jueves, 22 de enero de 2015

Akai Ito: o las tragedias de la adolescencia.

Después de algún tiempo, nuevamente me hago presente por estos lares!. La verdad, como ya les había comentado antes, tenía la firme intención de aprovechar este enero para escribir varias entradas interesantes que tenía en mente, puesto que enero, mes en teoría más relajado considerando que comienzan para muchos las tan ansiadas vacaciones de verano, el sol brilla (y quema) y la gente deja de lado esa amargura y odiosidad que los corroe durante el resto del año… pero, oh! Cruel realidad!! Enero ha sido un mes endemoniado! He tenido más trabajo que ninguna otra época del año, considerando que la mitad de mis compañeros de trabajo están de vacaciones y debo suplirlos en sus múltiples funciones además de las mías propias, y considerando que no tendré vacaciones, lo único que ansío es que llegue pronto marzo y todo siga su curso normal y cotidiano. Así que podrán imaginarse que mi tan planificada agenda doramera se ha ido al tacho de la basura: quiero ver Shine or go crazy, Hyde, Jekyll and I, pero no he podido comenzarlos, con Kill me heal me no ha podido ver más que los 2 primeros capítulos (y me encantaron!), y por más que quiero maratonearme Healer, no he podido ver más allá del 5. Sólo Itazura na kiss está mas o menos al día (sólo me falta ver el capítulo 8 de esta semana). En fin, pese a todo, logré en el curso de varias semanas ver un dorama japonés que tenía en la mira hace mucho tiempo, y de ello vengo a hablarles ahora.


Akai Ito es uno de esos doramas que, para todos los que navegamos en busca de las historias japonesas, aparecen como indispensables en toda lista que se precie de tal. La verdad a mi me llamó la atención por su argumento central: una historia entrelazada por el famoso hilo rojo del destino, esa leyenda china que ha arraigado tan profundamente en Japón que son incontables los dramas en que se hace referencia al mismo o toma de punto de partida para el encuentro inevitable de almas destinadas a estar juntas: pienso por ejemplo en Smile o Last Friends, incluso en Corea, con Soulmate o la misma Gentleman’s dignity (con una referencia muy gráfica, por cierto, si recuerdan cierta escena XD). Solo en términos generales y para ponerlos en contexto, esta leyenda cuenta que cuando nacemos estamos predestinados a conocernos y enamorarnos de otra persona, con la que estamos atadas mediante un hilo rojo entre nuestros dedos meñiques. Este hilo invisible conecta a quienes están destinados a amarse sin importar tiempo, lugar o circunstancias. El hilo se puede estirar o contraer, pero jamás romper. Algo interesante es que esta creencia supone que este lazo invisible puede atar a dos personas en cualquier tipo de relación humana, no sólo amorosa, también puede ser de amistad e incluso filial entre padres e hijos.

Bien, como pueden apreciar, la leyenda es preciosa, así que yo me dispuse feliz a ver este dorama pensando que vería una oda a la misma… pero la realidad fue muy distinta. Por qué se preguntarán ustedes?, porque a la gente que hizo este drama (guionistas sobretodo) al parecer se les olvidó casi en el tercer capítulo que el nombre del dorama era “Akai Ito”, literalmente ”El hilo rojo del destino”, y comenzaron a desarrollar esa manía tan endémicamente japonesa de arrojar tragedia tras tragedia sobre la historia central. Quién dijo tragedia griega, aquí lo que hay es tragedia japonesa pura y dura!. Siento desviarme nuevamente del dorama, pero esta obsesión por la tragedia me lleva a recordar que hubo una época en particular que las producciones de doramas y live actions japoneses se obsesionaron con la tragedia: creo que en el período entre 2006 y 2010 fue cuando más se produjeron historias de este tipo, tragedias para todos los gustos, que causaron llantos histéricos colectivos en Japón, es decir, fueron la sensación… pero no sigo porque me extendería demasiado. Prometo dejarlo para otra entrada, sólo como adelanto les puedo decir que de esta época son tragedias tan sonadas como Koizora (la madre de todas las tragedias japonesas, sí señor); Boku wa Imouto ni Koi wo Suru (literalmente “Estoy enamorado de mi hermana”… tal cual!); Sekai no chuushin de, ai wo sakebu (“Un grito de amor desde el centro del mundo”, basado en el libro del mismo nombre); Innocent Love; I give my first love to you, y un largo etcétera. 

Akai Ito, no fue la excepción a esta tendencia por la tragedia, con una trama que engañosamente nos hace creer que seguiremos los sinsabores por unir a esas dos almas atadas, pero que en el fondo es un collage de conflictos de la adolescencia japonesa actual: drogadicción, tendencias suicidas, abandono familiar, embarazo adolescente, son sólo algunas de los temas que trata (de buena o mala forma, esa es otra cosa. Los invito a leer por qué.

RESEÑA: Mei Takemiya (Nao Minamizawa) y Atsushi Nishino (Junpei Mizzobata) se conocen casualmente, por un pequeño accidente, cuando ambos son niños de unos 8 años. Sólo este primer encuentro les permite descubrir que comparten algo en común: ambos celebran sus cumpleaños sólo una vez cada cuatro años, pues nacieron un 29 de febrero, año bisiesto. Años más tarde, siendo ambos adolescentes, nuevamente se reencuentran, esta vez en su nueva escuela. Sin embargo, el tiempo ha hecho su trabajo, y ninguno de ellos recuerda al otro, pese a lo cual nuevamente comienzan a conocerse y a desarrollar sentimientos el uno por el otro, y a ser conscientes en algún momento que ambos son almas gemelas. Sin embargo, un pasado familiar común sale a la luz, e impide que continúen su amor. La separación inevitable se produce motivada por esta y otras circunstancias, y lo que viene a continuación es un viaje de cada una de estas almas en busca de su propio camino, separada de su otra mitad, y enfrentando los dilemas frente a los que la vida los va encarando. Una vida que parece estar plagada sólo de grises.

OPINIÓN PERSONAL: Bien, habrán notado que la reseña del drama fue bastante genérica, y es que diseccionar un poco más en detalle el mismo equivaldría a spoilearles la mitad de la historia, y por supuesto no es la idea. A ver, comencé a ver este drama esperando encontrarme con algo emotivo o emocional, sensible… del tipo que se les dan tan bien en Japón, algo así como Rittoru n namida, o Boku ni ita jikaan, o Smile, pero a cambio me encontré con un drama-tragedia, que pasados los primeros 3 capítulos hablándonos del hilo rojo del destinok se olvida de todo y pasa a tratar lo que podría llamarse Manual de sobrevivencia entre adolescentes conflictivos. Porque, en serio, los 8 capítulos restantes, es poco decir que en cada uno de ellos ocurre alguno de los siguientes eventos: intento de suicidio, violencia en la pareja, embarazo adolescente, drogadicción, accidente vehicular, muerte, pérdida de memoria, secreto de nacimiento… y no sigo porque no me acuerdo qué más, y porque a Dios gracias el dorama no tuvo más capítulos para ensañarse con más gente.

A ver, encuentro muy loable que un dorama trate de mostrar un poco cierta realidad de la juventud en sus años más complejos y desprotegidos, pero siento que fue demasiado mezclar todos esos temas e irlos arrojando durante el transcurso de la historia. Se llega a situaciones que son derechamente absurdas, o cuando menos ilógicas, y en el peor de los casos irracionales, por esa manía de mostrar tal o cual conflicto, pero sólo exponiéndolo, sin ofrecer ninguna mirada en profundidad del mismo a través de sus personajes. Ejemplo: pareja de novios (ambos estudiantes adolescentes), chico se vuelve celoso en extremo, comienza a golpear a su novia, en cierta conversa con una amiga, ésta justifica la actitud del novio en una supuesta inseguridad de la que él no es responsable. Ocurre evento imprevisto, y nos olvidamos de la violencia, y ensalzamos las múltiples virtudes del novio en cuestión. Ok, tal vez estoy siendo muy rigurosa, pero siento que si se atrevieron a tocar tantos temas controversiales, lo mínimo era desarrollarlos bien. Y recuerden que en medio de toda esta ensalada de desgracias, tenemos una pareja conectada por el hilo rojo del destino que está separada, y nos pasamos todo el dorama ansiando alguna línea que haga referencia a esa relación, sin mucho resultado la verdad. 
En cuanto a los personajes, no me extenderé demasiado: todos quedan al debe, empezando y sobretodo por el protagonista, con cara de circunstancia tooodo el drama(peor que Yamapi en sus primeros años, y es mucho decir), la protagonista mucho más decente, al menos demuestra expresión facial y cambio en la tonalidad de voz. Pero bueno, como no todo puede ser negativo en los dramas que vemos, éste también tiene algunas cosas positivas: como siempre, la fotografía y cinematografía son impecables, nos regalan tomas bellísimas en distintos capítulos, la música no destaca mucho pero es llevadera.

El grupo de secundarios que conforman el grupo de amigos se hace bastante natural y espontaneo, y es también muy esperanzadora la arista del secreto familiar que a la protagonista le revelan en algún punto. Pero lamentablemente, llega el final y uno dice… cuál fue el sentido de todo lo que vi?.
Atsushi
Mei
Taka-chan, el tercero en discrodia
Bueno, si me preguntan si recomiendo este dorama, con el dolor de mi alma porque las producciones japonesas suelen dejarme conforme a lo menos, diría que no. No lo vea, porque será una seguidilla de tragedias sin mayor sentido ni conexión con la historia que en teoría debía ser la principal, pero que fue olvidada en el camino. Pese a ello, algo más que rescato es que al inicio y fin de cada capítulo se lee un mensaje o pensamiento bastante sensible, de muestra el siguiente: "Dios nos ató a ti y a mi juntos por nuestros dedos meñiques con un largo hilo rojo. Este lazo del destino no puede ser visto y no hay mapa para él. Así que me enamoraré de ti cuando te conozca".

DATOS FINALES:
  • Este dorama fue emitido entre diciembre de 2008 y febrero de 2009 por Fuji Tv, con un total de 11 capítulos, de un promedio de 35 minutos de duración cada uno.
  • Está basado en una novela de distribución por móvil “Akai Ito”, escrito por Mei.
  • En forma paralela a la emisión del drama en Japón, se lanzó en los cines “Threads of destiny”, película que se desarrolla en una arista paralela de la historia del dorama, con el mismo elenco y staff del mismo.  

6 comentarios:

  1. Gaeli, como siempre tan entretenidos tus comentarios.
    Mas una risa me sacò
    ! gracias !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jejejej me alegra que mi anti reseña (porque recomendación no la puedo llamar) haya servido al menos para divertir, Ceci XD

      Eliminar
  2. Gaeli, tus reseñas siempre tan completas y elaboradas !

    Me das una tranquilidad: la de NO agregar uno más a "la lista por ver", eso es MUY importante, graciaaaaaaaas !!
    Despuès de todo, la especialista en J-Dramas sos vos, así que si vos decís que no, te hago caso , igual que cuando decís que sí, claro. (de hecho , por supuesto que aún tengo algunas pendientes de todas tus recomendaciones).

    Besos , nos leemos !! ♥


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el honor inmerecido, Lau! mira que para eso de especialista en J-Dramas me falta muuuucho aún! me gustan, los disfruto y recomiendo cuando lo merecen, pero aún me siento culpable por lo poco que he visto XD
      Peeero, me siento aliviada en haber visto un jdrama tan pobre como este: es que eso me da la tranquilidad de no parecer tan fanatizada con los jdramas solo por ser japoneses... creo que en Akai Ito encontré lo que me faltaba de Japón, el dorama más mediocre que he visto jajaja Así que si la reseña sirvió para disuadir a otras personas a perder su tiempo, feliz de mi parte! :D
      Besotes, nos estamos leyendo!! :D

      Eliminar
  3. Gaeli!!! Ahora si he leído con más tiempo tu reseña ^^
    Gracias por siempre darnos entradas tan completas y elaboradas como dice Lau! :D

    Mientras leí tu reseña sentí tu frustración y también me causó gracia, porque a veces pasa, en realidad muy seguido, con las series o películas asiáticas, que es como si fuese una competencia de "quien tiene la vida más jodida" o "quien puede hacer un drama/película más trágico" ajjajaja... Me recuerda a la película "The Lost Years" una china en donde a la protagonista le pasa de todo y al final no sabes si reír o llorar (yo lloré, lo admito xD) y es que tanta cosa junta es demasiado. A veces es más bonito enfocarte en un sólo tema y sacar algo de ahí, como en el drama Thank You, en donde a pesar de todos los problemas que habían, la dirección fue completamente hacia la enfermedad de la niña y la influencia de esto en quienes la rodeaban, o por lo menos fue el eje central y no perdió su rumbo, se vio algo profundo, elegante si es que puede llamarse, bien construído y creíble.

    Sin ir más lejos, los 80´s que se qué te gustan, también tuvo sus momentos de "¿qué más le puede pasar a esta familia?" xD En serio, es que a los Herrera les pasaba de todo... pero de todo!! jajajaa...

    Lo que me llamó la atención es: ¿Peor que Yamapi? ¿peor?!! Es que ahí me dejas con muchas menos ganas de ver el drama xD. Y que me disculpen las Yamapiadictas, pero es que... Suspiro....

    Un abrazote querida Geli!!!

    Que tengas un lindo martes, una linda semana, un lindo mes y un lindo año ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Su!! gracias por pasarte por aquí linda :)
      Como bien dices, lo que sentín al ver este drama (y consecuentemente escribir la reseña) fue frutración por los excesos que se toma en el desarrollo de la historia. Y claro, es justamente una fijación casi generalizada entre las producciones asiáticas (japonesas, coreanas y taiwanesas sobretodo) el poner a los personajes en infinidad de situaciones límites, que ya llega un momento en que pasan a ser ridícula por lo poco creíble de tantas desgracias concentradas en un solo ser humano. Y Akai Ito es mi ejemplo de drama con el que simplemente repi en situaciones que supuestamente debía llorar XD
      Sabes que al hablar un poco del uso de la tragedia en los dramas, justamente pensaba como opuesto perfecto los dramas que tienen un carácter más humano y realista en el trato de alguna situación que objetivamente sería trágica: si es bien escrita y dirigida, se logran maravillas! tu mencionas Thank you, totalmente de acuerdo, además agregaría Rittoru no namida, Boku no ita jikan, o Smile de Japón, que logran ser historias cercanas por su realismo.
      Y claro, Los 80's deben ser nuestro equivalente a tragedia japonesa... de ahí que tanta razón le encuentre al ya célebre "más quemado que Juan Herrera" jajajaja
      Y aunque usted no lo crea! hay actores en Japón peores que Yamapi XD aunque podría decir en defensa de este actor que su personaje era pésimo, una nada en actitud, pero como que no daba para protagonista. De hecho, a él lo he visto en 2 doramas más (Hana Kimi y Buzzer Beat, justamente junto a Yamapi) en ambos como secundario, y se hizo simpático y hasta querible, justamente porque no tenía el peso mayor de la historia.
      Abrazo devuelta paraa ti también linda!!! y ánimo con este calor infernal que nos está azotando a los pobres esclavos que seguiremos en febrero en Stgo, mientras el resto... guatita al sol! bubububuuuu
      Linda semana a ti también, besoote!! <3

      Eliminar