domingo, 19 de julio de 2015

7 razones por las que amo The time I've loved you, 7000 days.

Hace semanas que quería hacer esta pequeña entrada sobre The time I love you, el segundo de los kdramas que actualmente veo en emisión (siendo el primero Mask), pero el tiempo, trabajo y cansancio lo impidieron hasta ahora. Bueno, y aparte cierto recelo que tenía a apresurarme mucho en mi apreciación positiva de este drama. Pero acabo de ver el 5° capítulo (lo sé, llevo algo de retraso… pero en Corea recién hoy emitieron el 8°, así que tan mal no estoy), y ya estoy convencida que éste es EL drama que estoy amando esta temporada. Sé que también dije algo semejante sobre Mask, pero lamentablemente el drama no se ha mantenido todo lo consistente que prometía su inicio, por lo que hoy por hoy, la historia que me hace reír, suspirar, ansiar y esperar semana a semana es la de Oh Ha Na (Ha Ji Won) y Choi Won (Lee Jin Wook), esos dos mejores amigos de 34 años, inseparables hace 17, quienes han desafiado el tiempo y las convenciones sociales con una amistad hombre-mujer que pocos imaginaban probable, a prueba de todo, incluso del amor. O tal vez no?.

Bueno, lo cierto es que nuevamente este drama ha sido una sorpresa para mi. Sé que muchos lo conocían y esperaban sabiendo que se trata de la adaptación coreana de In time with you, original taiwanesa que fue un bombazo en Taiwán el 2011, consagrando aún más la carrera de la ya consagrada Ariel Lin, y lanzando al estrellato masivo a Bolin Chen. Este drama fue un éxito en términos populares y de crítica: ganó todo en las premiaciones de ese año, desde mejores actores, a mejor guión y director. Así que cuando se anunció la versión coreana, muchos ya sabrían a lo que se enfrentaban. No era mi caso, la comencé a ver con toda la objetividad posible, y me conquistó. Entiendo que no ha sido el éxito que se esperaba, considerando la calidad de protagonistas que tiene (Ha Ji Won, una de las grandes en la actuación, y Lee Jin Wook, de más bajo perfil pero muy notable en sus actuaciones siempre): a la fecha ha tenido ratings muy bajos (7% aprox), y ha sufrido unos 3 cambios de guionista. Para mi, nada de eso tiene importancia: el drama me ha conquistado.

Porque ya es muy tarde para dar primeras impresiones, sólo les comentaré las razones por las que amo The time I love you:
1°Porque amo las historias de mejores amigos de la vida que de pronto pueden enamorarse: Y bien, me pondré sentimental, y es que pienso en la premisa argumental de este drama y no puedo evitar recordar Dawson’s creek: esa serie noventera que nos mostraba un grupo de amigos enfrentando la adolescencia y luego haciéndose adultos, y en particular la especial y única relación que había entre Dawson (ese jovencuelo picado a maduro) y Joy, su mejor amiga de la infancia. O bien la película (noventera también, of course) La boda de mi mejor amigo, donde Julianne se da cuenta demasiado tarde que el amor siempre estuvo a su lado y hace lo posible por recuperarlo… y sabemos como termina. Porque aún hoy me da rabia el fin que le dieron a esa serie (quienes la vieron saben a qué me refiero… mis dardos apuntan a ti, Joy y Percy!), y a esa película (siempre he insistido que el novio seguía enamorado de su mejor amiga, se casó con Cameron Díaz por lástima xd) con The time I love you siento que he encontrado la historia que me permitirá disfrutar esa singular unión entre amigos en la forma que siempre he querido. Ha Na y Won son perfectos el uno para el otro. Punto y final.


2°Porque amo a la protagonista: Y me refiero a que como personaje está perfectamente bien desarrollado. Ha Ji Won es una intérprete de lujo, por supuesto, pero me gusta especialmente como está escrito el personaje de nuestra Oh Ha Na: al fin es una mujer madura (está en sus 34 años), soltera y exitosa, quien no es juzgada por su soltería a tal edad (bueno, su familia sí, pero eso pasa toda la vida cuando eres mujer y tienes más de 25!). Me encanta la seguridad que tiene como mujer (sus compañeras de trabajo la pueden odiar o envidiar, ella las desprecia igual si lo merecen), que sea una profesional exitosa y líder en su rubro (Líder de equipo, nada menos). Que tenga experiencia en el amor, aunque hayan sido fracasos, que tenga una familia normal (sin traumas de infancia, creo), y más importante que todo… que tenga hobbies!!. Siempre me ha perturbado que en los dramas normalmente las protagonistas, si tienen un trabajo, cuando están fuera de él no hacen nada, se sientan mirando el vacío (como Ji Sook en Mask) o a discutir civilizadamente en un café que jamás se toman. Ha Na es una vaga cuando está en su casa: ver series y reír como loca es su pasatiempo, ir a museos o pasear en bicicleta su adoración.

3° Porque amo la ropa y la habitación de Oh Ha Na: Y es una razón distinta porque, por lo anterior amo a la persona, pero aquí amo además sus posesiones y bienes materiales: me encanta toda su ropa, al completo! Desde los zapatos (sandalias, zapatilllas, puntillas, tacones, pantuflas) hasta la más sencilla de sus carteras, pasando, obviamente, por esos vestidos y faldas maravillosas, esas blusas de encaje. Una protagonista que se viste como normalmente lo haría una antagonista muajaja. Y su habitación, han visto qué maravilla es? Sí, es muy bella la disposición y claridad de la habitación principal, pero ese pequeño espacio trasero que tiene, con todos sus zapatos, con sus recuerdos y proyectos, es un sueño.

4° Porque los flashbacks son adorables: La opción de que los propios protagonistas adultos interpretaran a sus versiones juveniles fue un gran acierto: puede parecer ridículo que interpreten papeles de 17 años, vestidos de escolares, pero permite tener una continuidad con la historia adulta… y no desvía demasiado la atención de ellos!. Porque cuántas veces nos hemos quejado que las versiones jóvenes de tal o cual personaje son insuperables por los protagonistas. Bueno, y ya tratando el contenido de estos flashbacks, me encanta que sean recuerdos tan presentes que tienen Ha Na y Won, que por un pequeño acontecimiento puedan viajar a ese pasado tan compartido y volver a disfrutar… o a sufrir. Y bueno, cada flashback me deja con más y más preguntas.

5° Porque no imagino cuál es el gran secreto de Won: Sí, así de aventurada: no puede ser sino una razón (secreta) muy importante la que ha hecho que Won jamás haya buscado el amor de Ha Na, pese a que él la ha amado desde siempre. Nadie lo ha dicho en el drama, pero estoy segura de ello en base a los flashbacks, en base a las actitudes y miradas de Won. Y ahora, que ha reaparecido el ex de Ha Na, no puedo esperar a saber cómo reaccionará Won… creo que será el impulso necesario para que reaccione y confiese a su mejor amiga que la ama. Espero y ansío ese momento.

6° Porque Choi Won es el amigo-no solo amigo-sino novio también que todas quisiéramos tener: él sí sabe entender a una mujer XD. Conoce a su amiga mejor que a nadie, sabe sus debilidades, sus secretos y manías. Y juntos son lo máximo! Sus apuestas, la forma que tienen de molestarse y bromear entre ellos, todo grita conformidad y confianza. Y aparte de todo eso, lo ama la familia al completo de Oh Ha Na. Y son vecinos. Y ama el cine (pese a que le signifique ser un director de cine frustrado). Y está guapo a rabiar!. Sólo me inquieta la presencia en su vida de So Eun, esa azafata cara de mosquita muerta a la que detesto!! En serio, no soporto sus actitudes de niña de 15 años, ese querer estar en el medio de quienes no la han llamado. Lo bueno es que Won ha sido difícil de roer… hasta ahora!. Espero que siga así, aunque viendo como están las cosas con Ha Na, no me extrañaría que se diera una oportunidad con mosquito (mi denominación oficial para ella).      

7° Porque es una historia muy real: Salvo por el hecho que estos 2 mejores amigos son gente bella, exitosa e inteligente como puede que nunca logremos serlo algunos de nosotros, lo cierto es que la historia es la vida común de 2 amigos, ninguno de los cuales es un chaebol poderoso ni tiene un ejército de secretarios pisándole la sombra. Qué más real que tener 34 años y seguir viviendo en la casa familiar? Ya me sorprendía siempre en los dramas que, por muy miserable que fuera la o el protagonista, vivieran en departamentos de lujo jejeje. Tienen horario de trabajo regular, a Dios gracias! Utilizan redes sociales, ninguno tiene superpoderes, ni doble personalidad. Gracias drama taiwanés por haber existido y por haber sido adaptado a Korea, donde la normalidad pasó a ser una excepción.  

En fin, sólo esas 7 razones son más que suficientes para estar enganchada con este drama. No es potente, no tiene una atracción magnética, pero es un drama sincero, amable me atrevería a decir, sentimental y divertido. Tiene fallos? Por supuesto, como todo drama. Porque la historia de Ha Na y Won es tan poderosa, que toda otra historia paralela parece muy random, ya sea algo relacionado con la prima de Won (fanática de Mir de Mblaq), o con el hermano de Ha Na. Mejorará esto con el cambio de guionistas? Puede que sí, puede que no. Mientras la historia principal siga tan atrayente como lo ha sido hasta ahora, me doy por satisfecha.

Sólo me inquieta una duda: el drama es de 16 o 20 capítulos? Espero 20, muero si me queda menos por disfrutar de esta historia. Alguien más está siguiendo este drama?.  Háganlo, no se arrepentirán ;).


  

sábado, 11 de julio de 2015

Mei -chan no Shitsuji: Las aventuras de una dama y su mayordomo

Sábado de lluvia aquí en Santiago de Chile, por fin! (llevamos ya avanzado el invierno y la sequía y contaminación nos tienen mal), lo que ha significado ese rico enclaustramiento obligatorio en que nos vemos sumidos, al calorcito del hogar, abrigados y… viendo dramas jeje. Bueno, en eso estaba yo hasta que recordé lo abandonado que tengo el blog, así que me puse manos a la obra para reseñarles el último dorama japonés que vi hace poquitos días, y que me dejó la sonrisa estampada en el rostro y un muy grato recuerdo. Bueno, de sobra está decir que los doramas japoneses son mi debilidad, sobretodo cuando necesito: 1)Despejar la mente, olvidar los malos ratos del día con algo livianito, ágil, gracioso y encantador… cuando quiero reír de buena gana en definitiva ; o bien 2) Cuando lo que quiero es llorar a lágrima viva y recordar lo difícil y bella que es la vida. Como mi estado anímico necesitaba un golpe de energía, me dispuse a buscar una comedia japonesa que esperaba cumpliera su cometido, y así di con Mei Chan no shitsuji, que se traduce como “El mayordomo de Mei”.  

A ver, algunas prevenciones iniciales: Primero, es el típico dorama japonés adaptación de manga shoujo, es decir, con situaciones absurdas, graciosas al punto de ser ridículas, personajes caricaturescos, pero que en su conjunto resultan encantadores!. Segundo, ya tiene algunos años (es del 2008) por lo que la calidad de imagen en que se ve no es la mejor… pero para quienes ya seguimos doramas japoneses en forma asidua, eso es un detalle!. Finalmente… que bueno, caerán rendidas y se enamorarán de uno que otro personaje masculino por ahí, pero a quién no le pasa! Jejeje. Sin más preámbulo, vamos por la reseña!.

RESEÑA: Shinonome Mei (Eikura Nana) es una joven estudiante de instituto, quien lleva una vida normal y tranquila viviendo junto a sus padres en un pequeño pueblo costero. Antes y después de clases, ella los ayuda en el negocio familiar: un pequeño restaurante de udon. Es querida y respetada por sus amigos, por su carácter alegre y por su fortaleza física y de espíritu. Sin embargo, todo cambia cuando inesperadamente y a raíz de un accidente, sus padres mueren, quedando Mei repentinamente huérfana. Pero con su carpacter, decide continuar viviendo por si misma y mantener el negocio familiar… sólo que esos planes no logran ser concretados: llega a buscarla Shibata Rihito (Mizushima Hiro), un joven apuesto y elegante, quien se identifica como el mayordomo de Mei. Ante la incredulidad de ella, le explica que su difunto padre era el único hijo de la familia Hongo, una de las más ricas de Japón, y que en su carácter de hija única sobreviviente, ella acaba de convertirse en la heredera, debiendo trasladarse a vivir al exclusivo internado para señoritas Santa Lucía de Tokyo.

Pese a su negativa inicial, Mei acaba aceptando y dejando su pueblo, cuando los peligros que conlleva el ser heredera de esa poderosa familia llegan a su pueblo. Se marcha pues, junto a Rihito dispuesta a comenzar una nueva vida en ese internado… sólo para encontrarse inmersa en un mundo que jamás imaginó existía: Santa Lucía es la academia para damas más exclusiva y tradicional de Tokyo, a la que asisten sólo hijas y herederas de grandes familias, con una mensualidad de 100 millones de yenes!, y unas instalaciones que entre parques, e infraestructura abarcan un tercio del tamaño de Tokyo. Pero lo más sorprendente de todo no es eso, sino el hecho que cada alumna tiene un mayordomo personal que está a su lado en todo momento, incluso durante las clases, y con quienes las separa una regla de oro: están prohibidas las relaciones sentimentales entre una dama y su mayordomo. Por si fuera poco, las mismas alumnas son clasificadas en categorías: rango Ombra para las recién llegadas, Luna para quienes han logrado destacarse por sus cualidades de dama, y Sole para quienes han logrado superar en cualidades a sus compañeras. El máximo rango, Lucía, está reservado sólo para aquella alumna que encarne por excelencia a la dama que busca formar la Academia.
Mei, por supuesto, aparece ante sus compañeras como toda una extraña y vulgar disruptora de las tradiciones de Santa Lucía. Más sorprendente resulta el hecho que su mayordomo sea Rihito, uno de los más destacados en su oficio. De esta forma, Mei se gana la enemistad de la escuela al completo. Así inicia el difícil camino de adaptarse a su nueva vida, aceptando todas esas costumbres que a sus ojos parecen ridículas e inverosímiles, pero a las que debe acostumbrarse para ser una digna heredera de la familia Hongo. En esta tarea, su mayordomo, Rihito, será un fiel aliado para Mei, pues estará en todo momento a su lado para alentarla, ayudarla y socorrerla cuando ella lo necesita, confiando cada vez más el uno en el otro. Sin embargo, cuando aparezca en escena Lucía-sama (Yamada Yu) junto a su mayordomo Shinobu (Mukai Osamu), la dama y ejemplo a seguir para todas las alumnas, y antigua heredera de la familia Hongo, las cosas se harán complicadas para Mei. Más aún cuando sentimientos no permitidos comienzan a surgir entre ella y Rihito, y cuando se intregre a la Academia como aprendiz de mayordomo Shibata Kento, hermano de Rihito y amigo de la antigua escuela de Mei. Así comienzan las aventuras de Mei, en que debe ganarse a sus compañeras-enemigas, al mismo tiempo que luchar contra los secretos que rodean la sucesión de la familia Hongo. Pero será Rihito quien la ayude en este camino, su fiel mayordomo.

OPINIÓN PERSONAL: Me encantó este dorama!. Así de entrada, resultó ser justo lo que buscaba: una comedia ligera, divertida, chispeante, con personajes encantadores y situaciones absurdas, en suma, que me hicieron reír a carcajada en buena parte y sonreír gran parte del tiempo restante. Mei-chan no shitsuji es un dorama atípico… o más bien la típica comedia japonesa. Como les decía al principio, para verlo no deben buscar nada serio, porque no lo hallarán. Y es que la premisa incial de por sí ya es inverosímil: un mayordomo por alumna, que realice por su dama tareas tan cotidianas como prepararles el desayuno, hasta otras más risibles como cambiar la página de sus libros o tomarlas en brazos para cruzar charcos o afleunets de agua. Hasta deben retarse a duelo entre sí en nombre de sus damas los pobres mayordomos xd. En serio, de seriedad, nada. Pero ese conjunto de elementos están tan bien desarrollados, que no provocan esa incredulidad incómoda cuando vemos un drama que pretende ser más de lo que es: Este dorama es una comedia basada en un manga, y se desarrolla como tal, y muy satisfactoriamente.

Siendo en su esencia una comedia, con el típico humor absurdo y exagerado japonés, se desarrollan muy bien de igual forma las historias paralelas de las iniciales enemigas de Mei, y que más tarde se convierten en sus amigas. Porque entre las alumnas de Santa Lucía hay de todo: desde una niña genio de 10 años, una jefa de clase que dirige y representa a las demás, una drama queen, una rompecorazones sin remedio, hasta una friki medio loca. Y los mayordomos, cada uno es un personaje también. Es muy entretenido conocer las historias de cada una de ellas, y cómo logran de una u otra forma reconciliarse con Mei y ser amigas finalmente.

Ahora, la historia de nuestros protagonistas: el dorama no por nada se llama El mayordomo de Mei. Es que Rihito se roba la película! Mei es muy simpática y fuerte, aunque a veces agota los nervios con tanta indecisión, pero es definitivamente el personaje de Rihito el que me conquistó al completo. Bueno, algo influyó que pudiera ver y disfrutar a Mizushima Hiro en mi pantalla como no lo hacía desde que actuó en Zettai Kareshi, luego de haberme enamorado como el genial Namba Sempai de Hana Kimi. Y es que el hombre se retiró de la actuación el 2010 para dedicarse a su faceta de escritor (oh sí, aparte de guapo y rico… talentoso en las letras!), regresando hace poco con una película. En fin, me desvié un poco, decía que Rihito es un placer, y es que como mayordomo del más alto rango, reúne en su persona todas las cualidades que buscamos en el hombre perfecto. Pero eso no quita que el hombre tenga sus sentimientos, y cuando los demuestra… ayayayai!.  Pese a mis palabras, no me malentiendan: el romance no es lo primordial aquí, pese a todas las miraditas que Mei y Rihito intercambian, pero llegado un punto, resulta determinante para la resolución de la historia.  

En cuanto a los villanos de turno: Lucía Sama y su mayordomo son totalmente odiables! La primera, mujer al borde del desequilibrio mental, el segundo, dispuesto a hacer todo para complacer a su dama. Lo único que me gustó de este par fue darme cuenta que Mukai Osamu (otro pedazo de cielo japonés) es quien interpreta al mayordomo malvado. Su personaje no es muy importante, pero no deja de ser agradable ver en un mismo dorama a Mukai Osamu y Mizushima Hiro, 2 de los actores más valorados hoy en día en Japón.


En definitiva, Mei chan no shitsuji es un dorama para reír, distraerse y relajarse de buena gana. Risas aseguradas, personajes totalmente queribles… humor, amor y amistad japoneses del bueno garantizado. Si les gustó Hana Kimi, dénle una mirada, no se arrepentirán... Rihito San se los agradecerá :D.

DATOS FINALES:
  • Fue transmitido entre enero y marzo de 2009, por Fuji TV.
  • Tiene 10 capítulos en total, de 45 minutos cada uno. Al completo lo pueden ver en veodoramas.net.