martes, 29 de marzo de 2016

One more happy ending: Un drama sobre cómo ser una damisela en apuros.

Hola a todos, cómo están? Yo totalmente inmersa en mis vacaciones tan esperadas, así que aprovecho el descanso para retomar la actividad bloguera que he tenido algo abandonada, con la reseña del último drama que terminé de ver en emisión. Sé que terminó hace algunas semanas ya, pero yo recién logré ponerme al día hace una semana, y la reseña viene recién hoy así que, un poco retrasada, lo sé jaja. Bien, One More Happy Ending es el drama del que les hablaré hoy, una rom-com que no fue todo lo que esperaba en un inicio, pero que pese a ello logró mantener vivo mi interés hasta el final, ya fuera debido a la actuación de ciertos actores, a alguna historia paralela, o algunos personajes que se me hicieron especialmente queribles.

La verdad es que este drama se puso en mi radar cuando supe que lo protagonizaría Jang Nara, quien como creo ya haberlo comentado antes, pese a no ser una gran actriz, logra siempre de alguna u otra forma elegir dramas y personajes que resultan entrañables o con los que uno puede empatizar fácilmente. Del actor protagonista, Jung Kyung Ho, no había visto nada hasta ahora, pese a saber que está muy bien valorado como actor, gracias a la buena elección de dramas que ha hecho los últimos años, con Heartless City y Falling for Innocence como los ejemplos más claros. Por lo demás, la historia centrada en un grupo de 4 amigas en los mediados de sus 30 años, todas ex integrantes de un antiguo idol girl group, viviendo una nueva oportunidad en el amor o descubriéndolo por vez primera, me hizo anticipar y esperar grados de comicidad lo suficiente para esperar el drama con gran interés. En fin, sin más preámbulo, vamos con la reseña!.




Reseña: Han Mi-Mo (Jang Na-Ra), Baek Da-Jung (You Da-In), Go Dong-Mi (Yoo In-Na) y Hong Ae-Ran (Seo In-Young) son 4 amigas, de entre 32 y 34 años de edad, quienes una vez fueron miembros del popular idol group “Angels”. Han Mi-Mo trabaja como directora de una agencia dedicada a consultoría matrimonial para quienes ya han tenido matrimonio previo, algo paradójico pues la propia Mi Mo sufrió un doloroso divorcio 5 años atrás. En su empresa, trabaja junto a su amiga Baek Da-Jung, quien a su vez se encuentra atravesando una profunda crisis matrimonial con su esposo, quien desea el divorcio de ella, pese al pequeño hijo en común que tienen. Go Dong-Mi, quien durante sus años de idol fuera la miembro menos popular de Angels, es ahora profesora de escuela elemental, y su vida amorosa se traduce a su soledad y su desesperación ante el paso del tiempo sin conocer al amor de su vida. Hong Ae-Ran, por su parte, quien fuera el ícono sexy del grupo, continúa tratando de sacra provecho de su pasado idol, y dirige su propia empresa de venta por internet, al tiempo que batalla con las dudas que tiene ante su inminente matrimonio.
Por su parte, Song Soo-Hyuk (Jung Kyoung-Ho) es un reportero de espectáculos que trabaja para una revista, además de ser padre soltero de un chico de 13 años, cuya madre falleció al nacer él. Su mejor amigo, Goo Hae-Joon (Kwon Yool), es un exitoso y joven neurólogo, quien ya estuvo casado una vez. Producto de su trabajo, Soo Hyuk conoce a Mi Mo, y pese a la pésima imagen que en un inicio tienen el uno del otro, él no puede evitar interesarse por ella. Pero las cosas se complican dramáticamente cuando Mi Mo conozca a Hae Joon y se enamore a primera vista de él, iniciando una relación que pondrá a prueba la amistad de los amigos y la profundidad de los sentimientos de los involucrados en este triángulo amoroso.
Opinión Personal: Si tuviera que calificar este drama en una escala que va desde infumable a malo, regular, bueno, muy bueno y excelente, se quedaría sólo con un bueno, es decir, estaría en el centro mismo de la escala. Mis razones: si bien es un drama que me entretuvo gracias a la amplia gama de personajes e historias paralelas, no lo consiguió por la que debió ser la principal razón, que es la historia principal. Y es que creo debe ser la segunda vez que me ocurre desde que veo dramas que un personaje protagónico se me hiciera tan desagradable que a punto estuve de abandonar el drama por su causa (la anterior vez me ocurrió con It’s ok it’s love y el personaje de Gong Hyo Jin). Y es que ni toda la barra que le tengo a Jang Na Ra fue suficiente para lograr simpatía por el personaje de Han Mi Mo, la protagonista adulta de 34 años, divorciada una vez, con una vida profesional exitosa y una amplia experiencia amorosa, pero quien durante buena parte del drama se comportó como una mujer caprichosa, inmadura y tremendamente inconsciente de 15 años de edad.
En serio, si la idea del drama era demostrar que las segundas oportunidades en esto del amor pueden ser igual de románticas y ensoñadas que el primer amor, debieron haber construido un personaje protagónico que estuviera a la altura, y no que declamara a los 4 vientos su madurez para acto seguido comportarse como una niñata. Así me sentí gran parte del drama en relación a Han Mi Mo, una mujer que pese a todas sus características y cualidades personales, insiste en su necesidad casi patológica de volver a enamorarse y casarse para sentirse una mujer completa. Me niego a tolerar tal protagonista a estas alturas de la vida, aún cuando sea un drama romántico: una damisela en apuros, en constante necesidad de un hombre que acuda en su rescate ya no es algo con lo que uno pueda fácilmente empatizar. Se preguntarán por qué seguí viendo el drama, pese a esta visión, y es que el personaje de Han Mi Mo, pese a su horrible construcción en su arista romántica, resultó querible en otros aspectos: la amiga, la empresaria, fueron completamente distintos de la mujer en busca del amor. Y bueno, si me esfuerzo aún más en comprender el personaje, diría en su favor que esa misma independencia y libertad que Han Mi Mo tiene como mujer, la llevan a elegir ese camino, el de estar en una relación o encontrar el amor como su elección de vida.
Ahora, otra gran razón para continuar con el drama fue el protagonista masculino: Soo Hyuk, al contrario que Mi Mo, fue querible de comienzo a fin. El padre soltero, dedicado totalmente a su hijo, quien no pensó en el amor hasta que conoce a la mujer que despierta en él esos sentimientos casi olvidados, haciéndolo plantearse realistamente la renuncia a ese amor o a la amistad con su amigo Hae Joon, siempre claro en sus sentimientos. Aunque, todo hay que decirlo, la lealtad a su amigo no fue tan fuerte para hacerlo desviar sus esfuerzos hacia la mujer que los dividió. Y la relación que entre él y Mi Mo se establece hacia la segunda mitad del drama resultó ridículamente tierna (del tipo lovey dovey)… salvo por el detalle que en el camino se dejó un herido de gravedad, que jamás mereció serlo: Hae Joon, el doctor correcto y directo, quien terminó siendo ridiculizado por la forma en que Mi Mo acabó con su relación. En fin, creo que esa línea romántica del drama debió ser mucho mejor y más cuidadosamente desarrollada, porque justamente el comportamiento de Mi Mo en este triángulo amoroso fue lo que hizo a su personaje tan irracional e insensible en ocasiones, y consecuentemente, poco querible.
Bien, pero así como tuve reacciones mixtas en relación a la historia central del drama, hubo otras paralelas que simplemente me encantaron, en especial la de Da Jung y su esposo. De verdad que en cada capítulo no podía dejar de pensar qué gran drama habría sido uno centrado en esos dos, una pareja que sí demostró una evolución o un ciclo de vida del amor con todos sus matices: desde el enamoramiento profundo y sin razones, a la idealización de las primeras etapas del matrimonio, los conflictos devastadores ante la imposibilidad de tener hijos, el desgaste para la relación producto del transcurso de los años, y el impacto que una enfermedad tan tremenda como el cáncer puede tener en una pareja. Amé a esta pareja, y fueron algunas de sus escenas las únicas que me llevaron cerca de la emoción. Ahora, la comedia estuvo totalmente a cargo de las otras 2 angels: Dong Mi y Ae Ran, cual de las dos más disparatadas en cuanto al amor se refiere.
Debo aclarar, finalmente, que el verdadero protagonista del drama no fue ni Mi Mo ni ninguna de sus amigas: fueron los zapatos, peinados y distintos outfits que la primera lució a lo largo del drama. Los amé todos y cada uno, especialmente los tacones y abrigos. Una protagonista vestida como villana, como pocas veces vemos en los dramas jeje. Sólo por esto me simpatizó un poco más Han Mi Mo, jeje. Por eso, y por la genial y maravillosa amistad que esas 4 mujeres mantuvieron y se demostraron. 

Bien, no tengo más que decir en relación a este drama. En realidad, sí tengo mucho más que decir, pero no quiero que la entrada quede tan larga. Un drama que cumple medianamente con la imagen que uno se forma de él en base a los primeros capítulos, pero que resulta completamente un drama más, ni más profundo que otros del género, ni menos entretenido. Simplemente un drama para pasar el rato, entretenido y ligero. Lo recomiendo? Sí, pero con todas las reservas que dije antes. Alguien más lo vió? O lo planea ver?. Espero sus comentarios!.   

2 comentarios:

  1. Hola Gaeli! Tanto tiempo! Vi el drama por las mismas razones que tu, Jang Nara. Coincido que el drama es de bueno tirando a regular. El personaje de Han Mi-Mo comienza siendo seguro y en el trascurso de los capítulos esa seguridad se transforma en orgullo y pedantería a niveles de la repelencia. Si, odie el personaje. Vale decir que desde Fated to Love You, Jang Nara mejoro mucho su registro actoral, pero acá peca de soberbia. Con respecto a la trama tiene algunos fallos con la construcción de los personajes. El personaje de Song Soo Hyuk (Jung Kyung Ho) su error reside en ser tan funcional a Han Mi-Mo, restandole personalidad a él. Por su parte Goo Hae Joon (Kwon Yul) queda desdibujado en la trama y se nota forzada su relación con la protagonista. Coincido que la historia paralela entre Baek Da Jung (Yoo Da In) y Kim Gun Hak (Kim Tae Hoon) esta mucho mejor construida que la de la pareja central. Es más, me atrevo a decir que si la pareja no fue mas cercana es un error del director y guionista y no de los actores. En conclusión, es un drama regular que logra enganchar los 3 primeros capítulos. La personalidad de la protagonista, el giro forzado para incluir al tercero en discordia y algunos aspectos de la trama hacen que para mi gusto sea un drama olvidable. Solo recomendable para quienes sigan la carrera de los protagonistas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, sí que gusto tenerte por aquí otra vez! :)
      Has dado en el clavo con todo lo que has dicho, de hecho tus palabras complementan todo lo que me faltó o no se me ocurrió decir jejeje. El drama partió bien hasta el capítulo 3, luego ese enamoramiento a la velocidad de la luz que tuvo Han Mi Mo por el doctor fue totalmente caprichoso e inmaduro, y sí, en esa relación ella peca absolutamente de soberbia y pedante. Terminé sintiéndo casi lástima del doctor, porque fue como un capricho que tuvo por él y luego lo dejó sufriendo. Como bien dices, el personaje de Soo Hyuk debió ser mejor desarrollado, lo más profundo que vimos de él fue a través de los flashbacks de cuando era joven, pero claro, como adulto parecía que todo lo que hacía era vivir por Mi Mo.
      La pareja de Da Jung y Gun Hak fue lo mejor! me emocioné muchas veces en la etapa que estaban de reencontrarse, con él acompañándola en la distancia y ella sufriendo en soledad.
      El drama era interesante al principio por la madurez que se supone tendría, pero los personajes y el carácter que les dió el guionista o director, no lo sé, lo fueron desinflando.
      Cariños, y gracias por comentar!! :D

      Eliminar