lunes, 18 de enero de 2016

Resumen de lecturas enero de 2016: Algo anecdótico, algo gótico, algo dramático y algo de chick lit.

Hola gente, qué tal los trata la vida a todos!. Les cuento que mis días de enero han sido bastante… calurosos. Es lo primero que se me viene a la mente, de verdad que hemos tenido un pequeño infiernillo con las altas temperaturas este verano. Y bueno, tanto concreto y cemento en Santiago no ayuda mucho que digamos. En fin, mi comentario random del clima no viene al caso en absoluto respecto del tema de la entrada de hoy, pero no sabía como comenzar la entrada jaja. Pero, ohh, wait! Sí hay alguna relación: el calor excesivo me hace huir de los aparatos electrónicos, no sé si es muy extraño, pero siento que liberan muchísimo calor, que se añade al que ya me asfixia por naturaleza, so, eso implica adiós pc y maratones de dramas o series por horas y horas. Y como no hay mal que por bien no venga, a falta de dramas, regalo del cielo son los libros!, o más bien la mayor cantidad de tiempo de que dispongo para leer.
Justamente estas semanas mi distribución del tiempo de ocio ha sido ¼ para el par de dramas que estoy viendo (Cheese in the trap y 5 ji kara 9 ji made, amor para la primera, amor infinito par la segunda!), y ¾ para lectura. Lo cual significa que partimos bien el año, así que meta lectora de este año, allá vamos!!. Bien, paso a comentarles entonces las lecturas que he terminado en lo que llevamos de 2016, por si les interesa leer algo en estos días:
“Bartleby, el escribiente”, de Herman Melville: ¿Cómo llegó a mis manos este libro? Gracias a la gentileza de un buen compañero de trabajo, que lo recibió como regalo de amigo secreto por navidad, y me lo prestó una vez que él hubo terminado. La verdad no calificaría este  libro como novela tradicional, pues por su breve extensión (unas 70 páginas) y desarrollo de los personajes e historia, más bien nos acercamos a un cuento o relato.
La historia es como sigue: Un abogado que posee una pequeña oficina legal en la Nueva York de fines del siglo XIX, contrata a un extraño escribiente, el señor Bartleby. Sin pasado, sin referencias, el nuevo empleado ocupa su puesto frente a un biombo y una ventana ciega. Centrado y metódico, trabaja sin pausa hasta que, ante las órdenes para realizar el más sencillo de los trabajos, manifiesta que “preferiría no hacerlo”. Esto lleva a que el abogado dueño de la oficina comience a interesarse por la existencia de este personaje tan peculiar, de quien desconoce pasado, relaciones y forma de vida. Bartleby se convierte, entonces, en un acertijo por resolver.
Y no hay mucho más de historia. Conforme avanzan las páginas, el desconcierto, la confusión y las dudas se van haciendo cada vez más fuertes, y todo relatado en primera persona por el abogado ilustre empleador de nuestro personaje. El relato está narrado en un tono anecdótico y a veces cómico muy ameno, la lectura se hace rápida y entretenida, y lo que más destaco es la genial caracterización de los personajes, toda en palabras del narrador personaje. No había leído nada de este autor –el mismo de Moby Dick- y me sorprendió gratamente, así que si tienen una tarde aburrida, un viaje de mediana duración en bus, o si están descansando donde se les ocurra, léanlo, porque pasarán un rato agradable.
Frase típica de nuestro protagonista.
“Mi karma y yo”, de Marian Keyes: Alguna vez les comenté que mi placer culpable literario es el género chick lit? creo que no, así que ahora lo saben :p La verdad es que yo sabía poco y nada de la existencia de ese género literario (una especie de novela romántica-existencial-superación personal sobre mujeres contemporáneas, y dirigidas a las mismas) hasta que hace unos 6 años atrás descubrí los libros en que se basó la película El diario de Bridget Jones (escritos por la británica Hlen Fielding): descubrirlos fue como abrir una caja de pandora, de ahí salió hasta lo inimaginable. Cuando leí Sushi para principiantes, descubrí que su autora, Marian Keyes, es como la reina madre del género, con una multitud de libros publicados, protagonizados siempre por mujeres reales, con conflictos y vidas tan corrientes que cualquiera puede identificarse con ellas. Destaca especialmente la saga de las hermanas Walsh, que tengo super pendiente. Así, usualmente sus protagonistas lidian con las dificultades del mundo laboral, el amor y el desamor, las adicciones, la depresión, la maternidad, la vida en general.
Y bien, de qué trata este libro? Stella Sweeney lleva una vida muy normal en Dublín con su marido y sus dos hijos adolescentes. Ella trabaja a medio tiempo como esteticista con su hermana, y el resto del tiempo es una ama de casa con una vida apacible, propia de sus cerca de 40 años. Sin embargo, un día sufre un desmayo repentino, y la diagnostican con el síndrome de gillian barré. Todo esto mientras Stella es incapaz de mover un solo musculo de su cuerpo… al tiempo que su mente no deja de trabajar. Pasarán meses en los que Stella se encontrará en ese estado, viendo como las cosas tan seguras y estables que creía tener en su vida, lentamente comienzan a desmoronarse. Pero como todo tiene un final, y también la enfermedad de Stella, al recobrarse experimentará un cambio que jamás hubiera esperado en su vida: la carrera profesional, la maternidad, la relación con su esposo, el dinero, y el descubrimiento de la pasión serán la consecuencia de este cambio. ¿Ha sido el azar, el destino o el karma? Por primera vez en la vida de Stella, la verdadera felicidad está a su alcance. Pero ¿está preparada para atraparla?.
Debo decir que este libro lo leí en pdf, donde tenía como 1000 páginas (en serio, ahora odio pdf, creo que mi miopía aumentó al doble luego de terminarlo) pero que se me fueron como agua entre los dedos! Qué libro más entretenido y dinámico. La verdad es que la autora es experta en construir personajes a los que puedes comprender fácilmente, y con quienes eres capaz de empatizar. De verdad que sentí tanta simpatía por Stella, que a cada página estaba como alentando porque las cosas mejoraran para ella, y porque fuera tras esa vida que ella creía terminada. Odié a su marido (su egoísmo y egocentrismo son de antología), me dieron ganas de golpear a sus 2 hijos, y el doctor neurólogo… ya lo sabrán. En fin, el libro es Stella y Stella es el libro: sus pensamientos, sentimientos, desvaríos, y anécdotas, todo te mantiene atrapado. Ella no es una super mujer, ni ultra millonaria, ni una genio, ni una belleza deslumbrante, ni la amiga de todo el mundo, es sólo una mujer común y corriente, y ahí está su gran atributo y por lo que me conquistó este libro. Y bueno, también porque toma todo con humor, pudiendo haberlo convertido en tragedia. La primera sorpresa que me llevé este año, léanlo y terminarán con una sonrisa de oreja a oreja.

“El lector”, por Bernard Schlink: Hace años que venia escuchando alabanzas hacia esta novela, y la verdad nunca tuve una idea muy clara de lo que trataba, por lo que siempre al elegir una lectura, lo pasaba olímpicamente por alto. Pero un primo mío desde el año pasado venía insistiéndome que lo leyera, que era excelente, que una joya, etc. No le hice caso, hasta que me prestó el libro y ni modo, lo leí. ¿Qué me pareció? Ahora les cuento. 
El lector (‘Der Vorleser’ en alemán, literalmente: ‘El lector en voz alta’) es una novela escrita por Bernhard Schlink, publicada en 1995 (y traducida a treinta y nueve idiomas) y que nos cuenta, en un primer plano, la breve relación entre el joven Michael Berg, narrador y personaje principal, y Hanna Schmitz, una mujer 20 años mayor que él, iniciada en la Alemania de post guerra. La trama está dividida en tres actos: los primeros tiempos de su relación amorosa, su reencuentro unos años después durante los juicios contra los criminales nazis, con Michael como estudiante de derecho y Hanna como acusada, y su nuevo reencuentro dos décadas más tarde.
Qué decir de este libro: una historia excelente, tal y como me la habían recomendado, no diría que es profundamente emotivo (que no lo sentí así al menos yo), pero sí tremendamente racional. A ver, lo primero que se me viene a la memoria al pensar en esta novela, es lo maravillosamente bien escrito que está: el uso de las palabras y oraciones resulta exquisito, con una sutileza notable, y unas descripciones tanto físicas como emotivas y psicológicas, que son dignas del mejor retrato. Ahora,  no es un libro que me haya conmovido, pese al tema tan sensible y complejo que toca en buena parte del libro: el holocausto judío, y los juicios a los acusados como colaboradores del régimen nazi. Creo que ello se debe, en buena parte, a que el autor optó en la narración en voz del protagonista, por intentar racionalizar al máximo posible los juicios que se realizan, deslizándose por materias como la vergüenza colectiva, la culpabilidad histórica, el totalitarismo, el colaboracionismo, la responsabilidad por acción y por omisión de una forma verdaderamente racional.
Una historia compleja, profunda, desgarradora en cierta forma por su horrenda analogía con la realidad, que creo debe ser lectura obligatoria para todos los amantes de la narrativa en general, de la  historia reciente, e incluso de la filosofía. Muy recomendado.
Fotograma de la adaptación al cine de la novela
“El mortal inmortal y otras fantasías góticas”, por Mary Shelley: Confieso que adquirí este libro sólo conociendo de nombre a su autora (la misma de la clásica Frankenstein o el moderno Prometeo), y porque el diseño gótico de su portada me encantó. Siempre he sido una fanática de la novela clásica inglesa, pero la verdad es que en cuanto a obras de mujeres, normalmente me he decantado por el realismo, el costumbrismo o el romanticismo (Jane Austen, Elizabeth Gaskell) antes que por lo gótico, género en el cual sólo he leído a las maravillosas hermanas Bronte (góticas más por defecto que por búsqueda consciente, creo yo). Bueno, me pareció interesante este libro de relatos justamente sabiendo que su autora dio vida a uno de los clásicos más grandes de la literatura universal, precursora de la ciencia ficción, y de las más destacadas autoras góticas.
Como primera lectura de ella, quedé muy conforme, y ahora les cuento por qué. El libro reúne 6 cuentos (fantasías góticas) tituladas La transformación, Historia de Pasiones, Roger Dodsworth, El mortal inmortal, El heredero de Mondolfo, Ferdinando Eboli, y El Sueño (para mi este último, la definición perfecta de lo gótico). En cada uno de estos relatos, Mary Shelley explora en los enigmas y temores más profundos para el hombre: la posesión demoníaca de las almas, el macabro juego de la inmortalidad, el destino trágico de los hombres en épocas pasadas a consecuencia de las pasiones propias, el amor, el odio, la venganza, la redención, la salvación y condena de los hombres.
Cada uno de estos relatos resultan maravillosos no sólo por lo oscuro de sus historias, sino también por la perfecta caracterización de personajes, ambientes y situaciones. Conforme avanzaba sus páginas, todo el tiempo tuve la sensación de encontrarme avanzando a tientas en medio de un banco de niebla, densa y profunda. Así sentí la narrativa de Mary Shelley. Y me sorprende y enorgullece pensar que fue una mujer, 200 años atrás, quien fue capaz de liderar una corriente literaria que trascendería tan profundamente en el tiempo. Porque todos sabemos que lo gótico tiene presencia importante hasta nuestros días, y qué mejor que honrar la memoria de esta pionera leyendo su obra. Y bueno, demás está decir que mi próxima lectura debe ser Frankenstein… necesito esa dosis de oscuridad!. El libro tiene 180 páginas (aunque en letra pequeñísima e interlineado mínimo), y la edición que conseguí es de El club Diógenes Valdemar. Si llega a sus manos algún día por la razón que sea, no duden en leerlo!.
Mary Shelley, la madre del goticismo.
Y bien, eso ha sido todo por hoy. Espero que les haya gustado este resumen de lecturas (el primero de muchos de este año, ojalá), y como saben que en la variedad está el gusto, no dejen pasar la oportunidad de leer algo anecdótico, chick lit, dramático o gótico. Comenten cuanto quieran, que aquí siempre habrá una lectora de corazón leyéndolos y conversando con ustedes!.

4 comentarios:

  1. ¡Que buena entrada amiga!
    :) Me encantó y me gusta leerte sobre libros.
    También soy una buena lectora, pero creo que desde hace dos años me cuesta mucho leer, no tengo idea por qué, de hecho todavía estoy con el de las hermanas Romanov que empecé antes de navidad! Pero bueno, despacito por las piedras.

    El género chick lit me gusta pero no me apasiona demasiado, quizás porque me he topado con libros muy ambientados en un mundo de mujeres ligadas a la moda o con problemas un poco más superficiales que se quedan en eso y no profundizan más allá.

    Amiga quiero recomendarte un libro que es muy muy lindo, aunque debo advertirte que tiene un nombre horrible xD, se llama " La probabilidad estadística del amor a primera vista", lo amé con toda mi alma :). Tiene ese toque tipo "Las ventajas de ser invisble" y además es muy romántico, de verdad es muy muy lindo y se lee en nada. Si lo quieres, te lo puedo enviar en epub <3

    Debo admitir que el género gótico no me gusta mucho, en general mis gustos lectores son bastante extremos, me gusta el romance y mucho más los textos históricos, esos son mi débilidad jajaja.

    Un besote querida amiga!!!

    ¡Sigue escribiendo que me encanta leerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por comentar amiga!!
      que rico que te guste leerme sobre libros, porque a mi me encanta escribir sobre ellos también! jeje.
      Ohhh yo quiero leer ese de las Romanov! como ya lo hemos comentado, ese período de la historia rusa resulta apasionante. Lo terminaste a esta fecha? si no, vas a tener unos días ricos de lectura en el sur :D
      a mi el chick lit me entretiene! no lo leo en forma muy crítica, porque es verdad lo que dices: muchas veces las protagonistas son muy falsas o superficiales, pero para cuando no quiero hacer funcionar mucho el cerebro están bien, y me alegran el rato.
      Mándame el libro pleaseee!! aunque tengo pendiente también La ventajas de ser invisible (y varios más), me encanta como suena segun tu descripción.
      Me agradan tus gustos! aunque más que romance, soy de obras realistas, novelas clásicas, e históricas... de hecho ahí tengo pendiente un par sobre Los Borgia, y otro sobre Juana de Castilla (la loca) :D
      Besote amiga, y buenas vibras lectoras para tu viaje <3

      Eliminar
  2. Tuviste un buen mes de lecturas!

    puntoya-parte.blogspot.com.co

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii fue un mes muy fructífero en lecturas! espero poder seguir asi el resto del año ;)
      Gracias por comentar!!

      Eliminar