domingo, 9 de agosto de 2015

Second Love: Entre la pasión, el amor y los sueños.



Bueno, hasta que al fin traigo una nueva reseña, después de un tiempo considerablemente flojo en el que no se me ha dado muy bien la capacidad de bloggear asiduamente, como serían mis intenciones jeje. La verdad, este año he visto bastante menos dramas en emisión que el año pasado, lo que explica un poco lo reducida que ha estado las reseñas que acostumbraba hacer un poco más seguido. La semana pasada logré terminar uno de los pocos dramas que he seguido en emisión, Mask, y en teoría debía hacer esa reseña primero, pero, lo cierto es que terminé tan decepcionada de ese drama después de las inmensas expectativas que me produjo con sus primeros capítulos, que no me he dado el tiempo a recordarlo decentemente ni mucho menos a reseñarlo.

Así es que, habiendo terminado Mask, me puse a la siga de algo más que ver, sin saber exactamente qué quería, y así llegué a Second Love, un dorama japonés emitido este año del que sabía sólo por su sugerente póster, y porque lo protagonizó Kamenashi Kazuya, protagonista también de Tokyo Bandwagon, entrañable dorama que ya reseñé en su oportunidad. Mi intención era asomarme a ver unos minutos, pero quedé atrapada de inmediato, y en 2 noches ya había terminado los escasos 7 capítulos que duró, para grandísima tristeza mía, que estaba convencida que duraba al menos 10 capítulos (como la mayoría de los japoneses): Second Love es de esos extraños dramas que causan atracción o rechazo con sólo ver sus primeros minutos: si te gusta lo que ves esos minutos, te gustará todo el drama, en caso contrario, mejor no perder el tiempo. Bueno, la verdad es que lo que me atrajo, sorprendió y dejó enganchada desde el comienzo fue la representación más realista de lo habitual del proceso de enamoramiento en una pareja, pero más particularmente aún, del rol que la pasión y los sueños juegan en ese proceso. Bien, sin más preámbulo, vamos por la reseña.

Sinopsis: Taira Kei (Kamenashi Kazuya) es un joven japonés de 27 años, que trabaja como operario en un muelle de la ciudad. Lo cierto es que él no ha pertenecido siempre a ese lugar: Kei es un bailarín de danza contemporánea, y vivió por más de 10 años en Alemania, donde era el bailarín principal de una compañía, siendo en su momento muy reconocido en ese ámbito. Sin embargo, la última temporada lo despidieron de su compañía, no por falta de talento, sino porque consiguieron a alguien mejor, y no consiguió quedar en ninguna de las otras compañías a las que postuló. Sin más talento para ganarse la vida que la danza, debió regresar a su país y trabajar en lo que fuera para lograr su sustento. En este difícil etapa de su vida, Kei se cuestiona su lugar en el mundo, y si tiene o no el talento en lo que siempre ha amado: la danza. En una de las tantas caminatas que emprende absorto en sus pensamientos, un día ve a lo lejos a una maestra de una escuela de niñas, y ella se aparece ante sus ojos con una fuerza y presencia que lo dejan de inmediato atraído hacia ella. Él no lo sabe, pero esa mujer es Nishihara Yui (Fukada Kyoko), maestra de química de 33 años, poco respetada por sus alumnas, quien vive aún junto a su madre divorciada, y desde hace 5 años mantiene una relación oculta con un maestro de la misma escuela, casado y padre de 2 hijos, y más de 15 años mayor que ella. Para Yui, no hay mayores expectativas ni planes para su vida. Tiene un trabajo estable y seguro, no espera nada de la relación que mantiene, y sabe que su madre depende enteramente de ella. En cierta forma, se siente acabada. 

Todo cambia cuando se aparece intempestivamente ante sus ojos (literalmente) Kei, un hombre más joven que ella, declarándose enamorado de ella de inmediato e invitándola a estar con él. Yui, pese a su extrañeza y alarma inicial, siente por primera vez algo semejante a la pasión y emoción que han estado ausentes de su vida, y se arroja a lo desconocido, dejándose amar y amando a un hombre que apenas conoce. El amor, la pasión, los sueños, frustraciones y miedos se manifiestan todos de distinta forma en las vidas de cada uno de estos amantes, y en la etapa de sus vidas que han decidido emprender juntos.

Opinión Personal: Bien, esa sinopsis fue muy vaga, sí, pero es que en realidad no hay mucho más por agregar sin spoilear los escasos 7 capítulos que dura el dorama (sí, aún no lo supero). Les decía en la intro que Second Love me capturó desde el principio: primero, porque (como todo drama japonés) nos presentan en forma rápida a nuestros personajes, a Kei y Yui, y oh, sorpresa! Ambos son personas comunes, con trabajos normales y estilos de vida normales, y ambos enfrentando los dilemas de la vida: el talento que tengo no es proporcional a la pasión que tengo por él? Si tengo talento, por qué no un trabajo en el que expresarlo?, tales son los pensamientos de Kei, quien embriagado aún de su antigua gloria, se niega a tomar trabajos en danza más modestos de lo que tuvo por su antigua posición: él no quiere danza para publicidad, ni danza de apoyo en teatro, él quiere danzar como siempre lo ha hecho. Pero, cuando no lo consigue, el mundo parece terminar para él, y en medio de sentir su derrota, su fracaso en lo que siempre ha sido la prioridad en su vida, lo único a lo que ha entregado su vida por completo, pierde el sentido de la misma. Pero la aparición de Yui trastoca esa vida que había perdido sentido, porque a ella la siente como llena de vida, como una diosa que le inspira a seguir luchando. La pasión que ella despierta en él, el amor explosivo y repentino que siente no hacen otra cosa sino ser un segundo amor en su vida, el amor por una mujer que le da fuerzas para continuar a la siga de sus sueños.

Yui, por su parte, lleva una existencia tranquila, estable y ordenada. Incluso su estatus de amante de un hombre casado han parecido estabilizarse en su vida. No ama a ese hombre con el que ha compartido 5 años, pero la costumbre la hacen permanecer a su lado. Yui, a sus 33 años, se pregunta si eso es todo lo que tiene para ella la vida: otros a su edad, están casados, tienen hijos, o una casa propia, o mejores trabajos, o tienen sueños, pero ella no tiene nada de eso. Cuando Kei aparece en su vida, Yui siento la pasión, emoción, la adrenalina de arrojarse a lo desconocido, de arriesgarse y confiar en ese hombre que le profesa amor. Y Yui se enamora de Kei, y ese amor le da seguridad, confianza en si misma, y una valentía hasta entonces desconocida para ella. Yui tiene pasión y amor en su vida, y plena confianza en Kei. Kei, por su parte, comienza a recuperar la confianza perdida en su talento, y se abre a nuevas oportunidades que le permiten regresar al camino perdido. Pero, qué sucede cuando las prioridades de ambos cambian? Cuando los sueños no son compartidos, y eso provoca que el entendimiento entre estos dos amantes comience a resentirse. Cuando la pasión y no la razón fue el determinante en elegir compartir vida con el otro.

Debo decir que ambos personajes protagonistas están muy bien estructurados y presentados: Kei es un hombre que necesita descansar en alguien más su confianza, y que esa persona le de la fuerza que necesita para seguir su sueño. Pero esta misma necesidad, lo hacen ser manipulador y egoísta en gran parte del drama, consciente sólo de sus propias necesidades: él necesita a Yui, y esta necesidad la identifica como amor, aún cuando esté fundada más en la pasión que siente hacia ella que en el pleno conocimiento de la persona que no se ha preocupado de descubrir. Y ese egoísmo y manipulación lo hacen un personaje bastante despreciable en ciertas partes de la historia. Más aún cuando tenemos a una protagonista como Yui, que sacrifica la estabilidad de su vida por el amor que cree haber encontrado: pero la confianza y seguridad que Yui ha ganado al sentirse amada, desaparece completamente al sentir la lejanía de quien la ama, y eso la hace aún más débil. Y bien, si Kei es egoísta y manipulador en cierta parte del drama, Yui es sumisa e insegura, pero ambos deberán enfrentar y afrontar sus realidades, sus sueños y proyectos, para darle a su amor el lugar que tiene para cada uno de ellos.

Y bueno, no he dicho aún lo segundo que me atrapó del drama: la cantidad de besos y escenas de cama que hay entre los protas: no exagero si les digo que entre el primer y último capítulo, en prácticamente todos los hay. En todo caso, debo decir que son escenas bellamente filmadas, y que dan cuenta un poco de la naturaleza de la relación apasionada de Kei y Yui. Me sorprendió de todas formas porque difícilmente ves tan seguido escenas de este tipo en los kdramas, menos aún en los jdramas, pero leyendo por aquí y por allá, supe que el drama fue escrito por Oishi Shizuka, un experto en historias de amor, quien lo presentó como un escandaloso nuevo género llamado “melodrama nocturno”, descrito como un peligroso amor adulto más doloroso que un soap opera. Bueno, yo no lo llamaría melodrama, ciertamente no lo es, pero le concedo que es un drama escandaloso para los parámetros asiáticos.
Con todo lo que ya he señalado, deben hacerse una idea más o menos de como me dejó este drama: es interesante, realista y profundo en ciertos aspectos, muestra una realidad de las relaciones de pareja bastante cruda y alejada de los estereotipos tradicionales en su estructura. Pese a ello, ese realismo es doloroso viendo el egoísmo de Kei y la vulnerabilidad de Yui. Pero, más importante que todo, siento que el drama se encarga de entregar un mensaje claro: cualquiera sea la forma que elijamos vivir nuestra vida, ya sea con un compañero sentimental o no, debemos conservar nuestra individualidad, tener nuestros propios sueños, e ir a la siga de ellos.


Recomiendo mucho este drama, por las razones un poco más de fondo que señalé, y además porque es muy rápido de ver… aunque tal vez esto último es mi mayor crítica: el drama habría necesitado unos 3 capítulos más para haber desarrollado de mejor forma la evolución de los personajes. Aún así, denle una miradita al primer capítulo, se podrían sorprender. Ya me cuentan qué les pareció! ;)

Algunos datos finales:
  • El drama fue emitido a partir del 6 de febrero de 2015 por TV Asahi, a las 23: horas.
  • Pueden verlo online completo en www.veodoramas.net.


2 comentarios:

  1. Querida Gaeli!
    Acá de nuevo después de un tiempo, pero ¿quién se resiste a tus recomendaciones? al menos yo no puedo y menos si son j-dramas. Al igual que tú me vi el drama rapidísimo… El primer capítulo bastó para engancharme y pues este chico me gustó desde Tokyo Bandwagon al igual que a ti. Actualmente estoy viendo varios k-dramas en emisión y estaba en espera de subtítulos cuando tu recomendación cayó del cielo. Tendré que buscar más trabajos de Oishi Shizuka. Como siempre tu reseña completísima, aún sigo con esa sensación de vacío que dejan los buenos dramas.
    Estoy viendo mi primer drama de Taiwan “Alicia en la maravillosa ciudad” así lo tradujo Viki y puedo decir que me está gustando mucho. Hace tiempo intenté ver un drama de ese país y no pude avanzar ni medio capítulo, pero ahora será porque el drama está relacionado con la música que me conquistó rapidito.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bienvenida de regreso, Eli querida!! :D se extrañaba tu presencia porr estos lares.
      Para mi Second Love es uno de los mejores dramas que he visto este año, me encantó de principio a fin! y muy distintto a todo lo visto de Japon y Korea, realista y sincero :)
      Sabes que de Taiwán yo solo he logrado ver completos It started with a kiss y su secuela, They Kiss Again. Lo he intentato con otros (Fated to love you, Devil beside you) Pero con ninguno puedo jejeje. Me cuentas coo te va con ese, a ver si me animo!!
      Besotes!! :D

      Eliminar