido su naturaleza anciana: él piensa, siente y actúa incluso como un anciano, causando el desconcierto en quienes lo rodean, sobre todo en Eun Ha Soo y su hijo, Dae Han.
Nuestro protagonista es el alma y motor del drama, es en base a sus emociones que logramos conectarnos con el drama, es en base a su intensidad que los demás personajes tienen vida. Y en ello, no pudo haber mejor actor para interpretarlo que Shin Ha Kyun, gracias a este drama, actualmente mi segundo actor coreano favorito. Shin Ha Kyun fue el gran descubrimiento que tuve gracias a este drama, no lo había visto en nada antes, pese a que sabía el peso que su nombre tiene sobretodo en la industria cinematográfica. Poco habitué de lo dramas. Viendo su interpretación comprendo por qué: Shin Ha Kyun pertenece a esa categoría de los llamados actorazos, esos cuyo talento excede con creces la muchas veces mediocridad imperante en la televisión. Su actuación logró trasmitirlo todo: cada emoción retratada por él, podíamos sentirla en carne propia. Su amargura, soledad, arrepentimientos, esperanza, ilusión, enamoramiento, temor… todas esas emociones debió retratar, y cada una lo hizo a la perfección. Es un camaleón: a partes iguales nos hizo transitar de la emoción más pura, a la ira más violenta, a veces incluso la hilaridad absoluta. Qué más puedo decir, frente a tamaño actor: nada, porque simplemente debe verse su actuación.


 Jang Nara (Eun Ha Soo): También apodada Milky Way, la luz, esperanza e ilusión en la nueva oportunidad de vida de Choi Shin Hyun. Ha Soo es en principio la protagonista típica de drama: humilde, esforzada, abnegada, siempre positiva, bondadosa hacia los demás… pero en ella hay una fuerza de voluntad que no es tan común en la típica Candy de nuestros dramas. Ha Soo es decidida, y pese a que puede parecer muy dócil, lo cierto es que no se deja amedrentar por quienes tratan de pasar sobre ella: esta chica sabe su lugar en el mundo, el que ella ha elegido, y como tal lo defiende. Su vida se cruza inesperadamente con la de Choi Go Bong (ahora Shin Hyun) y con la de Dae Han. De alguna forma, aprenderá a conocer a estas personas tan disímiles y extrañas para ellas, y ambos llegarán a ocupar un lugar importante en su vida. Pese a todas las dificultades que llega a enfrentar, Ha Soo rescata siempre lo bueno, sin perder su esencia ni su identidad jamás.
Creo ya haberlo comentado en otras ocasiones: estos papeles le vienen a Jang Nara como anillo al dedo: pese a que no implican un esfuerzo dramático muy grande (menor, por ejemplo, al que tuvo en Fated to love you), lo cierto es que Jang Nara siempre consigue que uno empatice con su personaje, y termine amándolo como sea, por su simpatía, espontaneidad natural, ello se trasnmite perfectamente en su personaje. Ahora, la misma Jang Nara reconoció en alguna entrevista que aceptó el papel porque le daría la posibilidad de trabajar con Shin Ha Kyun, a quien admira mucho, y porque su personaje servía de una suerte de apoyo para el de este actor. Toda la razón tiene Jang Nara: la presencia y relevancia que tiene su personaje es mucho menor (por razones obvias) a la del personaje de Shin Ha Kyun, pero incluso en muchas ocasiones del drama era manifiesto que el suyo era más un personaje de apoyoque uno protagonista propiamente tal. Esto no resulta negativo en lo absoluto, porque fue armado correctamente en función de darle mayor relevancia a otro personaje, algo poco común en los dramas: el papel de Dae Han, el hijo del Presidente Choi. Ya hablaré de él.


Lee Joon (Choi Dae Han): Dae Han, el hijo rebelde y conflictivo del Presidente Choi, ha vivido en soledad, alejado por completo de su padre, con la constante carga de vivir a su sombra y sentirse señalado como un fracaso para su padre y el resto de su entorno. Dae Han es problemático y altanero, inconsciente incluso a veces de las demás personas, pero ello no quita que sea un joven profundamente herido por la lejanía que tiene con su padre. Su madre murió siendo él muy joven, y los únicos recuerdos que tiene de ella son en sufrimiento por el carácter y el casi abandno en que los tenía su padre. Esto ha hehco que albergue hacia él un resentimiento muy grande, del que Choi Shin Hyun recién se dará cuenta en su segunda oportunidad de vivir. Pronto se hace muy cercano a Ha Soo, y siente en ella la confianza y calidez de que ha carecido en su vida. Qué ocurrirá cuando sus sentimientos sean revelados?.
La verdad es que Lee Joon es otra sorpesa que me dio este drama, pues comprobé que la buena fama que el chico tiene como idol-actor es bien merecida. Lee Joon no sólo presta su rostro (nadie me puede negar que la mayode los idols-actores se limitan a hacer eso, ser “rostros”), él se entrega completamente a su papel y apodera del mismo como lo hace un actor de experiencia. Dae Han, pese a tener las características negativas que han imperado en su vida, es un joven tremendamente vulnerable en lo emocional, frágil incluso, ha debido enfrentar la vida desde su soledad, sin el consejo de su padre. Lee Joon lo encarna a la perfección, haciéndonos emocionar cuando él mismo se quebraba como Dae Han.  Me alegra mucho que Lee Joon esté por fin dedicándose a lo que verdaderamente quiere, que es la actuación. No olvidemos que durante la transmisión del drama tuvo lugar el quiebre definitivo en su grupo idol Mblaq, con él y otro miembro retirándose de la compañía J. Tune. Estaré ansiosa esperando los próximos proyectos de Lee Joon, estoy segura que será un gran actor.
Comentario Personal: Mr. Back, ya lo dije antes, fue una agradable sorpresa para mi, en términos de que superó lo que esperaba de este drama. Y es que la trama ya es complicada, con los obvios temores del rumbo que podría tomar el desarrollo ante un elemento de fantasía tan complejo introducido como lo fue este regreso en el tiempo de Choi Go Bong. Pero desde el primer momento, Mr. Back deja claro que no es una típica comedia romántica, sino más bien una comedia sobre las segundas oportunidades y las sanaciones en la vida. Que haya o no romance en ese proceso resultó casi anecdótico en el proceso, pues estoy muy convencida que el foco principal que la historia pretendía dar era en la relación padre-hijo, mostrándonos el quiebre total que había entre ambos inicialmente, luego la confrontación de sus resentimientos, y finalmente la comprensión mutua y la sanación. Esa relación entre Choi Go Bong/Chpi Shin Hyun y Choi Dae Han fue para mí la más conmovedora del drama. Con todo el cariño que le tengo, el papel de Jang Nara como Eun Ha Soo y su relación con Choi Shin Hyun resulta totalmente obnubilada por la relación de éste y su hijo (aparente hermanastro, conforme a la mentira inventada por él). El amor paternal supera al amor romántico.

Otro aspecto muy positivo del drama fue, en buena medida, el guión, especialmente en los cuasi monólogos que tenía el Presidente Choi reflexionando sobre la vida y la muerte. Supieron poner en boca de este anciano en cuerpo de joven aquellas palabras que éste habría pronunciado, con toda la sabiduría dada por los años. Las actuaciones en conjunto de los 3 protagonistas, son quizá el punto más fuerte del drama: aún cuando parecían agotarse un poco los recursos, alguna de estos personajes tenía su momento de brillo que hacía olvidar lo demás. Por lo demás, creo que todo el tema de la lucha por la herencia en la empresa y las conspiraciones empresariales que el ex director de confianza del Presidente Choi, le dieron la cuota de ansiedad que le drama necesitaba, y se hizo bien.

Ahora, lo negativo, y en primer lugar voy al fondo del asunto: hubo una especie de crisis existencial en torno a los objetivos que Choi Go Bong tendría en esta segunda oportunidad en la vida. Creo que se gastó una parte muy grande del drama en mostrarnos la pésima relación entre los 2 hermanos putativos, sin algún avance en ella. Cuando ese avance se produce, todo funciona de maravillas, pero creo que al menos los 6 primeros capítulos estuvieron demasiado enfocados en los cómo y no en los para qué. Ahora, en el aspecto técnico, MBC dejó mucho que desear: no sé si hubo poca comunicación entren la dirección y edición del drama, pero muchas veces había una escena siguiendo a otra que no se explicaba totalmente conforme al guión anterior de los personajes. 

En fin, en términos generales, fue un drama que me gustó mucho, y vale especialmente por las notables actuaciones de los protagonistas, en particular de Shin Ha Kyun, la fotografía del drama es bellísima, y hay escenas preciosas que quedarán grabadas en mi memoria, lo mismo que gran parte del guión, especialmente los diálogos y monólogos de Choi Shin Hyun. Me encantó esa referencia constante a Cuento de Navidad de Dickens, y que buscara un tono distinto a la comedia romántica tipo. Sin embargo, dista mucho de ser perfecto por no haber logrado desarrollar el guión de manera que las dos ramas más importantes del drama tuvieran la misma relevancia, y demás está decir que el aspecto de edición fue muy poco prolijo. Pero me quedo con lo bueno, y por eso les dejo una de las muchas frases para el bronce que nos dejó el drama: "Desde que te conocí, siento que puedo caminar por un camino obscuro sin luz. Siento que puedo cruzar el océano de un solo paso. Siento que puedo volar sin alas. Desde que te conocí, siento que tengo todo lo que alguna vez he querido". Alguien más vió Mr. Back? Qué les pareció?. Cuéntenme no más, con toda confianza J.