Ir al contenido principal

El año de Saeko, o el retrato de la soledad.

Hoy traigo otra reseña de un libro que leí hace ya un tiempo, y que no puedo dejar pasar. Me explico: El año de Saeko no es un clásico ni forma parte de la lista de imprescindibles de la literatura nipona; tampoco goza de gran popularidad; y pese a que su autor ostenta el asombroso récord de ser el autor de la novela (Un grito de amor desde el centro del mundo) más vendida de todos los tiempos en Japón, este libro no gozó de la misma masividad. Que yo sepa, el libro tampoco ha sido adaptado al cine o la televisión (una forma usual de que un libro poco conocido se vuelva masivo). Pese a todas estas "reservas", me decidi a leerlo sólo porque quería leer algo nipón contemporáneo, y llegué a El año de Saeko, y me encontré con una de las "sorpresas" de lo leído este año. Lean y sabrán por qué. 

Sobre el autor y la obra: Kyoichi Katayama es el autor de este libro, y quien sirve de perfecto caso de estudio para decir que no toda la literatura en Japón es Haruki Murakami. Katayama nació el 5 de enero de 1959 en Ehime, Japón. Habiendo estudiado en la Universidad de Kyushu, inició su trayectoria literaria en 1986 con Kehai, obra por la que fue galardonado. Su obra más conocida es Un grito de amor desde el centro del mundo, del año 2008, traducida en diversos idiomas. 


El año de Saeko, publicada originalmente el 2011, es una novela que tiene como eje central la soledad, el individualismo, el amor y los temores más profundos frente a la vida. El libro nos presenta a Shuníchi, un típico asalariado japonés de edad media, que trabaja como programador informático en una gran compañía, y su mujer de nombre Saeko, quien permanece al cuidado de su casa, y además obtiene ingresos adicionales mediante el mantenimiento de 3 máquinas expendedoras ubicadas fuera de su hogar. Ellos se conocieron hace 5 años, cuando eran vecinos de departamento, y cada uno sumido en su propia soledad, lograron entablar un vínculo que los llevó a casarse. Su vida es apacible, se llevan demasiado bien, en opinión de sus familias, nunca pelean. Sus vidas están llenas de pequeños ritos y rutinas que comparten en exclusiva, siendo personas de pocos amigos: a Shunichi le gusta fotografiar gatos, Saeko cada mañana prepara el almuerzo que su marido lleva al trabajo, esmerándose mucho en su decoración. Cenan juntos, ven la televisión en silencio, los días de buen clima visitan el templo cercano a su casa, o dan un paseo cerca. Tienen su propio mundo. 

Sin embargo, tras esta aparente (y excesiva) calma, se esconden profundos sentimientos e inquietudes en nuestros protagonistas, básicamente con respecto a sí mismos, a su pareja, con respecto a la vida misma. Sentimientos e inquietudes que comienzan a hacer mella en ellos mismos, iniciando un camino de angustia y desesperación, que llegamos a "comprender" un poco cuando hacia la mitad del libro nos enteramos de un secreto que explica en cierta forma la transformación que ambos sufren, en especial Saeko. 

¿Por qué se llama El año de Saeko? porque el relato, a la par que sigue el diario vivir de los protagonistas, se sirve como telón de fondo del paso de las estaciones como ciclo de la vida. Hay un profundo simbolismo asociado a las estaciones del año y los momentos críticos de nuestros protagonistas. 

Crítica personal: Excelente. Creo que es de las mejores novelas contemporáneas que he tenido la oportunidad de leer. En otra entrada (a propóssito de El Gran Gatsby) comentaba el rechazo que me produce cierta literatura contemporánea norteamericana, por ser un poco carente de emoción, y por su afán por retratar la decadencia. Con El año de Saeko, (pese a ser también una novela contemporánea) nada de ello ocurrió. Es cierto, estamos ante una novela que tiene como premisa esencial la soledad y el individualismo del ser humano, aún cuando se supone que está en compañía de un otro, lo cual puede darnos una idea (errada) de que nos dirigimos hacia un relato oscuro y depresivo. Lo cual es cierto, pero sólo en una parte, y me atrevo a decir intencionadamente, para hacerlo coincidir justamente con la estación del año más oscura: el invierno.

Creo que el libro, pese al carácter intimista que tiene al centrarse prácticamente en 2 personajes, refleja muy bien las contradicciones del hombre que vive en la sociedad actual, y más aún en Japón: el anclaje al pasado, la espiritualidad, las tradiciones y la rutina (reflejados en la relación con la familia, en los ritos budistas, las celebraciones, y el matrimonio), se contraponen perfectamente con las feroces transformaciones de la modernidad: la jornada laboral absorbente del trabajo de Shunichi, el funcionamiento ininterrumpido de las máquinas expendedoras, la fecundación in vitro (dato relevante), la comunicación con el otro en la sociedad y la familia. 

En fin, es un libro perfectamente bien escrito, e hilado, los personajes principales muy bien aarmados, aunque sus acciones, aunque más que ello sus pensamientos te hacen reclamarle a las páginas constantemente. Un libro que habla esencialmente de la vida, la muerte, el amor, la soledad, la locura, el egoísmo, y finalmente la esperanza. Un retrato conmovedor del hombre en su dimensión más oscura y compleja.  

Lo recomiendo fervientemente a quien quiera leer algo distinto y que busque reflexionar. No se dejen engañar por las apariencias: la reseña de la contraportada está pésimamente mal hecho (mal Alfaguara), por lo que si ello no los motiva, igual denle una oportunidad. Yo lo hice y me alegro no haber ignorado. 
 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cheese in the trap: reseña del que pudo ser un gran drama (y sólo fue bueno)

Luego de una semana alejada del blog, hoy traigo al fin la reseña de Cheese in the trap, el último drama en emisión que terminé de ver apenas ayer. Creo no aventurarme al decir que este drama fue la primera sensación del año, al menos de los dramas venidos de Korea, por el nivel de anticipación, expectativas, y producción que tuvo. Ese bastión ha sido tomado ahora por Descendants  of the sun, drama que está teniendo excelente acogida tanto entre los espectadores koreanos como en los seguidores internacionales. Pero volviendo a lo que nos convoca: Cheese in the trap. Mucho se esperó de este drama, mucho se habló antes, durante y después de su emisión. Antes porque, al estar basado en un famoso webtoon del mismo nombre, obra de la autora Soon Ki y que viene publicándose desde julio de 2010 a la fecha, de una tremenda popularidad, hizo que de inmediato los fanáticos de la obra exigieran y esperaran un drama a la altura del webtoon, y por supuesto en tal rango de exigencias la elección de…

Fated to Love You, un drama todo corazón.

Y llegó el día que no quería que llegara. Porque todo lo bueno tiene siempre un final, llegó el momento de decir adiós a Fated to Love You, el drama que se robó por completo mi corazón (y mis buenas horas de sueño). Acabo de ver el capítulo final, y siento la necesidad de escribir con urgencia todas las emociones que sentí en este recorrido de 20 capítulos. No esperen una reseña objetiva, porque no la tendrán XD. Ok, la sinopsis será objetiva, pero el resto serán sólo mis impresiones y emociones y desvaríos varios, lo que es todo menos objetivo. Y lleno de SPOILERS. Bueno, aquí vamos.


Sinopsis: Lee Gun es el presidente de una empresa química que fabrica productos de belleza. Él tiene una novia bailarina, Kang Se Ra, de la que está profundamente enamorado, con quien lleva 6 años de relación. Por su parte Kim Mi Young es una joven tímida y servicial que trabaja como secretaria en un bufete de abogados. Su apodo es "Post-it", apodo que se ganó debido a su incapacidad para decir …

Million yen women: misterios y secretos de una casa.

Hola! Hace algún tiempo que no traía una recomendación de Netflix, así que en esta ocasión justamente reseñaré lo último que vi en el portal y que, afortunadamente, es un dorama japonés, así que cuando se comenzó a anunciar su emisión mis expectativas se elevaron de inmediato. Se trata de Million yen women, dorama que, ya en su tráiler, nos engancha con el aparente misterior que rodea a 5 misteriosas mujeres que acompañan al protagonista. Mi experiencia en Netflix viendo contenido japonés ha sido escasa y algo disímil: Atelier fue un dorama perfecto y hermoso; Good morning call fue adorable pero mediocre. Cuál suerte fue la que corrió Million yen women? Ahora les comento.

Primeras Impresiones: Good Morning Call, enredos y amores bajo el mismo techo.

Hola hola!! Espero que aún queden lectores por aquí, aunque no me sorprendería si han abandonado este rincón, porque más de un mes y medio sin publicar es mucho para un blog que pretende sobrevivir. Pero como podrán imaginar, por más que armar este rincón me relaja y entretiene mucho, lo cierto es que también consume mucho tiempo, del que he estado escasa los últimos meses. El ritmo de trabajo está siendo tan agotador, que las fuerzas me dan para llegar a mi casa y dormir, así que poco he visto de dramas, mucho he leído, pero la inspiración para volver a escribir no llegaba. Pero este fin de semana decidí que será mi comeback al bloggeo, así que haciendo memoria tengo mucho material pendiente con el que espero ponerme al día las siguientes semanas: La reseña de los dramas que he terminado (Oh my venus, Please love the useless me, Oh Hae Young again, Juhan Shuttai (<3); reseñas de libros que he leído estos meses (El patriota, El extranjero, Crónicas Marcianas, El bebé de Rosemary), …

Kuzu no honkai (live action): primeras impresiones.

Por fin, luego de un tiempo considerable y más extenso de lo normal, hoy comencé a ver un drama japonés y de él vengo a darles mis primeras impresiones. Antes que entrar al tema de lleno, me gustaría compartir una apreciación que tengo sobre los dramas japoneses del género “escolar”, y esto nada más basado en mi experiencia viendo doramas de este tipo. Han notado la bipolaridad que existe entre dichas producciones? Porque del universo de doramas escolares, las posibilidades de desarrollo se reducen básicamente a: o bien comedia hilarante rayana en lo absurdo –Mei chan no shitsuji, o Hanazakari no kimitachi e, los más claros ejemplos- o bien melodramas nivel supremo en lo cebollero –Akai ito, por ejemplo- en los que claramente se les pasa la mano en lo emo y termina siendo inevitable no reírse de las “tragedias” de los personajes que buscan, por el contrario, conmover nuestros resecos corazones. Pero, independientemente de cuál sea la categoría a la que se identifica un dorama escolar,…