sábado, 12 de diciembre de 2015

Recomendando libros: "Nochebuena", de Nikolái Gógol, magia y religiosidad en un mundo surreal.


Hola queridos lectores! Qué tal va el fin de semana? Espero que esté siendo muy descansado y provechoso para ustedes. Yo, no me quejo: hoy sábado dormí como un bebé hasta tarde, logré terminar de pintar un dibujo que tenía pendiente hace días; fui al persa con mi madre (amo los persas!) y como es tradición, conseguí una falda negra muy linda, y una polera color turquesa, cada uno por la módica suma de $1.000; en la tarde, haciendo zapping en la tv, me encontré con la película Whiplash, me quedé pegada viéndola y me encantó! Muy intensas las actuaciones, y la ambientación, teatralmente magnífica. Pero, lo mejor del día sin duda fue que terminé un pequeño libro que de forma inesperada, disfruté mucho leyendo y me dejó con una gran sonrisa en el rostro: se trata de “Nochebuena”, novela corta del autor ruso Nikolai Gogol.

Cómo llegué a este libro? Pues visitando uno de mis lugares favoritos de Santiago, la Libería Chilena de la calle Huérfanos. En mis recorridos por las librerías de Santiago, estoy segura que es la que tiene mejor relación precio-calidad, y siempre tienen novedades que no se encuentran en otra parte, así que si andan por el centro de la capital, no dejen de visitarla!. Este pequeño libro fue uno de mis descubrimientos en alguna visita que hice a la Librería. La verdad, pese a mi amor declarado hacia los autores rusos, no había leído nada de Gogol hasta ahora (alguna vez pedí Almas Muertas en la biblioteca de mi U, pero jamás lo leí), y elegí el libro justamente para tratar de conocer algo de su escritura. Investigando un poquito en google, supe que “Nochebuena” forma parte de un ciclo de novelas cortas, 'Veladas en un caserío próximo a Dikanka' publicadas en dos partes, la primera en 1831 y la segunda en 1832. 'Las Veladas' consisten en un ciclo de ocho novelas cortas y se basan en una investigación minuciosa de las costumbres de Ucrania, y es 'Nochebuena' la novela que abre la segunda parte del ciclo. No sé cómo, pero de alguna forma debo conseguir las 7 novelas cortas restantes, porque con la que leí me bastó para saber que puedo confiar en la escritura de Gogol.

Ahora, de qué trata esta novela? Es la representación en un mundo surreal y cósmico, la idílica aldea de Dikanka, y la lucha cósmica y eterna entre el bien y el mal de la que es testigo. La última noche antes de navidad, en medio de paisajes nevados, grupos de jóvenes cantan villancicos y recogen sus obsequios, mientras en el cielo las brujas se pasean sobre sus escobas recogiendo estrellas, y un diablo esconde la luna en su abrigo para que la tentación se extienda sobre el mundo sumido en la oscuridad. En el centro de todo, se presenta la historia de amor y desamor entre el herrero y pintor de íconos de la aldea, Vákula, y la muchacha más bella y coqueta, Oksana.

Bien, como se trata de una novela corta, no se puede decir mucho más de la trama para que puedan disfrutarla al leerla. Pero sí puedo decirles que se trata de un relato interesante, divertido, ágil y sorpresivo. Al leerlo sentí como si tuviera en mis manos un antiguo manuscrito que cuenta, a modo de anécdota, cierta vivencia acontecida en un lugar determinado.

Me atrevería a decir que es una novela que busca dar a conocer elementos propios del folclor y el saber popular del pueblo ruso en un momento histórico indefinido, que puede ser cualquiera. La representación de los personajes, donde tenemos no sólo al herrero y la muchacha bella que representan la sangre joven del pueblo, sino también un alcalde, un sacristán y distintos militares, representan en cierta forma el símbolo de las instituciones de poder en la historia de la Gran Rusia: el gobierno, la iglesia ortodoxa, el ejército, y los males que desde siempre los aquejaron. La inclusión de brujas, el diablo, almas y espíritus, por otra parte, dan cuenta de las creencias religiosas profundamente arraigadas en este pueblo, para quienes todo mal encuentra su explicación en la intervención de una fuerza maligna en constante lucha contra el imperio de Dios en la tierra. Siempre se ha hablado de la profunda religiosidad del pueblo ruso (tanto que en diversos momentos históricos, fue llamada la Santa Rusia por quienes la dirigían), y con este relato Gogol logra una suerte de alegoría por la cual podemos representarnos, en forma muy didáctica, los alcances de esta religiosidad, en que la lucha entre el bien y el mal es el eje central, pero sin caer en profundidades o abstracciones difíciles de aprehender. Es más, la magia, lo onírico y lo idílico son los elementos dominantes en esta obra.
Me gustó Nochebuena? Muchísimo, no esperaba nada del libro, y me sorprendió gratamente, y disfruté cada una de esas 125 páginas. No sé si en sus otras obras será así, pero la escritura de Gogol me resultó muy amena y sencilla, aún más sorprendente considerando la época histórica en que vivió (entre 1808 y 1852).  En fin, este libro fue como un aperitivo que me dejó con hambre de más! Así que ya tengo claro cuál será mi próxima adquisición literaria: cualquier novela, pero debe ser de Nikolai Gogol.
Alguno de ustedes lo ha leído?, les interesa? me encantaría saber opiniones!.


No hay comentarios:

Publicar un comentario