domingo, 24 de julio de 2016

Juhan Shuttai: Hermoso dorama sobre la creación artística tras el mundo manga.



Hola! Espero que todos quienes pasen por aquí se encuentren súper bien. Llevo semanas (o meses, ya no recuerdo) queriendo escribir esta reseña, pero ya se habrán dado cuenta que por razones de tiempo no he podido hacerlo hasta ahora. No tengo excusas para tanta irregularidad en el blog así que iré directo al grano. En lo que va de año llevo vistos 10 dramas, 5 japoneses y 5 coreanos, y de esos 10 tengo mi top 3 hasta el momento (que de todas formas puede variar si W sigue la buena senda de sus 2 primeros capítulos): Signal (amor infinito a este drama), Juhan Shuttai y Kaitou Yamaneko. Así es, 2 de mi top 3 son japoneses, y de ellos el segundo, Juhan Shuttai fue una completa sorpresa para mí, pues en el caso de Kaitou Yamaneko, sabiendo que era el drama de regreso de Kamenashi Kazuya, tenía ciertas expectativas, y pues como fue una comedia policial-misterio se me hizo muy amena desde que leí su premisa.

Con Juhan Shuttai fue diferente: en principio el drama no me llamó nada, pues su poster publicitario fue bastante pobre así que cuando lo veía en las páginas de visionado de dramas no me llamaba en absoluto la atención. A ello se suma que en principio sólo estaba con subs inglés, pues no habiendo en su reparto ninguna estrella japonesa, baja mucho las chances de encontrarlo con subs español. Pero bueno, por alguna razón me atreví a mirar los primeros minutos y quedé enganchada de inmediato, luego intrigada, posteriormente interesada, continué entretenida y acabé maravillada. Es que juro que este drama es una auténtica joya oculta, un drama que no descansa en personajes sino en su historia, la historia es la protagonista absoluta, de una forma que me resulta difícil describir y sólo comparable a otra gran joya como es Biblia Kashodou no jiken techou. A ver, jamás pensé que diría esto de un drama que se centra en algo tan banal como el mundo de las editoriales de manga, pero la forma en que este drama fue escrito y dirigido fue lo suficientemente cuidadosa que no pude sino sentir el cariño que hubo en su creación, y la magia que querían transmitirnos a los espectadores. Conmigo lo lograron, y ahora les contaré por qué.




Reseña: Kokoro Kurosawa (Haru Kuroki) solía ser una estudiante universitaria, integrante del equipo de Judo para las Olimpíadas, pero una dura lesión trunca su sueño. Buscando una nueva forma de ganarse la vida, consigue entrar a trabajar en el equipo editorial de Baibasu, una revista semanal de manga, una de las más antiguas y líderes en ese campo en Japón. Sin haber trabajado jamás en el rubro y habiendo solo conocido a través de su fanatismo por el manga, Kokoro comienza a prender desde cero y con su tremende entusiasmo y optimismo como herramientas de trabajo. 

En la revista aprende acerca del trabajo del editor de numerosos senpais liderados por Kei Iokibe (Joe Odagiri) un joven y de los más exitosos editores. Pero más allá de su trabajo particular, Kokoro aprende y crece junto a jóvenes llenos de ilusiones, sueños y esperanzas cuya vida se ha dirigido, de las más diversas formas, a hacer de la creación de mangas mucho más que un hobby, una profesión y un estilo de vida. ¿Dónde encontrar inspiración?, ¿cómo llegar de mejor forma al público? ¿Cómo adaptarse a las nuevas formas de creación artística?, ¿Cuál es el equilibrio necesario entre la capacidad literaria y el talento en el dibujo?, todas estas son preguntas que Kokoro se realiza e intenta responder en su incansable búsqueda de ser una mejor editora, pero al mismo tiempo, son preguntas que los mangakas con quienes llega a trabajar se plantean y cuestionan: Ya sea un maestro veterano que siente haberse quedado en el pasado, una joven con talento de sobra pero falta de seguridad, un joven sin talento para el dibujo pero con una tremenda profundidad en sus historias, un mangaka superventas que debe aprender a lidiar con sus problemas personales al tiempo de cumplir las expectativas de sus lectores, un debutante que se encuentra con un éxito repentino, o alguien que buscó toda una vida cumplir su sueño de publicar su trabajo sin llegar a conseguirlo. Todos son personajes que transitan a lo largo del drama, cada uno dotado de una humanidad y personalidad que siempre nos será familiar. Todos apasionados por la creación artística que hay tras los mangas de la forma más humana que uno pueda imaginar.   

Opinión Personal: No dije mucho en la reseña porque como ya comenté al principio, este drama trata más de una historia que de un personaje. Kokoro es el hilo conductor, depositaria en cierta forma de todas aquellas preguntas e inquietudes que nosotros como espectadores llegamos a tener, pero esencialmente el drama se centra en el ser humano, en sus emociones, pensamientos y acciones, en cómo todos somos diferentes unos de otros, y como esas diferencias enriquecen y vuelven único hasta al más sencillo de los hombres. Claro que toda esta humanidad se muestra a propósito de un objetivo, sueño, ilusión, trabajo o ambición, según sea el valor que le da cada cual: la creación de manga. Esa forma de creación tan japonesa sólo pudo ser expuesta de forma tan real y sincera como se ha hecho en este drama, porque nadie que lo vea pensará de la misma forma que lo hacía antes sobre el manga. Les comentaba antes que me hizo recordar al drama Biblia Kashodou, donde los libros eran los protagonistas, pues bien , aquí son los mangas los protagonistas, esas creaciones a medio camino entre lo artístico visual y lo creativo literario, que tan arraigado se encuentra en la cultura popular japonesa. 

Me sorprendí gratamente disfrutando las historias que se escondían tras esos mangas y en esos mangas, porque van mucho más allá del estereotipado concepto que a llegado a nuestros lejanos oídos y ojos: El manga tiene un alcance casi tan amplio como los propios libros tradicionales. Se orientan a públicos tan diversos como la infancia, los adultos, incluso la vejez. Y sus temas son tan variados como la fantasía, lo histórico, las aventuras, lo cotidiano, lo futurista. El drama se encarga además de mostrarnos todo el proceso creativo y editorial que hay tras cada uno de estos mangas: los hábitos y formas de dibujar y crear que tiene cada artista, las elecciones de temáticas, de orientaciones argumentales, hasta la producción editorial, los mecanismos publicitarios y de difusión. En fin, terminé de ver este drama y sentí que aprendí algo nuevo.
Me cuesta intentar expresar en palabras de donde proviene esa humanidad tan grande que sentí viendo este drama, pero me quedaré simplemente con lo ya dicho: la creación artística ha de ser una de las formas más bellas y honestas de mostrar el interior del ser humano al mundo, y el manga es una de esas formas de expresión. Ya sea que lo que se muestra al mundo sean los fantasmas o las luces de la persona, hay en ese acto una confianza y entrega que muchas veces es inadvertida por quienes la recibimos. Por otra parte, es muy notable la profunda importancia que trata de transmitirnos el drama acerca de la importancia de la confianza y el trabajo en equipo que hay tras la creación artística, pues tras cada manga publicado, hay el trabajo no sólo de su creador, sino también de sus asistentes, editores, vendedores y por supuesto, de quienes alientan ese trabajo y permitan que siga en pie. 
De verdad que espero le den una oportunidad, porque es un drama hecho con tanto cariño, respeto y orgullo, eso se advierte de inmediato, pero al mismo tiempo está tan bien hecho en términos técnicos que no hay defecto alguno que desvíe nuestra atención y nos impida disfrutar cada diálogo, cada silencio, cada dibujo o fotografía que se nos muestra. Juhan Shuttai es un drama para no sólo ver, sino para apreciar, reflexionar y pensar. Un drama honesto, sencillo, sin grandes pretensiones, que se cuela lenta y silenciosamente desde esta pantalla hasta nuestros corazones.



4 comentarios:

  1. Pues tiene muy buena pinta (y el chico altote ya me gustó en Itsuka XD) me lo estoy bajando a ver qué tal -la temática me recuerda muuuuy vagamente a Bakuman, cosa que no está mal XD-
    Gracias por la reseña -Siganlllll <3-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ochibi! perdón la tardanza en responder -verguenza-. El dorama a mi me encantó: no esperaba nada de él, y resultó siendo emotivo, sencillo, cálido y bello. Ese chico alto está bien guapo, y su personaje es un amor! jaja. Bakuman es un manga, no? me parece haberlo visto por ahí pero n sé de que va.
      Gracias por comentar :)

      Eliminar