domingo, 30 de agosto de 2015

Primeras Impresiones: Koinaka, la nostalgia y añoranza, el amor y la amistad.

Gente querida: para despedir este fin de semana (y casi el mes de agosto), y no siendo mi intención molestar sino simplemente arrojar un poco de luz necesaria cuando reinan las tinieblas en dramalandia (porque seamos sinceros: muy buenos dramas no ha habido este año), les traigo una recomendación, o más bien primeras impresiones, de un dorama japonés que estoy viendo en emisión. Porque lo admito: Korea, me has decepcionado este año con tus producciones. Siento decirlo, pero así ha resultado. Y me encuentro justo ahora en ese momento –terrible, por cierto- que toda doramaniaca experimenta al menos una vez por temporada de no saber qué rayos ver. Porque, mi resumen es el siguiente: aún no termino de ver The time i’ve loved you (me quedan 3 capítulos y no me he esforzado por acabarlo), y estoy en proceso de visionado de Heart to Heart (voy en el capítulo 7), y ningún otro drama a la vista. Es decir, tengo algunos a la vista, pero que aún no comienzan: She was pretty, Twenty years old again (que empezó este fin de semana si no me equivoco), y el nuevo sageuk de Jang Hyuk. Así es que, como siempre, Japón es la respuesta a todas mis interrogantes: busqué algo en emisión y di con Koinaka, me vi los 3 primeros capítulos esta tarde (van en el 6 en emisión) y ya estoy atrapada.
De qué se trata la historia? Del tema tal vez más trillado en la historia de dramalandia, pero no por ello menos cautivante y adorable: el primer amor no declarado entre dos mejores amigos de la vida, la separación subsecuente, y el reencuentro posterior, cuando la vida los ha llevado por caminos distantes. Miura Aoi (Fukusho Shota) es un joven ayudante de una firma de arquitectura, de 25 años, quien vive recordando a quien fuera su primer amor, Serizawa Akari (Honda Tsubasa), a quien lo unió una fuerte amistad desde que eran muy pequeños y vivían ambos en el pueblo de Toyama. Sólo un evento desconocido para Aoi ocurrido hace 7 años atrás, el último año de escuela, hizo que Akari desapareciera misteriosamente de la escuela y del pueblo en que vivían, sin que Aoi volviera a saber de ella durante todo ese tiempo. Cuando Aoi recibe la visita inesperada de una antiguo compañero de escuela, Shota Aoi, Akari regresa también a la vida de Aoi… sólo que esta vez está acompañada por otro hombre, también llamado Aoi. El pasado se hace presente en forma de todo tipo de interrogantes y verdades no expresadas. La amistad y el amor, serán capaces de renacer luego de tanto tiempo, más aún cuando la vida de cada uno ha cambiado tanto?.
Ven lo que les digo? El argumento no es la octava maravilla del mundo, pero es el tipo de historia que siempre resulta atractiva y cautivante, por algún extraño motivo. Me gusta lo que he visto hasta ahora, porque el drama tiene un sentido nostálgico y de la añoranza muy patente: cuando ese grupo de amigos inseparables de la escuela se reencuentran 7 años después, todo lo que piensan es cuánto les gustaría volver el tiempo atrás, a cuando eran libres de preocupaciones y todo era sencillo. Siento que ese enfoque del drama es muy realista y actual, incluso me atrevería a decir que me identifico en cierta forma con esa nostalgia que uno experimenta cuando está a medio camino entre la juventud y la adultez, y también con esa idea de que las expectativas que uno tenía de la vida cuando era más joven, a veces son arrojadas al sueño por la realidad.  Los sueños, las metas, el potencia y la capacidad de trazarse un camino en la vida son cuestiones muy presentes en la vida de cada uno de los personajes del drama.

Hay en Koinaka una línea romántica clarísima: Aoi y Akari estuvieron enamorados en su juventud, pero ninguno se atrevió a confesarse al otro. Cuando se reencuentran, parece ser demasiado tarde… Akari está comprometida con Shota, y Aoi siente que debe rehacer su vida, y darse una nueva oportunidad con una ex novia. Pero, y si estos dos amigos, pese a haberse separado, están destinados de alguna forma a estar juntos? Cómo lidiar con los sentimientos, las lealtades y rumbos de la vida de cada uno?. Por supuesto que en el drama hay también personajes detestables, que no pueden faltar: un novio manipulador, un amigo entrañable de esos que dan alegría y pesares por igual.
Viendo este dorama, constantemente venían a mi mente 2 dramas que vi en su momento: Proposal Daisakusen, de Yamashita Tomohisa, por el tema de los amigos que jamás atrevieron a confesar sus sentimientos hasta que fue demasiado tarde, y Hajimari no Uta, de Matsumoto Jun, por el tema de los sueños de juventud y el sentimiento de fracaso en la adultez. Ambos dramas los disfruté mucho, por lo que el que Koinaka me haga recordarlos es un buen indicador de su calidad.
Bien, creo que ya he comentado lo suficiente para los escasos 3 capítulos que he visto. Les recomiendo mucho que lo vean, siempre que estén buscando algo tranquilo, cálido, y esperanzador. El dorama está en emisión desde el 20 de julio, los lunes a las 21 horas por Fuji TV. Viki tiene los capítulos hasta el 6, así que no les costará nada verlo, sobretodo porque, como todo drama japonés, los capítulos son de 46 minutos apenas.


Espero que les haya interesado el drama, siempre es bueno mantener un ojo en Japón porque suele traernos sorpresas inesperadas. Me cuentan qué les parece!. 

viernes, 28 de agosto de 2015

Recomendando libros: La buena Tierra.



Bien, sé que quienes visitan el blog lo hacen principalmente por reseñas y/o recomendaciones de dramas, pero en algún momento (y esa fue la intención inicial de mi blog) también reseñé libros conforme leía y me maravillaba con ellos. De un tiempo a esta parte no lo he hecho, pero he tenido hace meses la intención de retomarlo, pensando en un libro maravilloso que leí y quedará grabado en mi memoria con gran cariño. Se trata de “La buena tierra”, de la autora norteamericana Pearl S. Buck, libro al cual mi primer acercamiento fue a través de mi libro escolar de historia cuando iba en 8° básico, creo que era un ensayo en que se hablaba de la importancia de la obra de Buck para entender la China comunista del siglo XX.

Pasé luego la mayoría de mi juventud sin conocer más de ella, hasta que leí el año pasado una novela de una autora china muy popular: La perla de China (que ya reseñé en su momento), que justamente se basa en la vida (infancia y juventud sobretodo) de Pearl S. Buck viviendo en la China precomunista, y su amistad con una niña china, las tradiciones que permanecían como últimos vestigios de la decadente China feudal, el ascenso del comunismo al poder, el choque de civilizaciones oriental y occidental. Bueno, pese a que dicha novela no era ciertamente una biografía de Pearl S. Buck, su historia me llamó poderosamente la atención, así que de esta forma di nuevamente con el libro La buena tierra, obra más conocida de esta autora y por la que fue galardonada con el premio Pulitzer en 1932, y con el Premio Nobel sólo unos años después, en 1938. Lo cierto es que La buena tierra es la primera parte de una trilogía, que se complementa con “Los Hijos de Wang Lung” y “La Familia Dispersa”, obras que lamentablemente no he logrado encontrar en Santiago, y probablemente sea la más conocida y exitosa de la extensa obra de Pearl S. Buck a lo largo de su vida: durante sus 82 años escribió más de 85 libros, incluyendo teatro, poesía, guiones cinematográficos, y literatura para niños.

Hablar de La buena tierra es hablar de una de las grandes obras maestras de la literatura del siglo XX, así que seré muy breve en esta recomendación, porque la idea es q se motiven a leer el libro, y no se queden solo con el resumen que podría hacer J

Reseña: La buena tierra está ambientada en la China de los últimos decenios del siglo XIX y principios del XX, y se centra en la vida, ascenso y decadencia de Wang Lung y su familia. Habiendo nacido como un simple campesino, Wang Lung vivió siempre en la pobreza, temeroso del poder de los dioses, las fuerzas de la naturaleza  y la riqueza de los hombres. Pese a su pobreza, logra conseguir una esposa, Olan (aunque esclava), quien le da numerosos hijos que le permiten honrar el apellido de sus ancestros dejando descendencia… pero que lo consumen en una pobreza extrema. La fortuna y el infortunio se turnan para moldear la vida de este hombre y su gente,  al tiempo que el relato sirve de epopeya de las grandes luchas de la población china durante la época en que está ambientado,  y nos entrega grandes relieves y detalles vívidos acerca de las costumbres chinas, y también devela las complejidades del hombre al vivir entre tinieblas.

Comentario Personal: Vaya obra maestra que nos legó Pearl S. Buck!. La autora pudo haber nacido norteamericana, pero al haber sido sus padres misioneros metodistas destinados a China, vivió allí gran parte de su vida, adoptando y comprendiendo como ningún extranjeros la naturaleza y costumbres del pueblo chino. La buena tierra es un retrato vívido, a veces cruel y a veces conmovedor, de las luchas más cruentas que debe enfrentar el hombre para sobrevivir en un mundo plagado de injusticias, inequidades, enigmas e interrogantes que escapan a nuestra comprensión. Mientras leía sus páginas, una palabra daba vueltas en mi mente todo el tiempo: Honestidad, y no porque éste fuera una virtud deliberadamente ejercida por nuestro héroe, Wang Lung, sino porque la honestidad inherente a quien vive en la ignorancia, en el temor y la resignación con los avatares del destino da cuenta de lo primitivo que fue una sociedad en particular hasta hace no mucho tiempo.

Creo que si algo trató de reflejar Pearl S. Buck como distintivo de los campesinos chinos, fue su fortaleza de mente y alma para sobreponerse a las tragedias y desgracias, una y otra vez, que como una sombra gigantesca se cernía sobre ellos sin tregua… y que cada vez atribuyeran a los dioses, a su castigo o su alegría su propia existencia. Porque esa tierra de la que nos habla el título, es la tierra de Wang Lung, lo único que sus ancestros le dejaron, lo único verdaderamente suyo… y lo único de lo que desea vivir. Por ello, ante cada calamidad, períodos de lluvia intensa o sequía extrema, invoca a todos los dioses que puedan cuidar de su tierra, que es casi su sangre. Esa mezcla entre el apego por la tierra, el regreso a las raíces aún cuando se ha abandonado todo, con un temor reverencial hacia los dioses y los señores feudales, dan cuenta de la complejidad del ser humano, aún en la más simple, sencilla y humilde de las existencias.

Por las páginas de La buena tierra desfilan un sinfín de personajes: campesinos, esclavos, señores feudales, mercaderes, militares, revolucionarios, extranjeros, concubinas, cortesanas, asesinos, delincuentes, quienes se involucran o mejor dicho en cuyo entorno se involucran Wang Lung y su familia, voluntaria o involuntariamente, durante todas las adversidades que deben superar. Porque si algo sobra son las adversidades: el hambre, la guerra, la pérdida de la libertad, la muerte, pero a cada una de ellas se manifiesta, de una u otra forma, algo que es también intrínseco al ser humano: compasión, resignación y la esperanza.

La buena tierra es un libro podríamos llamar costumbrista o naturalista sobre la antigua China, pero ante todo es un libro sobre la humanidad. No pude evitar llorar en varios de sus pasajes, porque tan vívidamente puedes sentir el dolor, y tanta emoción puede causar simples diálogos o situaciones… que hace que uno se cuestione de qué forma nos hemos moldeado los seres humanos a lo que somos hoy. En qué momento perdimos nuestras raíces?, cuándo nos olvidamos que somos simple polvo, que somos ínfimos en comparación a la inmensidad de la tierra?.

Me quedo con una frase hermosa pronunciada por Wang Lung, desde su sabiduría adquirida por los años vividos, que no por su ignorancia: “De la tierra salimos y a la tierra hemos de volver. Y si sabéis conservar vuestra tierra podréis vivir…porque nadie podrá robaros la tierra”.  

P.D: Hollywood no pudo restarse del impacto que causó La buena Tierra al ser publicado, y ya en 1937 tuvo su propia versión de la historia. Dato curioso: reparto totalmente norteamericano, interpretando a personajes enteramente chinos. 



domingo, 23 de agosto de 2015

Mask: Antireseña de un drama (y mi frustración).




Bien, recuerdan que hace algunas semanas publicaba esta entrada http://luzenelhorizonteymas.blogspot.cl/2015/06/mask-o-de-las-razones-por-las-que-se-ha.html, en la cual explicaba las razones por las que Mask era mi drama favorito en ese momento? Pues sí, en ese entonces, después de haber visto 4 capítulos de gran calidad, creía al fin haber encontrado este año un drama que reviviera la antigua ansia que me producían los buenos dramas… no sólo el interés atención, sino el ansia-desesperación por tener ya ese nuevo capítulo. Pero esa convicción de haber encontrado EL drama del 2015 resultó ser más bien una falsa alarma, porque tristemente, duró (para mí) sólo esos 4 capítulos… tal vez un poco más, hasta el capítulo 7 tal vez?.

En fin, como Mask ya terminó hace tiempo, y como podrán suponer de mis palabras, la impresión final que me dejó distó mucho de los prometedores inicios que tuvo, ya no tengo ganas de hacer una reseña tradicional. En realidad, deseo simplemente despedir este drama con unas sentidas palabras que, en resumen, podrían ser: exijo una explicación!!. Sí, porque Mask (como diría Obi Wan Kenobi) tu eras el elegido!! Eras el drama que se suponía me haría recuperar la fe en los melodramas, luego de la larga sequía posterior a Secret, allá por el 2013. Pero no, dirección, actuación, y guión nos tentaron los primeros capítulos, hicieron elevar nuestras expectativas al infinito y más allá, sólo para luego permitir que cayeran estruendosamente viendo el desarrollo que tuvo Mask, porque de esa tríada perfecta inicial, sólo se salvó la actuación del elenco: estoy segura que hacia el capítulo 8 la guionista daba vueltas en círculos por su habitación sin saber cómo continuar la historia, y estoy segura que al llegar al capítulo 20, ni ella misma entendía todas las tramas de conspiraciones, secretos, engaños, él/ella no sabe que yo sé que el/ella sabe que urdió tan prolíficamente. Mask, fuiste una decepción. He aquí mis razones:

Desarrollo de los personajes: A ver, no critico para nada la actuación de ninguno de los 4 protagonistas: cada uno de ellos lo hizo fabuloso. Critico sí el desarrollo que tuvo cada uno de esos personajes: Byung Ji Sook (Soo Ae) debe ser una de las protagonistas más enfermantes que he visto este año, particularmente entre los capítulos 5 y 11 aproximadamente. En serio, durante todo ese lapso de drama, era una muñeca de trapo!. Sin actitud, sin voz… casi sin vida. Entiendo que el guión lo requería (a cualquiera le pasa cuando debe tomar el lugar de otra persona), pero a veces era como si los demás personajes interactuaran con una pared, en especial pienso en Min Seok- Hoon (Yeon Jeong Hun) que se lució como malvado y eclipsó de paso totalmente al protagonista masculino, Choi Min Woo (Joo Ji Hoon): la intensidad en la actuación del antagonista fue de otro nivel. Pero! inversamente proporcional al nivel de su actuación, lo era el desarrollo de su personaje: un hombre ambicioso con delirios de grandeza que rayaban en lo patológico, y cuyo nivel de maldad tuvo una explicación… recién en el capítulo 20. Mal. Volviendo a nuestra sufrida protagonista, durante el drama a esta mujer la puedo haber chantajeado la mitad de Korea, y ella habría caído cada vez. Absurdo. De Chooi Min Woo no tengo mucho que decir: pasó casi desapercibido. Esa psicopatía inicial que manifestaba desaparece en algún punto por no recuerdo qué razón, y sí, era muy tierno y lindo cuando ya se enamoró, pero el drama resultó ser tan intrincadamente maquiavélico, que esas escenas lovey-dovey parecían hasta fuera de lugar.  


Multitud de cabos sueltos: Y cuando digo multitud, me refiero a muchos!! En serio, en un momento al inicio del drama, se da a entender que Byun Ji Sook pudo tener una hermana gemela que murió cuando niña (al recordar a su madre llorar en la tumba). Y luego, ni una palabra más de ello en todo el drama: sólo sabemos que hubo dos mujeres idénticas, por ignoramos cómo o por qué. Detallito. Otro más: Los motivos que Seok Hoon para ser tan malvado: simple ambición? Al principio así pareció, luego se da a entender que busca acabar con la familia Choi (o acabar con el conglomerado en sus manos) por cierta venganza que jamás se explica… hasta que llegamos a los minutos finales del capítulo final. Mal.

Otro cabo suelto más?, bien: el origen del trastorno psicológico de Choi Min Woo y su relación con la muerte de su madre. Hubo un constante recuerdo conforme avanzaba el drama, que intentaba explicarnos de dónde venía ese miedo tan grande de Min Woo por el agua, y la culpa por la muerte de su madre. Nos enterramos recién al capítulo 20 que huía por las razones equivocadas. Já!.

Absurdos en el guión: No quiero ser así de malvada, pero en serio hubo un punto en que el guión se volvió de lo más absurdo y sinsentido que he visto: intentos de asesinato múltiples veces y de múltiples formas contra los 2 protagonistas (ahogo, incendio, disparos, secuestros varios); secretos que en cierto punto conocían todos los personajes del drama, incluidos los secretarios y choferes infaltables, pero que en teoría seguían siendo secretos; Condiciones y tratos múltiples entre malvado-malvada, malvado-heroína, malvada-héroe, malvados-malvados. Porque si algo hubo en este drama, fue una cantidad ingente de malvados, así grosera. Y era una confusión eterna de quién estaba del lado de quién, y si el chantaje y/o extorsión beneficiaba a uno u otro. Y la guinda de la torta: desvelar todos los secretos, en el último capítulo… en una conferencia de prensa. Absurdo-ridículo-vergüenza ajena sentí al ver eso. Mi teoría: la guionista se sintió grande al ver lo bien que fueron los primeros capítulos, y comenzó a agregarle más, y más, y más elementos al guión, hasta volverlo incomprensible. 

Bien, eso es en términos generales mi apreciación final del drama. La idea inicial era interesante, pero no era para agregar tantos elementos distractores que terminaron haciendo del drama un laberinto sin salida. Y su extensión… esa historia no daba para más de 16 capítulos, 4 sobraron. Lo rescatable, repito, lo fueron las actuaciones: Soo Ae siempre impecable, Joo Ji Hoon cumplió decentemente, Yu In Young magnífica como la egoísta, arrogante y malcriada Choi Mi Yeon, pero quien se robó el show fue este hombre: Yeon Jeong Hun como Min Seok Hoon. Al final, el amor retorcido entre Seok Hoon y Mi Yeon terminó siendo lo más atractivo de ver… y lo más interesante en su final.

Mi veredicto final: un drama que partió siendo adictivo, pero que se fue desinflando conforme avanzaban los capítulos hasta volverse absurdo en cierto punto. Lo vería otra vez? Jamás!. Lo recomiendo? No. 20 horas de vida se pueden (y deben) invertir en algo mucho más provechoso que este drama. Dramas mejores esperan por ti, querida/o  dramadicta/o. Y bien, qué les pareció este drama a ustedes? se sintieron tan decepcionados como yo?. Nos leemos!!

domingo, 9 de agosto de 2015

Second Love: Entre la pasión, el amor y los sueños.



Bueno, hasta que al fin traigo una nueva reseña, después de un tiempo considerablemente flojo en el que no se me ha dado muy bien la capacidad de bloggear asiduamente, como serían mis intenciones jeje. La verdad, este año he visto bastante menos dramas en emisión que el año pasado, lo que explica un poco lo reducida que ha estado las reseñas que acostumbraba hacer un poco más seguido. La semana pasada logré terminar uno de los pocos dramas que he seguido en emisión, Mask, y en teoría debía hacer esa reseña primero, pero, lo cierto es que terminé tan decepcionada de ese drama después de las inmensas expectativas que me produjo con sus primeros capítulos, que no me he dado el tiempo a recordarlo decentemente ni mucho menos a reseñarlo.

Así es que, habiendo terminado Mask, me puse a la siga de algo más que ver, sin saber exactamente qué quería, y así llegué a Second Love, un dorama japonés emitido este año del que sabía sólo por su sugerente póster, y porque lo protagonizó Kamenashi Kazuya, protagonista también de Tokyo Bandwagon, entrañable dorama que ya reseñé en su oportunidad. Mi intención era asomarme a ver unos minutos, pero quedé atrapada de inmediato, y en 2 noches ya había terminado los escasos 7 capítulos que duró, para grandísima tristeza mía, que estaba convencida que duraba al menos 10 capítulos (como la mayoría de los japoneses): Second Love es de esos extraños dramas que causan atracción o rechazo con sólo ver sus primeros minutos: si te gusta lo que ves esos minutos, te gustará todo el drama, en caso contrario, mejor no perder el tiempo. Bueno, la verdad es que lo que me atrajo, sorprendió y dejó enganchada desde el comienzo fue la representación más realista de lo habitual del proceso de enamoramiento en una pareja, pero más particularmente aún, del rol que la pasión y los sueños juegan en ese proceso. Bien, sin más preámbulo, vamos por la reseña.

Sinopsis: Taira Kei (Kamenashi Kazuya) es un joven japonés de 27 años, que trabaja como operario en un muelle de la ciudad. Lo cierto es que él no ha pertenecido siempre a ese lugar: Kei es un bailarín de danza contemporánea, y vivió por más de 10 años en Alemania, donde era el bailarín principal de una compañía, siendo en su momento muy reconocido en ese ámbito. Sin embargo, la última temporada lo despidieron de su compañía, no por falta de talento, sino porque consiguieron a alguien mejor, y no consiguió quedar en ninguna de las otras compañías a las que postuló. Sin más talento para ganarse la vida que la danza, debió regresar a su país y trabajar en lo que fuera para lograr su sustento. En este difícil etapa de su vida, Kei se cuestiona su lugar en el mundo, y si tiene o no el talento en lo que siempre ha amado: la danza. En una de las tantas caminatas que emprende absorto en sus pensamientos, un día ve a lo lejos a una maestra de una escuela de niñas, y ella se aparece ante sus ojos con una fuerza y presencia que lo dejan de inmediato atraído hacia ella. Él no lo sabe, pero esa mujer es Nishihara Yui (Fukada Kyoko), maestra de química de 33 años, poco respetada por sus alumnas, quien vive aún junto a su madre divorciada, y desde hace 5 años mantiene una relación oculta con un maestro de la misma escuela, casado y padre de 2 hijos, y más de 15 años mayor que ella. Para Yui, no hay mayores expectativas ni planes para su vida. Tiene un trabajo estable y seguro, no espera nada de la relación que mantiene, y sabe que su madre depende enteramente de ella. En cierta forma, se siente acabada. 

Todo cambia cuando se aparece intempestivamente ante sus ojos (literalmente) Kei, un hombre más joven que ella, declarándose enamorado de ella de inmediato e invitándola a estar con él. Yui, pese a su extrañeza y alarma inicial, siente por primera vez algo semejante a la pasión y emoción que han estado ausentes de su vida, y se arroja a lo desconocido, dejándose amar y amando a un hombre que apenas conoce. El amor, la pasión, los sueños, frustraciones y miedos se manifiestan todos de distinta forma en las vidas de cada uno de estos amantes, y en la etapa de sus vidas que han decidido emprender juntos.

Opinión Personal: Bien, esa sinopsis fue muy vaga, sí, pero es que en realidad no hay mucho más por agregar sin spoilear los escasos 7 capítulos que dura el dorama (sí, aún no lo supero). Les decía en la intro que Second Love me capturó desde el principio: primero, porque (como todo drama japonés) nos presentan en forma rápida a nuestros personajes, a Kei y Yui, y oh, sorpresa! Ambos son personas comunes, con trabajos normales y estilos de vida normales, y ambos enfrentando los dilemas de la vida: el talento que tengo no es proporcional a la pasión que tengo por él? Si tengo talento, por qué no un trabajo en el que expresarlo?, tales son los pensamientos de Kei, quien embriagado aún de su antigua gloria, se niega a tomar trabajos en danza más modestos de lo que tuvo por su antigua posición: él no quiere danza para publicidad, ni danza de apoyo en teatro, él quiere danzar como siempre lo ha hecho. Pero, cuando no lo consigue, el mundo parece terminar para él, y en medio de sentir su derrota, su fracaso en lo que siempre ha sido la prioridad en su vida, lo único a lo que ha entregado su vida por completo, pierde el sentido de la misma. Pero la aparición de Yui trastoca esa vida que había perdido sentido, porque a ella la siente como llena de vida, como una diosa que le inspira a seguir luchando. La pasión que ella despierta en él, el amor explosivo y repentino que siente no hacen otra cosa sino ser un segundo amor en su vida, el amor por una mujer que le da fuerzas para continuar a la siga de sus sueños.

Yui, por su parte, lleva una existencia tranquila, estable y ordenada. Incluso su estatus de amante de un hombre casado han parecido estabilizarse en su vida. No ama a ese hombre con el que ha compartido 5 años, pero la costumbre la hacen permanecer a su lado. Yui, a sus 33 años, se pregunta si eso es todo lo que tiene para ella la vida: otros a su edad, están casados, tienen hijos, o una casa propia, o mejores trabajos, o tienen sueños, pero ella no tiene nada de eso. Cuando Kei aparece en su vida, Yui siento la pasión, emoción, la adrenalina de arrojarse a lo desconocido, de arriesgarse y confiar en ese hombre que le profesa amor. Y Yui se enamora de Kei, y ese amor le da seguridad, confianza en si misma, y una valentía hasta entonces desconocida para ella. Yui tiene pasión y amor en su vida, y plena confianza en Kei. Kei, por su parte, comienza a recuperar la confianza perdida en su talento, y se abre a nuevas oportunidades que le permiten regresar al camino perdido. Pero, qué sucede cuando las prioridades de ambos cambian? Cuando los sueños no son compartidos, y eso provoca que el entendimiento entre estos dos amantes comience a resentirse. Cuando la pasión y no la razón fue el determinante en elegir compartir vida con el otro.

Debo decir que ambos personajes protagonistas están muy bien estructurados y presentados: Kei es un hombre que necesita descansar en alguien más su confianza, y que esa persona le de la fuerza que necesita para seguir su sueño. Pero esta misma necesidad, lo hacen ser manipulador y egoísta en gran parte del drama, consciente sólo de sus propias necesidades: él necesita a Yui, y esta necesidad la identifica como amor, aún cuando esté fundada más en la pasión que siente hacia ella que en el pleno conocimiento de la persona que no se ha preocupado de descubrir. Y ese egoísmo y manipulación lo hacen un personaje bastante despreciable en ciertas partes de la historia. Más aún cuando tenemos a una protagonista como Yui, que sacrifica la estabilidad de su vida por el amor que cree haber encontrado: pero la confianza y seguridad que Yui ha ganado al sentirse amada, desaparece completamente al sentir la lejanía de quien la ama, y eso la hace aún más débil. Y bien, si Kei es egoísta y manipulador en cierta parte del drama, Yui es sumisa e insegura, pero ambos deberán enfrentar y afrontar sus realidades, sus sueños y proyectos, para darle a su amor el lugar que tiene para cada uno de ellos.

Y bueno, no he dicho aún lo segundo que me atrapó del drama: la cantidad de besos y escenas de cama que hay entre los protas: no exagero si les digo que entre el primer y último capítulo, en prácticamente todos los hay. En todo caso, debo decir que son escenas bellamente filmadas, y que dan cuenta un poco de la naturaleza de la relación apasionada de Kei y Yui. Me sorprendió de todas formas porque difícilmente ves tan seguido escenas de este tipo en los kdramas, menos aún en los jdramas, pero leyendo por aquí y por allá, supe que el drama fue escrito por Oishi Shizuka, un experto en historias de amor, quien lo presentó como un escandaloso nuevo género llamado “melodrama nocturno”, descrito como un peligroso amor adulto más doloroso que un soap opera. Bueno, yo no lo llamaría melodrama, ciertamente no lo es, pero le concedo que es un drama escandaloso para los parámetros asiáticos.
Con todo lo que ya he señalado, deben hacerse una idea más o menos de como me dejó este drama: es interesante, realista y profundo en ciertos aspectos, muestra una realidad de las relaciones de pareja bastante cruda y alejada de los estereotipos tradicionales en su estructura. Pese a ello, ese realismo es doloroso viendo el egoísmo de Kei y la vulnerabilidad de Yui. Pero, más importante que todo, siento que el drama se encarga de entregar un mensaje claro: cualquiera sea la forma que elijamos vivir nuestra vida, ya sea con un compañero sentimental o no, debemos conservar nuestra individualidad, tener nuestros propios sueños, e ir a la siga de ellos.


Recomiendo mucho este drama, por las razones un poco más de fondo que señalé, y además porque es muy rápido de ver… aunque tal vez esto último es mi mayor crítica: el drama habría necesitado unos 3 capítulos más para haber desarrollado de mejor forma la evolución de los personajes. Aún así, denle una miradita al primer capítulo, se podrían sorprender. Ya me cuentan qué les pareció! ;)

Algunos datos finales:
  • El drama fue emitido a partir del 6 de febrero de 2015 por TV Asahi, a las 23: horas.
  • Pueden verlo online completo en www.veodoramas.net.